Con la tecnología de Blogger.

September issue(s) (OOTD)



Evidentemente, esto no tiene nada que ver con la revista Vogue ni pretendo dar a entender que estas fotos recuerdan ni remotamente a ese típico número tan famoso de este mes. No. El título simplemente me hace gracia porque, para mí, al llegar septiembre TODO son problemas. Textilmente hablando, si es que esto se puede decir así.

¿Por qué?, os preguntaréis, pues nada tiene que ver con la vuelta a la rutina. Más bien con el clima. Septiembre es ese mes en el que uno no sabe qué ponerse. Cuando salgo de casa por la mañana, hace frío. Dos horas más tarde ya hace un calor que me sudan hasta las cejas. Por la tarde-noche, tres cuartos de lo mismo. 

¿Es verano? Estrictamente sí, pero no hace para vestir de verano. ¿Es otoño? Todavía no y tampoco hace para vestir de otoño. ¡¿Qué narices me pongo?! Si es que si coges la chaqueta, cargas con ella todo el día para nada. Si no la coges, tienes frío. Y así con todo.

Por eso hoy os traigo un outfit super sencillo pero estiloso que es perfecto para estos días porque cubre y a la vez refresca. No sé, ya me entendéis. Se forma con cuatro prendas y es LA CLAVE para sobrevivir a septiembre.

Descubrimientos de la semana

¡Ya estamos de vuelta! Sí, han pasado dos meses desde el último Descubrimientos de la semana porque decidí darme unas pequeñas vacaciones. Como habéis podido comprobar, he seguido publicando de forma habitual, pero me he dado los domingos free. Ya lo siento, porque sé que os encanta esta sección, pero creedme que lo necesitaba.

Esos días de descanso me han hecho volver con más fuerza y con muchos más descubrimientos que he ido guardando.

Os cuento que este verano no ha sido lo más divertido del mundo, pero sí he hecho cosas que me han encantado. De forma destacable, nos escapamos un fin de semana para conocer los campos de lavanda de Brihuega (¡Muy top!) y nos fuimos de vacaciones a Cádiz la última semana de agosto. Aparte de eso, la mayor parte del verano la he pasado trabajando (es lo que tiene hacerse adulto...) y actualizando mi cajón de maquillaje (¡ji!).



De hecho, creo que recordaré este verano como el verano del maquillaje. Nunca he ocultado que se me da FATAL el mundo beauty, así que aproveché mi tiempo libre - acompañada siempre de mi ventilador - en actualizar mis conocimientos de belleza con Ratolina and company y en comprar cositas. Especialmente paletas de sombras de ojos, que era mi asignatura pendiente.

Pero, eh, que el verano aún no ha acabado y todavía podemos escurrir un poquito más la diversión. Este viernes han comenzado las fiestas de Salamanca yhe planeado un finde a tope de actividades. Pero no me olvido de que el otoño - aka mi estación favorita - está por venir y tendré que ponerme las pilas para daros contenido fall related.

Paro de alargarme y os dejo ya con lo que os interesa, lo mejorcito de las últimas semanas.


Esta periodista lo intentó y nos lo cuenta todo en Cosmopolitan. Creo que ya no es ningún secreto para los fans de Sexo en Nueva York que la idílica vida de Carrie no era precisamente realista. Vamos, que ya en su época era imposible vivir en su apartamento, comprar todo lo que ella compraba y frecuentar sus sitios de ocio escribiendo una columna. Pero mucho menos hoy en día.

Para este personaje tan icónico de la ficción televisiva, era más importante comprarse la revista Vogue que cenar porque "le llenaba más". Bueno, pues esta periodista que ha intentado emular su estilo de vida no parece tan de acuerdo.


Aromas del sur (OOTD)



Tengo que ser sincera. Visitar Cádiz este verano me ha cambiado totalmente la perspectiva. 

No es que yo sea una chica "del norte" como tal, puesto que soy nacida y criada en Salamanca. Pero sí es cierto que mi familia es del norte y que toda mi vida la he pasado viajando por la costa cantábrica. El verde, el ambiente, la gente, la gastronomía... Me encantan. ¡Y sobre todo el clima!

Salvo excepciones, como mis múltiples visitas a Granada, casi nunca viajo al sur. En parte porque me queda más lejos - I mean, 5 o 6 horas de coche - y en parte porque tenía serios prejuicios. Nada grave, tan solo que no me llevo bien con el calor y prefiero los paisajes de vegetación abundante. ¡Y ese fue mi error! Creer que en Cádiz iba a desmayarme del calor y que iba a encontrar un desierto o algo así.

Tengo que disculparme con todas las personas del sur porque estaba COMPLETAMENTE equivocada. No solo nos encontramos unos paisajes maravillosos, llenos de flores y colorido, sino que podemos decir que tuvimos hasta frío. Sí, frío, en-la-playa. No puedo hablar por otras zonas, pero los alrededores de Tarifa y Vejer me han descubierto todo un paraíso.

Por qué me he relajado en Instagram

No os engañéis, me encanta la red social Instagram, tanto para compartir contenido como para inspirarme con las aportaciones de los demás. Sin embargo, los últimos días de agosto no he estado publicando todo lo que yo solía. Normalmente, me propongo como objetivo publicar una vez al día o, como mucho, cada dos o tres -si estoy especialmente ocupada con otros asuntos-.

No es algo que me cueste, francamente, porque solo le tengo que dedicar entre cinco y diez minutos de mi día, lo que puedo sacar en un pequeño descanso del trabajo o del estudio. Además, lo hago a través de otra app que me programa la publicación. 

Sin embargo, estos últimos días no lo he cumplido. En parte porque me he dejado llevar por el relax (muy necesario) de las vacaciones y en parte - GRAN parte - porque no he querido. Y, al parecer, no he sido la única. (Para más ejemplo, esta publicación de Vanessa de OnlyNess).

¿Que por qué no he querido? Pues eso es justamente lo que os vengo a contar hoy. Y, probablemente, más de uno se sentirá identificado.

Foto de Luxmantica Photos / Manuel Laya

Café, kimono y relax



Os escribo desde el paraíso gaditano. Como siempre, las vacaciones se han hecho muy cortas, pero estamos aprovechando hasta el último segundo. Nos estamos alojando en un hotel de Algeciras (sí, Algeciras, ya lo sabemos) para poder movernos por los principales puntos de interés (Vejer, Gibraltar, Tarifa...) y la verdad es que el plan ha resultado todo un éxito.

¿Y sabéis cuál ha sido otro éxito? Hacerme con esta batita satinada de Hunkemöller. Me la he estado poniendo cada noche porque el aire acondicionado en el interior del hotel estaba fuerte y ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar. Si me preguntáis, merece mucho la pena la compra.

Receta: mousse de chocolate




Hace unos días, cuando comencé mis vacaciones, pregunté a través de Instagram qué proyectos os apetecía más ver en el blog. La mayoría (en torno al 65%) elegisteis un DIY, concretamente unas pulseras con lazo. No os preocupéis, they’re on the way. Pero realmente me apetecía hacer alguna receta. 

En ese caso, os decantasteis por una mousse de chocolate en lugar de unos cupcakes veraniegos (los cuales pensaba hacer de sangría). Así que eso es lo que hice. Aprovechando mis días libres, cogí los ingredientes necesarios, me puse a ello y eso es lo que os traigo hoy.

Cabe mencionar que estoy pasando unos días de vacaciones en el pueblito, por lo que A) no hice la entrada el martes y B) las fotos no son lo mejor del mundo.

Centrándonos en el postre, la mousse de chocolate es un básico. Es deliciosa y fácil de preparar a partes iguales y gusta a todo el mundo. Saber una buena receta de este riquísimo postre es un must. Vamos, que es lo típico que no te cuesta nada hacer y gracias a lo cual triunfas en cualquier comida o cena.

Así que, como yo siempre digo, coged papel y boli y apuntad bien.

Camisetas que sí

¿Soy la única a la que le cuesta MUCHÍSIMO vestirse con camisetas? La camiseta es como la prenda más básica de todos los básicos que jamás puede faltar en un armario, sea de quien sea. Y, sin embargo, debe ser la prenda que menos uso para vestirme en mi día a día.

Vale, me la pongo en casa, me la pongo para hacer deporte, me la pongo en el pueblo... Pero en raras ocasiones me verás con una en un outfit diario. En su lugar suelo usar blusas, camisas o jerséis. ¿Y por qué? Pues porque en mi cabeza una camiseta no es lo suficientemente "trendy" (o llámalo equis). Es como si una clásica combinación de camiseta+jeans fuera demasiado básico, como si no me esforzara en vestirme.

Esto es totalmente absurdo, por supuesto. Y, por eso, siempre estoy en la búsqueda de esa camiseta que sea LA camiseta y que no me parezca excesivamente básica. Hoy comparto con vosotros algunos de mis "trucos" (si se puede llamar así) para escogerla. A ver si de una vez por todas volvemos a darle la importancia que se merece.






Perdida entre girasoles (OOTD)



Me gusta pensar en el girasol como una ninfa que un día se enamoró del dios del sol (imposible citar a uno en concreto, ya que cada cultura tiene el suyo propio, pero podríamos pensar en Helios o en Apolo) y se convirtió en una flor que le persigue con la mirada desde que sale hasta que se pone y que se vuelve mustia cuando no está presente. Lo quiero creer así desde que lo leí en un poema precioso.

Es cierto que todas las plantas siguen el sol a su manera. Más bien, la luz solar. Pero el girasol me parece particularmente especial y bello. En parte porque no es como las demás flores y podemos verlo en grandes campos anaranjados. Es por eso que mi gatito se llama Girasol. Doble razón para ser una amante de estas simpáticas plantas.

En verano no puedo resistirme a visitar un campo de girasoles. Por suerte, Castilla está llena de ellos -y de mazorcas-. Así que la semana pasada decidimos dar un paseo fotográfico para que Manu y Alex pudieran desplegar todo su arte. Para ello, estrené un vestido que tenía muchísimas ganas de ponerme. En verdad lo reservaba para un picnic (¡es totalmente picnic!), pero no se ha dado la ocasión, así que... 

Agendas para el nuevo curso

Yo no es que quiera meteros prisa ni nada, pero hay gente ahí fuera (y por "ahí fuera" me refiero al mundo blogs) que ya ha empezado con la temática "vuelta a clase". Sé que estamos a principios de agosto y que todavía no queréis ni oír hablar de las clases, PERO soy consciente de que se nos viene el tiempo encima. Y si hay algo de lo que siempre queremos oír hablar aunque aún sea verano es de las agendas.

Volver a clase solo merece la pena por nuestra nueva agenda. Yo hace tiempo que abandoné el "modo curso" y ahora solo uso agendas de año completo, pero viene a ser lo mismo. La cuestión es que NECESITAMOS una agenda. Y necesitamos que esa agenda sea la agenda más bonita del mundo mundial para motivarnos. Sí, reitero la necesidad de ello.

Por eso, hoy os traigo una selección de nueve de mis agendas 2018-2019 favoritas que yo compraría si tuviera que comprar una ahora. Y creedme que me dan ganas, pero tendría que tirar la que tengo de Pedrita Parker y eso no. ¡Espero que encontréis la perfecta para vosotros!


Gal meets lavender fields (OOTD)



Hace unos meses, una de mis bloggers favoritas, Julia aka Gal Meets Glam, sacó su propia línea de vestidos. Estaban tan emocionada y me habían gustado tantísimo los sneak peeks que había ido sacando que tenía muy claro que quería uno de esos primeros vestidos.

En cuanto salieron, corrí a la tienda online para comprar este, el modelo Anne (todos los modelos llevan el nombre de alguna mujer que admira). Mi idea era enseñároslo antes, pero - y luego explico por qué - tuvo que estar más de un mes arreglándose en la modista, así que no pude estrenarlo hasta junio. 

Por ese entonces, Manu y yo decidimos que íbamos a hacer una escapada a los campos de lavanda de Brihuega. Nunca habíamos estado y nos parecía que era algo que debíamos ver, al menos, una vez en la vida. Esta visita me pareció el momento ideal para sacar por fin mi nuevo Gal Meets Glam. Estoy muy enamorada del resultado y hoy lo comparto con vosotros.