miércoles, 28 de diciembre de 2011

Guionistas del destino

Desde hace mucho tiempo se ha ido torciendo el destino, destrozando cada una de mis ideas, tergiversando cada uno de los pasos que he dado para llegar hasta aquí. Y es que este paradigma de mi vida es como una película en la que el nudo se convierte en interminable por sí mismo. He perdido todo, he sufrido más de un revés. Y, cuando quiero avanzar, más me hundo en arenas movedizas.

Todos me dicen que abandone. Que lo deje estar. Que busque una vía de escape y continúe con mi vida. Pero yo tengo una pregunta: ¿Te gustaría ver una película en la que el protagonista dejara de intentarlo? No. En ningún momento se ha viso a un héroe escondiendo la cabeza como las avestruces, o culpando a otro y desentendiéndose. Y todos dicen: Pero eso es ficción, las películas no son reales. Ellas no, pero sí las personas que las escriben. Y yo voy a ser una de esas personas. Voy a continuar el guión de mi destino, el que otros comenzaron a escribir. Y en mi película el protagonista va a conseguir a la chica, va a desenmascarar al malo y va a recuperar a los amigos que perdió en el camino. Para al final poder restregarles a todos aquellos el "The end" en letras doradas, cuando la voz en off diga: y vivieron felices y comieron perdices.

Ahora sólo queda una cosa por hacer. Así que... "¡Luces..., cámara..., acción!"



El triunfo deseado.

Vienes de una situación donde te has sacrificado y postergado por los demás, dejando de lado tus proyectos y viviendo pegado en el pasado sin proyectarte en el presente ni mucho menos haciendo planes para futuro. Pero ahora es el momento de elección, de qué hacer en el futuro. Es un instante importante. La estrella te acompaña y el triunfo dependerá exclusivamente de que pongas en tu decisión valores sólidos y bien constituidos. Así, te verás enfrentado a luchar contra ilusiones y espejismos, lo que traerá muchos obstáculos e incertidumbre de toda clase. Sin embargo, tendrás finalmente el triunfo deseado.



domingo, 25 de diciembre de 2011

All I want for Christmas is you.

No pido mucho por Navidad, sólo hay una cosa que necesite, no me importan los regalos bajo el árbol. Simplemente te quiero a ti para mí más de lo que puedes imaginar. Ven y haz mi sueño realidad... porque todo lo que quiero por navidad es a ti. No necesito colgar mi calcetín sobre la chimenea. Papá Nöel no me hará feliz trayéndome un simple juguete. De verdad, no voy a pedir mucho estas navidades, ni siquiera deseo que nieve. Lo que voy a hacer es quedarme esperando bajo el muérdago. No voy a hacer una lista y enviarla al Polo Norte, y ni siquiera voy a quedarme despierta para escuchar ese mágico sonido de los cascabeles de los renos. Todas las luces están brillando fuertemente en todas partes, el sonido de las risas de los niños invade el aire, y todo el mundo está cantando, puedo oír sus cascabeles... Papá Nöel, ¿Por qué no puedes traerme lo único que necesito? Que no quiero muchas cosas, esto esto lo único que te estoy pidiendo. Sólo quiero ver a mi amor de pie tras la puerta.
Porque lo único que deseo es que estés conmigo esta noche, abrazándome suavemente. ¿Qué más puedo hacer? Es que todo lo que quiero por Navidad... eres tú.



martes, 20 de diciembre de 2011

Your call

Estoy enfermo, estoy enfadado, estoy desesperado por oír tu voz... Llámame. Escuchando la canción que solíamos cantar en el coche. ¿Lo recuerdas, mariposa? Nuestros recuerdos de un verano temprano se reproducen en mi mente en repeat. Siento que nací para decirte te quiero. Porque cada uno de tus suspiros le trae la vida a mis más profundas esperanzas. ¿Cuál es tu sueño? Yo sinceramente estoy muy cansado. De estar solo. Este momento triste y solitario me hace tener deseos de volver a casa. Y sé que todo lo que tú quisiste no es nada de lo que tienes.
Hagámonos un favor, quédate conmigo esta noche.


martes, 13 de diciembre de 2011

Anoche soñé que volvía a Manderley...

Tan sólo hace falta un segundo para que mi mente se despida de mi cuerpo, apoyado sobre la almohada, y se lleve consigo un trocito de mi corazón. Le gusta jugar, le encanta engañarme, y siempre ilusionarme. Sale cada noche a buscar lo que yo deseo y lo trae ante mí, nunca falla. Me muestra aquello que me esfuerzo por no pensar durante el día. Ante ella soy demasiado vulnerable. No hay una fuerza de voluntad que me ayude a decir "basta". Porque no quiero decirlo. Porque nunca quise. Porque en lo más profundo cuento los minutos para que caiga la noche. Lo peor es el amanecer. Despertarse y ver que no estás a mi lado. Que tu sonrisa no va a iluminar la mañana más que el sol. Y nuestra canción no va a sonar de fondo mientras acaricias mi pelo en el café.
Anoche soñé con tus preciosos ojos. ¿Cuándo volverán?


domingo, 11 de diciembre de 2011

Enséñame el camino a las estrellas

El cielo azul muy oscuro. Las estrellas de colores rojizos, dorados y blanquecinos brillando a lo lejos. La luna oculta tras una colina. La nieve blanca y resplandeciente, aún sin pisadas, crujiendo bajo nuestros pies. Los pinos frondosos, descoloridos por la oscuridad. El aire frío sobre nuestro rostro. Y el silencio.


jueves, 1 de diciembre de 2011

Paradójicamente fácil

¿Nadie se ha parado a pensar por qué la vida es tan difícil? Sí, ya sé, todos os habéis quejado, sabéis qué parte de vuestra vida es la que no encaja, habéis llorado, pataleado, gritado... Pero pocas veces habéis intentado hallar el origen de todo esto. Pues he aquí la respuesta: nosotros somos los culpables. Parece bastante obvio pero no lo es tanto.

¿Por qué las relaciones no funcionan? Porque estamos acostumbrados a ver parejas que se separan días tras día, lo vemos como algo natural, si una cosa no funciona mejor cortarla de raíz. El dolor es un daño colateral. ¿No es así? Pues perdón, pero quizá deberíamos dedicarnos más a esforzarnos por que funcione y no por buscar a alguien que mágicamente se adapte a nosotros, como si ese alguien existiera y fuera una reproducción de nuestras exigencias. También estamos acostumbrados a no tomarnos el amor en serio. La sociedad te enseña que cuantas más personas estén en tu vida, mejor. Y eso no es así. El corazón está hecho con un pequeño hueco para que alguien especial se instale en él.

¿Por qué los amigos se separan? Sí que es cierto que la distancia y los caminos que se toman es algo inevitable, pero hay veces que no se trata de eso. El egoísmo reina en la destrucción de la amistad. Si yo te necesito te llamo y tú por ser mi amigo debes estar ahí para ayudarme, pero si tú me llamas y a mí no me apetece hacerte caso, porque ya tengo suficiente con lo que tengo, me dejas en paz. ¿Acaso me equivoco? Se necesita un pequeño esfuerzo por parte de todos para entender lo que es la verdadera amistad. Estar ahí, sin que te lo pida, cuando sea y cómo sea. Siempre habrá momentos que sea imposible, pero un buen amigo sabrá entenderlo y diferenciarlo.

Todos dirán que lo ponen en práctica, pero no es cierto. Puede que ni siquiera yo misma. No sabemos hacer las cosas fáciles y, si alguien lo reivindica, le tachan de anticuado. ¿Anticuado? ¿Acaso no hay valores que deberían permanecer por mucho que la sociedad haya cambiado?


domingo, 27 de noviembre de 2011

Ícaro

No sé cómo podemos llegar a ser tan estúpidos de hacernos ilusiones. Las altas expectativas y las proyecciones de los sueños nos hacen despegar de la realidad hacia un mundo fantástico en el que todo es idílico. Aún nos hacen falta cuerdas que nos mantengan unidos al frío suelo. Y eso que se supone que somos seres inteligentes... Pero no, nos dejamos llevar por ensoñaciones de película, y en eso tengo algo de culpa, hasta que nos damos de cabeza contra el techo. Entonces solo podemos sentir cómo la herida sangra y sus gotas recorren nuestro rostro, burlándose de nosotros. Prometemos no volver a hacerlo. ¡Já! Yo me río de las promesas. Lo que pasa es que la realidad es tan dura que a la mínima oportunidad que tenemos de huir echamos a volar. Y luego pasa lo que pasa... que el sol derrite nuestras alas de plástico.



miércoles, 23 de noviembre de 2011

Us & Ourselves

Cuentan que las personas terminan por destruir otras personas, o herirse a sí mismas, cuando no cuentan sus problemas a los demás, cuando lo guardan para sí mismas y así van acumulando. Dicen que es bueno liberarse de esas cosas que te devoran el alma, echarlas afuera. Se supone que así te sientes más ligero, porque otros te ayudan a sobrellevar tu carga. Pero yo no quiero contar esto que me pasa. Porque siento que cuando lo cuento el problema se vuelve real. Puede que esta vez pruebe a cerrar los ojos y murmurar: "Si no lo digo no existe".


lunes, 21 de noviembre de 2011

La vida no es corta, es lo más largo que tenemos.

Durante décadas, el tiempo ha sido el centro de muchas conversaciones. Filósofos, escritores, cantantes... incluso nosotros mismos. Se dice que cura las heridas, que da su merecido a quienes te hieren, que se lleva la belleza y la vida misma... Desean ser vampiros inmortales los que opinan que pasa para mal. Tienen comportamientos extremos los que creen que es insuficiente. Disfrutan de su lento caminar aquellos que tienen fe en que su paso trae cosas posiblemente mejores. Cada cual lo ve a su manera.

Lo que sí es verdad es que, irremediablemente, pasa sin que te des cuenta. Ahora mismo está pasando mientras tú lees esto. Pero no hay que preocuparse, la vida es muy larga. La vida es lo más largo que conocemos.

Por eso no hay que llorar cuando alguien nos dice adiós, solo hay que tener paciencia. ¿Crees que no te volverás a cruzar en su camino en unos 50 años? Vamos, piénsalo. Si alguien se enfada contigo injustamente, trayéndote una sensación grave de impotencia al no hallar solución a corto plazo, no sufras. Lo mejor que tiene el tiempo es que corre un tupido velo sobre las leves heridas, además de conseguir que las personas se den cuenta de sus propios errores, o errores ajenos.

Es por ello que no encontramos motivos para no perdonar a alguien que nos hizo mal hace algún tiempo. Vemos el problema que algún día nos cortó la respiración de una manera lejana y borrosa, como si ya no tuviera sentido e incluso fuera de risa. Del mismo modo que tú serás perdonado y podrás volver a abrazar a los que una vez fueron tus amigos y por un malentendido la relación se torció.

La clave es la paciencia, así que relájate y sonríe, a la vida le encantará tu sonrisa y te traerá un pequeño regalo.


sábado, 19 de noviembre de 2011

No Air

Dime cómo se supone que se puede respirar sin aire.

Si me muero antes de levantarme una mañana es porque tú me has robado el aliento, porque vivir sin ti es cómo vivir en un mundo en el que se agotó el aire. Estoy sola. Yo no quería irme. Ni siquiera encontré una manera de hacerte entenderlo, o quizá ya ni siquiera quise seguir intentándolo. Sinceramente, no sé cómo esperas que siga sin nadie más que yo. Es como estar sin una gota de aire. Ahogada en lo más profundo del agua. Caminé, corrí, salté, volé... No hay ley de la gravedad que me haga caer a la realidad. Pero de alguna manera sigo viva en mi interior, no sé por qué, ni siquiera me importa. Tú te llevaste mi respiración, pero sobreviví.


jueves, 17 de noviembre de 2011

Recuerdos de San Valentín

Te despiertas por la mañana, como un día normal. Y no sabes por qué razón estás más contento que de costumbre. Entonces recuerdas qué día es. Solo es un día más. Un santo más. Pero, por alguna razón u otra, piensas únicamente en esa persona especial. El corazón te hace pum-pum pum-pum a un ritmo frenético y contagioso, continuamente, y cada vez más rápido a medida que pasan los minutos. Te sorprendes poniéndote el mejor perfume que tienes, con tu camisa más bonita y esa pulsera que te regaló hace unos pocos meses, y, antes de salir de casa, coges un pequeño paquetito envuelto y suspiras.

Cuando le ves te lanzas a sus brazos como nunca antes lo habías hecho, y cuando paseas a su lado sonríes y miras distraidamente los escaparates de las tiendas, llenos de globos en forma de corazón. Por desgracia, el día termina. Al regresar a tu casa te dejas caer sobre tu cama con un nuevo peluche y sonríes, mientras recuerdas todos aquellos momentos...


Pero es un día normal, ¿No? Porque realmente no tenemos que esperar al 14 de febrero para querer a una persona, y darle un beso como si fuera el último.


sábado, 12 de noviembre de 2011

Suéltalo

Necesitas llorar. Llorar mucho. Llorar hasta que tus ojos duelan. Hasta cansarme. Hasta olvidarte de eso por un momento. Hasta empapar tu cama. Hasta perder su imagen de tu mente ahora. Hasta nublar tu vista. Hasta dejar de imaginar sus besos.
...Pero no te sale ni una sola gota. Y yo me estoy derrumbando por tan solo mirar cómo guardas todo en tu interior. Temiendo que algún día explote, y te hiera aún más.



miércoles, 9 de noviembre de 2011

Maldito tiempo

Llámame pesada si quieres, pero yo no dejaré así de abrazarte y susurrarte que te quiero. Quizá sea empalagosa y agobiante pero es que tengo miedo. El tiempo siempre pasa, a veces nos quejamos de que deprisa... otras veces de que despacio... pero pasar, lamentablemente, pasa. Y yo tengo miedo de que el tiempo pase y tú pases con él, que te agarres a su etérea mano y le sigas hipnotizado por sus versos.

Prefiero aprovechar cada segundo de mi vida contigo antes de que te vayas lejos. Porque sé que lo harás, y sé que yo sufriré. Y sé que cuando te hayas ido lamentaré cada minuto que no estuve a tu lado, cada lugar que no visitamos cogidos de la mano, todos aquellos momentos que podríamos haber vivido... Por eso quéjate de mí ahora, no me importa en absoluto, pero yo no te soltaré hasta que tú no decidas irte una vez más.


miércoles, 2 de noviembre de 2011

Spotlight

Eres de ese tipo de chicos tan efusivos que no puedes callar lo que mueres por gritar, y es algo que te hace vivir en una cárcel de tus propias palabras. De verdad que odio vivir bajo tu foco de atención, si al menos me trataras bien... Pero no es el caso. Te empeñas en mantenerme presa de tu castigo, centrándote en mí y en absolutamente todas mis palabras para tergiversarlas y sacar siempre algo negativo de ellas. Busca alguien que se preocupe por ti. Aunque sea yo esa persona, quien reza porque estés bien cada noche, por que cuides de ti mismo. Sé que no lo haces. Sé que cada noche intentas dejar atrás los problemas, pero las mañanas siempre te traen ese malestar de vuelta. Y vuelves a centrar tu atención en mí. De verdad, no tienes que preocuparte. Yo sigo aquí, ¿Lo ves?

¿Qué clase de relación tenemos? ¿Qué son esos sentimientos? Tú me echas de menos en secreto. Yo intento cada día buscar razones para no hacerlo... y me las das. Si me quieres, me quieres mal. ¿Qué crees que estás haciendo? Abre los ojos porque esto no me gusta. Pero ábrelos de verdad, sepárate de esas influencias que te confunden y mira únicamente a través de ti mismo.

De verdad que me gustaría decirte que en mi vida no hay nadie más. Pero no puedo. Vivo bajo tu foco de atención. Y ni siquiera me tratas bien.


Inventar recuerdos que pudieron ser reales

Recuerdo que yo estaba sentada en silencio en una silla. Tú tumbado en la cama, y me mirabas sonriendo, cansado y con un poco de sueño. Era pronto, pero no demasiado, aunque la noche anterior no habíamos dormido. Yo me levanté. Te sonreí. Me sonreíste. Y mientras el sol de la mañana se colaba como podía por la ventana tú me cogiste de la mano y me llevaste hasta ti. Me caí sobre ti y los dos reímos. Recuerdo que eran buenos tiempos. Que éramos felices.

sábado, 29 de octubre de 2011

Papel pintado

Lo admito, es culpa mía, toda mía. Si discutes conmigo esta vez no tendrás que luchar sobre quién tiene la culpa, porque eso es algo que no pondré en duda. Sé que soy gritona, cabezona, que pierdo los nervios con bastante facilidad. Si me provocan no soy capaz de respirar y mirar hacia otro lado, y cuando contesto es como un vómito de pensamientos que nunca es correcto decir. Tengo siempre las expectativas muy altas de todo lo que voy a hacer, o de todas las personas que me rodean, por eso si me decepcionas, cosa que por mi estupidez pasará en un corto plazo,  me enfadaré y me pondré triste, y lo pagaré contigo, aunque realmente tú no eres quien esperaba más, sino yo. Y eso es un gran defecto.

También sé que no soy buena en las relaciones, y es lógico que siempre acabe perdiendo. Y eso me lleva a que tengo un miedo atroz a todos. A que me decepcionen, a que se enfaden conmigo, a perderles... y a menudo prefiero aovillarme en el sofá antes que enfrentarme a los problemas. Sí, prefiero cerrar los ojos al mundo, ser una ciega por voluntad propia, sabiendo que en la ignorancia se vive mejor. Pero en fin, ¿Qué le vamos a hacer? Así es como soy, ¿No? Pues ya está, dejémoslo así. Si lloro es cosa mía, si me enfado, aunque seas tú quien inocentemente lo pague, es cosa mía. Solo decidir si quieres seguir a mi lado o alejarte... es cosa únicamente tuya.


domingo, 23 de octubre de 2011

One Day... #recopilación

Un día me gustaría que mirases hacia atrás, veas todo lo que tuvimos, y te arrepientas de cada detalle que hiciste para acabar con ello.
Un día te estrellarás contra ese muro que tú construiste.
Un día mi paciencia se acabará. Y te pegaré. En la cara. Muy fuerte.
Un día alguien llegará a tu vida y te hará entender por qué no ha funcionado con los demás.
Un día nos volveremos a encontrar.
Un día me querrás como yo te quise, pensarás en mí como yo pensé en ti, llorarás por mí como yo lloré por ti, me querrás a tu lado pero yo no te querré al mío.
Un día estaréis orgullosos de mí, lo prometo.
Un día no tendremos que decirnos "Adiós", solo "Buenas noches".
Un día todo ese dolor tendrá un sentido para ti.
Un día tu vida brillará ante tus ojos. Ten por seguro que merecerá la pena verlo.
Un día miraremos hacia atrás, recordaremos todo esto, y nos reiremos.

One day, I'll marry you





sábado, 15 de octubre de 2011

Y pensar que el raro eres tú...

Vale, sí, soy cambiante. Puedo despertarme llorando una mañana y terminar la noche sintiéndome la chica más feliz del mundo. Puedo escuchar Here without you y, de seguido, American idiot. Puedo insultarte hoy, y mañana puede que te diga cuánto te quiero, y que fuera sincero. Quizá me veas con un vestido en tonos pastel, y si me miras los pies quizá lleve Converse.

Por eso creo que a veces olvido que tú no eres tan cambiante como yo, y que si me dices una cosa no vas a cambiar de opinión como yo lo haría. Pero sigo aquí como una estúpida, esperando. Quiero decir... los días que no presumo de  ignorarte.


viernes, 14 de octubre de 2011

Inspiración de colores

Un antiguo proverbio chino dice lo siguiente:

"El perro ladra y la caravana pasa."

Para los que no sepáis lo que significa, quiere decir que no debe perturbarte nada de lo que otras personas te digan malintencionadamente, es decir, que, aunque alguien te diga algo negativo o se ría de ti, tú debes pasar, ni siquiera pararte a mirarle.

Esto lo junto a la petición de un amigo muy especial de que sea feliz y evite lo demás. Y gracias a él me he desahogado y he visto todo de forma mucho más positiva, puesto que ya casi había olvidado que nadie lo es más que yo. Así que Gracias.

Nunca hay que olvidar que gracias a personas como él te das cuenta de que nada vale más que tu sonrisa y que nada ni nadie debería borrarla, pase lo que pase. Que hay días que es mejor dejar que se rían de ti por la calle mientras vas saltando y cantando I'm walking on sunshine... Y, si se prueba, se verá que, por muy malo que esté siendo el día, tú mismo eres suficiente para alegrarte y desde ese mismo momento el sol brilla sólo para ti con más fuerza que nunca. ¿Y si está nevando? Bueno, deja a los demás que le echen sal a la nieve, porque tú deberías estar más ocupado tirándote por ella colina abajo.

Cada situación te da la oportunidad de sacar una sonrisa, ¿Y qué si los demás quieren amargarte? conviértete en caravana por un momento y, cuando hayas logrado pasarlos, gírate y ríete de ellos.





Lost without translation

Ni la noche es lo suficientemente fría ni larga para pensar. Son tantas cosas de repente... tantas personas gritando al mismo tiempo... que me siento totalmente perdida. Y ya no sirve mirar hacia el cielo y guiarse por la estrella polar, porque ya no brilla y, si lo hace, no me lleva hacia el norte. Un adivino me dijo una vez que tendría muchas distracciones, pero que, pasase lo que pasase, no debería dejarme llevar por ellas. Pues eso intento, pero todo está borroso y ya no sé cuál es el camino correcto.

Me siento como si fuese la protagonista de una película. Pero de su película. Ellos actúan y yo les miro confundida, sin diferenciar teatro de realidad. Ellos dicen mi nombre, se ríen con él, y también se enfadan. Pero... ¿Dónde estoy yo? Yo soy la espectadora de mi propia película. Me remuevo nerviosa en la butaca de terciopelo, asustada por los nudos de acción. Pero estoy ahí, o debería estarlo. Y nadie me ha contado el argumento, ni me ha explicado mi papel, sólo me han colocado en medio de algo de lo que ahora no sé cómo salir. Siento que hay miles de ojos clavados en mí, en mi pantalla, pero yo no actúo. Yo... no sé nada.


viernes, 7 de octubre de 2011

Fix you

Cuando lo intentas lo mejor que puedes, pero fracasas. Cuando obtienes lo que quieres, pero no lo que necesitas. Cuando estás muy cansado, pero no puedes dormir. Estás atascado a la inversa. Y las lágrimas caen corriendo por tu rostro.
Cuando pierdes algo que jamás podrás reemplazar. Cuando quieres a alguien y todo se va a la basura.
¿Podría ser peor?
Cuando estás muy enamorado y no lo puedes dejar escapar. Pero si no lo intentas nunca sabrás lo que vales.
Entonces las luces te guiarán hasta tu hogar y encenderán tus huesos.
...Y yo intentaré repararte.



Fix you. Coldplay.

martes, 27 de septiembre de 2011

The only exception

Desde pequeña me enseñaron lo que era romper el corazón, lo que era llorar por amor y lo que era creer y esperar promesas que jamás se iban a cumplir. Y de lo que había de surgir un corazón de piedra, aderezado con una barrera infranqueable nació un corazón de papel, que se inunda con tan solo el caer de una gota y en el que parecen repetirse errores como un castigo de repetición de líneas. Pero ahora ya he aprendido, asique olvídalo.
En lo más hondo de mi alma sé perfectamente que el amor nunca permanece, y por eso debemos encontrar un modo de hacerlo por nosotros mismos o mantener una dura máscara. Y por eso he decidido vivir así, manteniendo una confortable distancia entre nosotros e intentando convercenme a mí misma de que estoy bien en esta soledad porque por ningún otro merece la pena correr ese tipo de riesgo. Pero, ¿Sabes qué? temo decir que tú eres la única excepción.
Intento tener una estricta adherencia a la realidad, mantener los pies pegados al frío y duro suelo, pero no puedo ignorar la evidencia ni dejar escapar lo que tengo delante de mí en estos momentos, porque me has dejado pistas que me hacen ver que no fue tan solo un sueño y me llevaste por el camino de creer, y porque me he dado perfecta cuenta de que tú eres mi única excepción.


sábado, 24 de septiembre de 2011

Miedo

Cambié aquel mariposeo en el estómago por punzadas de angustia al verte pasar. Aquella pequeña manía de girarme hacia tu ventana sonriendo por miradas hacia el suelo. Esa costumbre de tener que mirarte cada pocos minutos por evitarte cerrando los ojos. Puedo decir y aparentar tener deseos de verte, de hablarte, de abrazarte... pero, ¿En verdad? ni siquiera quiero imaginarte. Tengo miedo. Sí, miedo.

¿Y qué pasa si un día te necesito? Entonces todo cambia. Las horas, los días, incluso los segundos se vuelven pesados. Se hace un nudo en mi garganta y no sé mirar hacia otro lado. Pero el miedo no se va. Sigue ahí, en cada uno de los rincones de mi mente, y ha borrado toda mi capacidad de soñar despierta.
Miedo a verte, a no verte, a que me hables, a que no me dirijas la palabra, a que me olvides, a que regreses, a que me odies, a repetir nuestros errores, a no repetirlos jamás, a ser feliz sin ti, a que tú lo seas sin mí, a no serlo nunca...

Porque nadie sabe qué se hace cuando el amor se acaba, porque puede ser un error, y convertirse en tu mayor pesadilla, en ese fantasma que te sigue atravesando todas las paredes de tus "¿Y si no hubiera...?". Porque nadie sabe qué te espera tras perder todo lo que anhelabas y rara vez conseguiste. ¿Y esas decisiones llamadas "estupidez", algunas que quizá ni siquiera tú tomaste, y fueron tomadas por ti? ¿Cómo las recordaremos? ¿Con angustia? No, con miedo.


viernes, 23 de septiembre de 2011

Es hora de detenernos

...Y sentirse mudo al no poder gritar aquello que quisieras simplemente decir, y algunos no te dejan tan siquiera insinuar.


lunes, 12 de septiembre de 2011

Bon appetit

Hoy nos levantaremos mirándonos de nuevo a los ojos. Hoy será un día perfecto, apetecible, recordable, sin excepciones. No nos evitaremos ni huiremos de nosotros mismos. Será un día bonito, de los que ya no nos quedaban. Sin malentendidos, sin discusiones. Veremos empezar el otoño. Nos reiremos sin necesidad de hacernos cosquillas. Te enseñaré las cosas que nos hemos perdido hasta ahora. No tendrás que llamarme porque estaré a tu lado, transparente como el río en el que nos salpicaremos. Quizá me ponga esos shorts negros que tanto me gustan para saltar con el perro en el cesped mientras me sacas fotos. Quizá me haga una coleta para dejar que me sueltes tú el pelo. Nos divertiremos mirando cómo nuestras sonrisas se reflejan en las gafas de sol. Viajaremos por caminos extraños, de esos que no has pisado nunca, y llenaremos el coche de refrescos de fresa y galletas de chocolate. Tengo muchas expectativas en este día, y por primera vez en mi vida sé que no serán una decepción.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Triste vida de los cineastas

En la vida no hay banda sonora para momentos románticos, ni tristes, ni peligrosos... No hay fundidos a negro al terminar un momento especial, ni fundidos a blanco que evocan recuerdos. No hay cambio a tono sepia ni a escala de grises. No se enfocan las sonrisas, ni las miradas, de los pequeños detalles como un paquete sobre la encimera o un jarrón hecho añicos en el suelo del salón. Las imágenes de recuerdos no se superponen con uno mismo mientras conduce su coche a toda velocidad. No hay iluminación cuando cae la noche ni un desvío de la imagen cuando ocurre un accidente. No hay congelados, ni pequeños pero vitales gestos, ni ese sonido que imita a un lento latir del corazón mientras lo demás pierde sonido y movimiento. No hay voces profundas sacadas de un doblaje, ni sonidos limpios al pisotear baldosas. En la vida no hay fin tras las alegrías, el tiempo sigue y te da pie a que cometas grandes y profundos errores.


jueves, 1 de septiembre de 2011

Yo no quiero un "Para siempre".

Solo hay una cosa que dura para siempre, y es tu propia vida. Ni siguiera tus amigos, ni siquiera tu familia, ni siquiera tus recuerdos... Quizá hemos sido unos soñadores al pensar en cuentos de hadas, pero se acabó. Yo no soy ninguna princesa, y los sapos son venenosos, y tú no eres un príncipe ni tienes un caballo blanco, y mucho menos vas a venir a buscarme, cogerme en brazos y subir una escalinata. No, esto no es Hollywood.

Sin embargo, debo admitir que te quiero. Que no aceptaré que me prometas un "para siempre", pero aceptaré todos tus besos, tus abrazos, tus caricias... Simplemente hasta que en nuestros ojos ya no haya ese brillo. Que sean días, meses, años... aunque sean unas simples horas. Deja que el tiempo decida, solo te pido que mientras pase ese tiempo no lo pierdas, que lo disfrutes a mi lado.

No existen los finales felices, porque lo que es feliz de verdad nunca termina, muere contigo.


Juguemos a no hacer nada

Dicen que el que no arriesga no gana. Que hay que arrepentirse únicamente de las locuras que no cometas. Que es mejor fracasar en el intento que no intentarlo. Pero... nadie habló de tener buenos resultados. Yo ya lo siento, pero tengo que admitir que no soy buena en este juego. Bueno, más bien en ninguna clase de juego. Fingí ser lo suficientemente fuerte para creerlo, y lo conseguí, o al menos durante un corto periodo de tiempo vi la vida a mi favor, noté cómo el sol sonreía todas las mañanas y quise sonreir con él. Sin embargo ya es septiembre. Adiós verano. Hola nubes. ¿Queréis saber qué pasó? Pues sí, fracasé. Yo no soy ninguna Blair Waldorf. Me dejé llevar por ilusiones e impulsos, por planes aparentemente detallados que ya no tienen sentido.

Ahora todo está al revés. El karma no funciona, mis soluciones no son efectivas, y la ley famosa se cumple al ver que, efectivamente, todo podía empeorar. Pero la gente sigue diciendo por ahí que es mejor arriesgarse. Yo ya perdí. ¿Quieres probar tú? ¡Genial! Pues yo tengo otros planes. Mira, ya sé lo que vamos a hacer, y eso es... absolutamente nada. Se trata de que yo me quedo aquí mirando, los demás se divierten, y no pierdo nada más. Tampoco gano, pero consigo lo que tenía hace algunos años: estabilidad. No una estabilidad muy feliz y plena que digamos, pero vacía de decepciones, errores y malos entendidos.
Sí, estoy cansada, soy aquel que en las películas tropieza y dice: "¡Sálvate tú!"


domingo, 28 de agosto de 2011

Curiosidades

Supongo que no te has dado cuenta de una cosa.
Cuando una persona llega a nuestra vida le decimos hola, que en inglés es hello, palabra que empieza por hell, que en español significa infierno.
Y, sin embargo, cuando alguien se va de nuestra vida nos dice adiós, que en inglés es goodbye, palabra que empieza por good, que en español significa bueno.
Sí. Hay un "infierno" en cada "hola". Pero un "bueno" en cada "adiós". Es por eso que nunca debes temer a una despedida, y sí ser cuidadoso con quien se presenta.


sábado, 27 de agosto de 2011

El orden de los factores sí altera el producto.

No es lo mismo decir...

-...pero te quiero.

Que decir...

-Te quiero, pero...

viernes, 26 de agosto de 2011

21 gramos es el peso de un alma, tal vez el de un ruiseñor...

"¿Cuántas vidas vívimos? ¿Cuántas veces morimos? Dicen que todos perdemos 21 gramos en el momento exacto de la muerte, todos. ¿Cuánto cabe en 21 gramos? ¿Cuánto se pierde? ¿Cuándo perdemos 21 gramos? ¿Cuándo se va con ellos? ¿Cuándo se gana? ¿Cuándo... se gana? 21 gramos el peso de 5 monedas de 5 centavos, el peso de un colibrí, de una chocolatina. ¿Cuánto pesan 21 gramos?"
Si es cierto eso que dicen de que al morir se pierden 21 gramos... ¿Debemos entender, pues, que se trata del peso del alma? ¿De ese alma separada del cuerpo físico que tantas discuciones y dolores de cabeza les ha costado a los filósofos? ¿Ese alma que asciende al cielo según la religión cristiana? Si de verdad estamos hablando de algo real, de algo que existe y tiene un peso calculado, de algo que es la responsable de nuestros sentimientos, emociones, recuerdos, forma de ser... Eso se nos viene muy grande. Y entonces... ¿Sólo 21 gramos? ¿Aquello que me hace ser quien soy sólo pesa eso?

Pues lo siento, querida realidad, pero permiteme que dude que el alma de una persona como mi abuelo sólo pese eso. Él era una de las personas más íntegras, trabajadoras, fieles y con verdaderos y buenos sentimientos que he conocido.

Desde que nosotros vinimos al mundo, tanto él como mi abuela nos han cuidado con inmenso cariño. Era él quien nos daba largos paseos cuando aún nuestras piernas eran demasiado pequeñas para ir por sí solas. Era él quien no protestaba si tenía que pasar un día entero sentado en un banco del parque mirando cómo nos llenábamos de arena. Era él quien siempre estaba en casa sentado en su sillón sonriendo de aquella manera tan dulce y entrañable. Era él quien siempre tenía palabras de ánimo y quien nos ponía a la altura de las estrellas delante de los demás. Era él una de las muy pocas personas que jamás ha levantado la voz hacia nosotros.

Todavía puedo recordarlo sentado en la cocina, en aquel rincón, en su rincón, escuchando la radio mientras tomaba su aperitivo. O durmiendo en su sillón, imperturbable a pesar de la cantidad de ruido que hacíamos. Sonrío cuando mi familia me recuerda a menudo aquellos paseos que me daba cuando yo era un bebé y el sol me dejaba las manos morenitas y el resto del cuerpo no, porque era eso lo que yo dejaba asomar desde mi sombrilla para agarrar fuertemente mi silla. También me cuentan que en su casa fue donde aprendí a andar a mis 9 meses. Y mil y un momentos más que podría enumerar, como sus visitas a mi habitación mientras yo jugaba para ver que yo estaba bien, o las historias que me contaba sobre su pueblo, o la cantidad de semanas en las que me quedaba con ellos en su casa...

Es curioso, el día antes de fallecer mientras dormía, estaba mejor que de costumbre. Si bien había decaído en los últimos dos meses aquel día estaba más cuerdo que otras veces. Supongo que sabía que era su último día y que debía despedirse de su mujer y sus hijos. Sobre todo por el hecho de que pidió expresamente que le sentaran junto a mi abuela, cosa que no hacía en demasiado tiempo. La naturaleza es sabia, o eso parece, ¿No es cierto?

Es duro ver que ahora su sillón está vacío. Que jamás volveremos a verle y nunca más nos podrá dedicar aquellas sonrisas tan tiernas. Ahora sólo queda consolar a mi abuelita, a quien jamás había visto antes tan sola en el salón. Sólo queda recordarle toda la vida, y darle las gracias por todo lo que ha hecho por nosotros. Sé que aunque él ya no está aquí sabrá que esto es mi despedida, junto a aquel clavel blanco que puse en su panteón, y sé que desde algún lugar ahí arriba, su lugar, él lo podrá ver y nos mandará todo su apoyo.

Adiós abuelito... Siempre te llevaré en mi corazón. Es cierto que ahora más que nunca necesito tu apoyo y tus palabras, pero sé que es mejor así, que debes irte. Has tenido una vida completa aquí y ya es hora de despedirse de todo, ya es hora de que disfrutes de la paz que tanto te mereces. Pero no te vayas sin saber que te quiero, aunque pocas veces te lo haya dicho, cosa de la que ahora me arrepiento. Este es el final de tu película, y la guardaremos para siempre en el baúl de los recuerdos. Suerte en tu viaje y en tu nueva vida.



sábado, 6 de agosto de 2011

Sensaciones

Párate. Reflexiona. Bucea entre tus propios pensamientos. ¿Sientes eso? Sí, es otra vez esa sensación, ese pequeño no sé qué que te dice un sí o un no. Que, si te detienes a escucharla y le prestas unos pocos minutos de atención, te advierte del peligro o te empuja a elegir entre la izquierda y la derecha en una de esas bifurcaciones de los caminos que se abren ante ti día a día.

¿No te has preguntado nunca por qué tu estómago protesta antes de coger un avión? Quizá es que no quieres hacerlo. Quizá es que sabes que no lo pasarás tan bien como la publicidad promete. ¿Y recuerdas qué es lo que te aconsejan los que se creen entendidos? ¡Hay que arriesgar! Pero... ¿Qué clase de presión inhumana es esta? Yo digo, cuando sea el momento ideal lo sabrás. Entonces tu estómago no gritará, tus ojos no girarán hacia atrás, tus manos no tocarán las letras del billete una y otra vez, como si quisieran borrar esa fecha.

¿Y otras veces no reconoces ese empujoncito que te da el subconsciente? ¿Ese que dice, lleno de esperanzas, que volverás a...? Sí. Hazle caso, lo lograrás. Cuando tu mente no formule un "Ojalá" o un "Tal vez" o un "Puede que" o un "Quizás". Cuando sabes que lo sabes. Entonces sucederá. Nadie avisa del tiempo, pero llegará.

¿Y esas extrañas veces en las que por arte de magia recuerdas a aquella persona y al poco tiempo se cruza en tu camino? No te preocupes, no tienes poderes de medium, solo es de nuevo... eso. Aprende a utilizarlo, a saber cuando llega, a aprender de su positivismo y sus consejos, cálmate con sus engaños, sonríe con sus promesas, relájate en sus reflexiones.

Así que confía, cree. Si esa sensación en ti no vacila, el destino no vacila.


sábado, 23 de julio de 2011

20 días

Me encantaría saber qué escribir realmente, porque tengo una sensación que me impide hacer ciertas cosas y me obliga a pensar en otras. Me cuesta admitir que tal vez no sé qué es lo que quiero, que cuando al fin consigo lo que busco esto estalla en mil pedazos y mi mente se contradice a sí misma pidiendo quizá no lo contrario, pero sí algo alejado del objetivo anterior. A veces yo misma soy quien hago un lío en mi cabeza, pero otras... quizá otras personas te empujan a que suceda. Algo como que tienes lo que quieres y algo llega y te lo quita de las manos, haciendo que pienses que es posible que eso no fuera lo que te convenía, y que necesitas algo más...tipo...como... No, no te confundas. Eso es exactamente lo que querías.

Pero ese no es el tema. Siento que no tengo palabras para describir nada, que aún sigo mirando a mi alrededor, esperando, viendo cómo se mueven los demás mientras yo aún sigo parada, pensando que por muchos días que pasen yo no cambiaré, pero ellos sí. Aunque creo que es hora de que diga algo, de darle unos toquecitos a mi cabeza para que reaccione de alguna forma, que conteste a la pregunta ¿Qué ha pasado? o, mucho mejor, ¿Qué va a pasar ahora?

Por más que lo intento, lo siento, pero no puedo entender cómo se pueden borrar los sentimientos y los recuerdos. Sobre todo si se trata de alguien que se supone es más que especial, que no es cualquier persona. Puedes cambiar tu forma de pensar, pero... ¿De sentir? ¿Después de todo? Pues algún entendido que venga y me diga cómo, por favor.

Después de abrazos con el sonido del agua corriente de fondo, después de miradas medio cegadas por el sol de la mañana sobre un manto de hierba, después de noches enteras rodeadas de caricias, después de recuerdos de canciones cuya letra nos recuerda a nosotros mismos, después de sonrisas de complicidad en algún café perdido por la ciudad, después de risas al mirar las reacciones que provocábamos en los niños que pasaban al rededor, después de tantos planes de futuro que surgían de películas en el cine, después de días inolvidables tras los cuales se dejaba una estela de besos fotografiados, después de dedicarnos las mejores frases de amor, después de todos aquellos "Para siempre".

Sí, definitivamente necesito a alguien que me ayude a entenderlo. O a algún dependiente de tienda de libros que me venda el manual "Cómo olvidar al amor de tu vida". Pero no hay que confundir un "no puedo olvidarle" con un "no puedo vivir sin él y moriré desesperadamente". Porque yo soy feliz como soy, y estoy segura de que seré feliz con lo que sea que me toque vivir, porque ya se sabe lo que dicen: si la vida te da limones haz limonada, y esperaré impaciente a toda la cantidad de cosas buenas que están reservadas en algún sitio para mí, pero eso no quita que sepa que lo que una persona te da jamás lo tendrás de otra, y saber que sería más feliz de aquella manera.

Algunas cosas, simplemente, no las puedes solucionar. Algunas cosas, simplemente, debes dejar que ocurran, y solo puedes mirar cómo desaparecen con la mejor de tus sonrisas. Pero nunca olvides mantener ese deseo de que todo mejore, nunca pierdas esa sensación de calma en el cuerpo que te deja la idea de que quizá solo necesitabas un poco de tiempo y que éste te dará un final feliz a tu propio cuento de hadas.

¡Ah! Y sí, todos vivimos un cuento de hadas, solo espera a ese príncipe azul que al caer te coja en brazos y te susurre al oído "Buenos días, princesa"







domingo, 3 de julio de 2011

Sshh

Estoy cansada de tener la vista nublada. De pasear por las calles y verlas borrosas. De ver tu fantasma en todas las paredes. De mirar a todos lados esperando una señal. ¿Hasta cuándo va a durar esto? Aunque sea un mínimo detalle me gustaría saber cuándo voy a tener el valor suficiente para escribirlo, para derramar lágrimas de palabras sobre el papel, de vaciar mi alma dejando paso a un eco solitario.
Cuando sea capaz de lograrlo entonces me sentiré un poco más ligera. Contaré cómo me siento aunque nadie tenga ojos para verlo y oídos para escucharlo. Y eso será cuando no me tiemblen las manos, cuando no proteste mi estómago, cuando mis ojos no estén húmedos. Hasta entonces me hará más daño. Hasta entonces... no diré nada.


lunes, 20 de junio de 2011

Podría escribir los post más tristes esta noche.

Hoy miré hacia atrás. No me conformé con recordar mi vida y sus cambios desde el 1 de enero, no, decidí que sería mejor remontarse a septiembre. ¿Por qué? Porque mi vida no había cambiado desde la fecha que yo lo creía, sino desde antes.
Es curioso cuando aprendes a mirar a tu alrededor. Estás tan cegado por tus problemas, por tus pensamientos y tus sentimientos que no te das cuenta de que las personas a tu alrededor también los tienen. Y sí, ellos te hablan, te cuentan cosas, y tú asientes, les escuchas, les abrazas, les das tus mejores frases de ánimo, pero... ¿En serio? No, de eso nada. Ni siquieras eres consciente de qué te están tratando de decir. Piensas, sí, es un problema, pero, ¿Hasta qué punto? ¿Es peor que los míos? Y no quieres entender. Tu mente entra en modo distorsionado y realmente no quieres intentar ponerte en su lugar.
Hasta que un día como hoy te remontas a días pasados y te das cuenta de que esas personas siguen a tu lado. Que han sentido cosas y no te has enterado. Que han llorado, han gritado, han reído, han tenido miedos y esperanzas. Con o sin ti. Y hay que cambiar este "sin ti".
Y sientes nostalgia. De tiempos mejores, de momentos en los que nada había cambiado, de días en los que sólo puedes recordar sonrisas... Y te hubiera gustado estar ahí para llorar a su lado. Para coger la playlist más deprimente que tengas en tu ipod y escucharla juntos en algún rincón de la ciudad, mientras un ligera brisa moviera vuestro pelo en la suave noche.

¿Que qué quiero? Aquél tiempo en el que nada importaba más que la amistad, que nadie la nublaba, y solo se oían risas, tonterías y charlas de poca importancia en alguna terraza comiendo tortitas.


Like a lost puppy

Ojalá fuera mala.
Porque si yo fuera una mala persona muchas cosas habrían cambiado. Si yo fuera mala ahora mismo no sería yo quien llorase cada tarde tirada en el sofá. Las cosas serían al revés y quizá podría ser yo quien te lo haría pasar mal a ti. Y no solo eso, sino que disfrutaría viéndote sufrir.
Sabes que podría hacer muchas cosas que te destrozarían, que te harían maldecir cada letra de mi nombre, que conseguirían hundirte para siempre. Pero en vez de eso un día decidí no hacer daño a nadie, y mucho menos a ti. Quiero pensar que algún día estaré orgullosa de no haberme rebajado, y que la vida me devolverá todas y cada una de las buenas cosas que hago. Pero ahora mismo nada de eso pasa. Ahora mismo me siento estúpida, inútil, siento que no importa lo que haga porque nada saldrá bien. Y, sin embargo, miro a chicas como aquella, que logran todo simplemente siendo malas personas, rompiendo corazones como el tuyo, y me pregunto ¿Por qué?


miércoles, 8 de junio de 2011

Querer escribir, querer llorar, querer leer...

Querer quedarse acurrucado

                         Querer permanecer bajo la lluvia helada

Querer abrazar a alguien
             Querer estrujarse el alma y que chorree


 Querer Cerrar los ojos al mundo

                       Querer recordar la simpatía
                              Querer volver al inicio

 Querer gritar verdades a la cara

Querer...            a Ti.


domingo, 5 de junio de 2011

P.H

-Si me buscas estaré perdida en el bosque.

+Si estarás perdida no podré encontrarte.

-Me encontrarás si es a mí lo que estás buscando.

+No, no te busco, no quiero buscarte.

-Entonces no me encontrarás.

-Tampoco me preguntaré donde estás.



Your Natalie

Si tu deseo es ir al baile con ella, montar en una carroza de porcelana con tres unicornios blancos, llevar el traje más envidiable del mundo, vivir en un lugar muy lejano de aquí a su lado... Si eso es lo que realmente te hace feliz... Entonces yo te ayudaré a conseguirlo. Haré un baile de máscaras en un palacio renacentista. Compraré una carroza por eBay. Visitaré tu cuento de hadas favorito y robaré los tres unicornios más resplandecientes. Me colaré en los camerinos de James Bond y te daré su traje más caro. Finalmente, te regalaré dos billetes de ida hacia "Far far away". Luego volveré sola a mi casa, a ese pequeño pueblo que no se parece a Hollywood, y me quedaré aquí para siempre.
¿Que por que hago esto? Porque te quiero como nadie, como nunca lo hará ella, por eso.

X.X.X

sábado, 21 de mayo de 2011

Disculpa aceptada. Confianza perdida.

Lo siento. Quizá no sirva de nada decirlo porque en este caso nadie aceptaría un simple "lo siento", ni siquiera yo. Sé que no es una gran frase pero no soy perfecta. Ni tú tampoco. Siento haberte hecho daño, siento haberte herido de esa manera, y creeme porque es algo con lo que tengo que vivir día tras días, y así para siempre. No hay un solo día en el que no piense en ti y baje la mirada de forma avergonzada. Sé que tú pensabas que yo no era así, confiabas ciegamente en mi y yo te fallé. Sé que en ti no cabe un perdón para mi, pero todos los días pienso en mil maneras de arreglarlo, y ¿Sabes qué? soy tan inútil y cobarde que no me atrevo ni a dar el primer paso de ninguna.
A veces, cuando cae la noche, antes de acostarme, recuerdo nuestros días. No sé hacer otra cosa más que mirar al techo con lágrimas en los ojos e imaginar lo tremendamente fácil que sería todo si estuvieras a mi lado. Lo sé, lo he entendido, no debí hacerlo, he aprendido la famosa lección de los cuentos del colegio, ahora por favor perdóname y sácame de esta pesadilla.


viernes, 20 de mayo de 2011

Llámame sin la LL

LLámame rencorosa, vengativa, resentida. Llámame despechada, indignada o irritable. Llámame llorona, lacrimosa o lastimera. Llámame melancólica y nostálgica. Llámame pesada, irritante e irascible también. Llámame egoísta, narcisista y egocéntrica. Llámame frívola, vacía y superficial. Llámame interesada. LLámame cobarde, recelosa o aprensiva. Llámame quizá seria, sobria y aburrida como un cuervo. Llámame intranquila, nerviosa y desconfiada, que me lo merezco. Llámame fea, sosa e insulsa. Llámame bruja, malvada. Llámame tonta, por demasiado buena y generosa con todo el mundo. Llámame inmadura e infantil. Llámame sobre todo lenta, y despreocupada si quieres, no te olvides de irresponsable. Llámame orgullosa y borde. Llámame gritona, burlona, desobediente, vaga, ciega, descuidada, introvertida, solitaria, intransigente, petulante, impaciente, gruñona, desagradecida, loca, tímida, vergonzosa, ridícula,...


Pero llámame.


sábado, 14 de mayo de 2011

100 facts about me


#1 - Mi día favorito es Navidad.
#2 - El hecho traumático de mi infancia no fue la muerte de Mufasa, sino la muerte de la madre de Piecito.
#3 - Mi color favorito es el rosa. Tengo de todo en color rosa.
#4 - Mis flores favoritas son los tulipanes y las peonías.
#5 - Mi poeta favorito es Lorca.
#6 - Mi signo del zodiaco es cáncer: sentimentales, cariñosos, románticos, creativos, soñadores e imaginativos.
#7 - Mis películas favortitas son Juno y Forrest Gump.
#8 - Soy una gran friki de Harry Potter.
#9 - Quiero ser actriz de cine.
#10 - Me encanta escribir.
#11 - Solo estoy cómoda escuchando música cuando estoy a solas en mi cuarto.
#12 - Siempre quise llegar a ser una Internet-it-girl.
#13 - Lloro con "Un puente hacia Terabithia", "Trapito" y "Los juguetes olvidados".
#14 - Mi amor platónico y actor favorito es Robert Pattinson. Y mi actriz es Anne Hathaway.
#15 - Glee ha marcado un antes y un después en mi vida.
#16 - No escribo diario, pero tengo un cuaderno de diseño en el que apunto cosas importantes que me pasan, y también canciones.
#17 - Guardo todas las entradas y las pego en un cuaderno.
#18 - Mis películas Disney favoritas son "101 dálmatas" y "Mulán".
#19 - Me encantan los mash-up.
#20 - Lo que me pierde es el chocolate.
#21 - Lo primero en lo que me fijo de los chicos es su pelo.
#22 - Comigo puedes hablar de tres temas: cine, música y moda.
#23 - Lo que más me gusta en todo el mundo son los animales. Los respeto más que a las personas. Merecen más la pena.
#24 - Le tengo un miedo horrible a la oscuridad y a los tiburones.
#25 - Lloro con un vídeo de internet en el que un gato le salva la vida a otro haciéndole un masaje cardiaco.
#26 - Lo mío es pasión obsesiva por los peluches.
#27 - Fui, soy y seré una fan incondicional de las Supernenas.
#28 - ¿He mencionado ya que odio Crepúsculo?
#29 - Me relajo escuchando "Banana pancakes" y "Breakdown" de Jack Johnson.
#30 - Siempre hacía los deberes de matemáticas escuchando The Kooks.
#31 - Prefiero la montaña al mar.
#32 - Odio el brócoli, el calabacín y el bacalao. Morirás si me das eso de comer.
#33 - Me deprimo al escuchar "Mientes" y "Just another day without you"
#34 - Mis canciones de amor: "Just the way you are" de Bruno Mars, "Come what may" de Moulin rouge, "Far away" de Nickelback y "Enchanted" de Taylor Swift.
#35 - Cuando me gusta una canción puedo llegar a escucharla más de 5 veces al día.
#36 - Me enfado con facilidad.
#37 - No soporto el egocentrismo.
#38 - Le hago pompas de jabón a mi gato para asustarle.
#39 - Uno de mis pequeños placeres es desayunar fuera.
#40 - Tengo uno de esos recuerdos secretos que prefiero quedarme para mí.
#41 - Por fin he aprendido lo que es estar enamorada de verdad.
#42 - Odio el calor. Soy más de norte.
#43 - Escucho todo tipo de música, desde bandas sonoras, hasta sum 41, pasando por Despistaos y Selena Gómez.
#44 - Pero nunca música cani.
#45 - Soy empalagosamente dulce, pero odiosamente irascible.
#46 - Soy de esa clase de gente que decía cosas como "No he estudiado nada", "No me lo sé" y "Me ha salido fatal" y luego sacaba notazas.
#47 - Odio la música de discoteca cuando la oigo en la radio, pero me motivo al bailarla por las noches.
#48 - Tengo una agenda siempre a mano donde escribo ideas espontáneas y hago listas de cosas pendientes.
#49 - Mi estantería está a rebosar de libros de fantasía.
#50 - Imagino mi vida en forma de memes y carteles gracias a Desmotivaciones.es
#51 - Siempre he tenido la ilusión de disfrazarme de alumna de Hogwarts.
#52 - Ni te imaginas lo que soy capaz de hacer con Los Sims.
#53 - Tuve un ataque de pánico una noche después de ver "La cuarta fase". jamás volveré a ver pelis de miedo.
#54 - Mi gato Girasol me odia.
#55 - Siempre he querido un perro.
#56 - Yo vi "Pasión de gabilanes" y "Rebelde". Y me gustaban mucho.
#57 - Tengo un ex que no fue a mi cumpleaños y jamás se lo peronaré.
#58 - Nunca me aprendo las fechas en los exámenes de historia.
#59 - Tengo una gran amiga con la que llevo sin discutir desde que nos conocimos, hace más de diez años.
#60 - Me dedicaba a morder las manos de mis Barbies.
#61 - No soporto que me contesten con "Jajaja" simplemente en una conversación por internet.
#62 - Me incomoda caminar a solas con una persona con la que no tengo temas de conversación.
#63 - Odio que no me respondan a mis preguntas y las eviten.
#64 - Soy mucho de decir "así que..."
#65 - Me parece que cuando alguien pone "Hahaha" es una risa falsa.
#66 - Me encanta levantarme pronto para ir de viaje.
#67 - Me siento mal cuando mi mamá me compra ropa con todo su amor y a mí no me gusta o no me vale.
#68 - No soporto la leche.
#69 - Me ralla que la gente sea borde o sosa.
#70 - Tengo el mismo CD de Lady GaGa repetido porque el día de mi cumpleaños me lo regalaron mi mejor a miga y mi novio a la vez.
#71 - Me encanta que me llamen "princesa".
#72 - Siempre he querido una guitarra eléctrica rosa y un micrófono personalizado.
#73 - Me gusta ayudar y hacer favores.
#74 - Pero odio que no lo hagan por mí.
#75 - Aunque de buena soy tonta y lo sigo haciendo.
#76 - Sonrío como boba por la calle con las pequeñas cosas que pasan.
#77 - Uno de mis grandes sueños siempre ha sido ir a un baile con pareja, vestido largo y ramillete en la muñeca y bailar un valz. No me gustaría morirme sin conseguirlo.
#78 - Odio que me dejen sola o se olviden de mí.
#79 - Hago las mejores ensaladas.
#80 - No me gustan las relaciones cortas, soy muy formal.
#81 - No me gusta juzgar sin conocer.
#82 - Pregunto a cuantas más personas mejor sobre un mismo hecho para tener distintas veriones y hacer una idea más o menos real de la situación.
#83 - Tengo que admitir que vivo pegada a mi ordenador, no podría estar sin internet.
#84 - Me encantan los niños.
#85 - Siempre he fantaseado con el día de mi boda.
#86 - Soy muy romántica y capaz de hacer locuras. Me encantaría que me hicieran las tonterías que hacen en las pelis como tumbarse en el campo a ver las estrellas.
#87 - Cuando estoy triste intento buscar razones para sonreir.
#88 - Me gusta escuchar y contar mis cosas a los demás.
#89 - Soy muy sincera y transparente.
#90 - Se me da fatal mentir.
#91 - Me encantan los regalos y las sorpresas. Tanto hacerlos como recibirlos.
#92 - Mi comida favorita es la lasaña, por si no lo había dicho.
#93 - Me funciona lo de llevar a cabo eso de "ojos que no ven corazón que no siente".
#94 - Siempre he deseado un cumpleaños inolvidable. Con globos con mi nombre, decoración brillante, luces de colores, todo muy emotivo.
#95 - No me gusta la falsedad.
#96 - Otra cosa es ser educada, que de eso tengo mucho. Me gusta se amable y buena porque sí.
#97 - No me hace falta que me repitas lo mismo tres veces, gracias.
#98 - He escrito un libro y la mitad de su segunda parte.
#99 - Tocar la guitarra se me da fatal.
#100 - Lo que más me llega es la música... y los abrazos.




domingo, 1 de mayo de 2011

Deformaciones

A veces me gusta recordar viejos tiempos, mirar antiguas fotos... A veces lo hago y sonrío. Pero otras... no sonrío demasiado. En concreto porque tengo una fotografía en la que estamos tú y yo, raramente juntos. Reconozco que me paso mirándola más tiempo del que debería. No porque te eche de menos, realmente no lo hago en absoluto, sino porque me parece una pequeña pero gran prueba de la estupidez. Sí, de mi estupidez en concreto.
Me he dado cuenta de que yo te abrazaba con ilusión, con un cariño infinito, aunque no me gustaría llamarlo amor. También sonreía, con ganas, y te miraba con admiración, como embobada, presa de un sueño profundo. ¿Y Tú? Tú mirabas hacia el mar. Lejos, al horizonte. Estabas quieto, sereno y tranquilo, con el cabello despeinado por la brisa, y pasabas descuidadamente tu brazo por mi cintura. Eso es todo. Y créeme que me encantaría añadirle adjetivos de afecto, pero no puedo. Te miro... y es imposible. Queda claro. Yo te quería. Tú a mí quizá sí o quizá no.
Se ve que con el paso del tiempo aprendes a ver las cosas. Cosas realmente insignificantes que en su momento pasas por alto, cegado por tus propios sentimientos, y una vez que sabes la verdad lo ves todo claro. Y te preguntas ¿Por qué no pude verlo? y yo digo: es un mecanismo de defensa, queremos vivir engañados y ser felices más tiempo. La verdad duele demasiado para vivir con ella cada día.


sábado, 30 de abril de 2011

B. W.

- Todo está bien, podemos estar juntos.
+ No, tú no lo entiendes. No podemos estar juntos...
- ¿Por qué?
+ Porque iba a besarle...
- ¡Pero no lo hiciste!
+ No lo hice porque no vino a verme...
- ¿Qué más da? La cuestión es que no lo hiciste.
+ ¡Pero lo habría hecho! Esa es la cuestión.


jueves, 28 de abril de 2011

Donde solo tú y yo sabemos

No quiero decirte adiós. Y son tantas las cosas que te diría... pero no eso. Eso nunca.
Sé que puede que no te vea nunca más. Pero jamás me despediré, porque eso significaría perder la esperanza de volver a ver esa sonrisa que tantas veces me regalaste. Quiero pensar en el fondo de mi alma que algún día podré abrazarte de nuevo. Que nuestra relación aún sigue viva, escondida en lo más recóndito de nosotros mismos. Decir adiós sería como matarla, como aniquilarla de un golpe, de un plumazo mortal.
Prefiero que sea así, natural, como si se congelara la imagen al final de una película, para no decir claramente "Esto es el fin", aunque todos lo sepamos. Porque tú y yo no estamos muertos. Y a veces la magia funciona.


lunes, 25 de abril de 2011

Una sensación

Puede que a nadie le guste. Pero yo solo oigo palabras. Muchas, encadenadas unas con otras, sobre un fonde de música tranquila. Me hacen sentir bien, llegan sosegadamente, cantan verdades, sensaciones... Quisiera escucharlas durante largas horas, una y otra vez. Perder la mirada en el horizonte. Perderme en ellas...


domingo, 24 de abril de 2011

Vive, sueña, ama

Creo que la vida nos pone a prueba. Cada día, cada minuto, a cada segundo que tomamos una decisión. Un día te prometes a ti mismo que jamás harás algo, y a los pocos años te sorprendes contradiciéndote. Y lo peor de todo es que nunca sabrás cuánto aguantarás siendo fiel a tus propias convicciones. Planes, conjeturas, ideales, propósitos... Todos ellos truncados. Pero yo quiero desafiar al destino. Quiero hacer una promesa y cumplirla. Para levantarme una mañana, mirar hacia atrás y pensar triunfante "Lo conseguí".


viernes, 22 de abril de 2011

Lots of letters

"Normalmente, tendemos a una idealización del enamoramiento que nos hace ver todo de forma perfecta, y cometemos el error de dejar de cuidar la relación. Después, vivimos una situación intranquila de estancamiento, que no logra otra cosa que el deterioro."


lunes, 18 de abril de 2011

Tonterías

¿Qué me dices?
Pasear por las noches pensando en tus cosas, caminar por la hierba descalzo, patalear y chapotear en la orilla de la playa, leer bajo la sombra de los árboles, mirar al cielo desde la ventana de un ático...
Eso son tonterías.
Yo prefiero estar a su lado, y escuchar un "Te Quiero", un "Te Amo", un "Me quedaría un siglo a tu lado".
¿Lo demás? No importa nada.


martes, 12 de abril de 2011

Difference in me

Hola, Felicidad, dime donde has estado.
Echaba de menos el sonido de tu voz, extrañaba el contacto de tu piel. No es ningún secreto que ya no soy quien solía ser, cualquiera puede verlo.
Tú eres la diferencia en mí.


domingo, 10 de abril de 2011

Bed of Roses

Otra noche junto a ti. De nuevo tu respiración es lo único que escucho en el silencio de la noche. Mis manos acarician tu espalda, se mueven libremente por cada parte de tu cuerpo, dibujando un momento inolvidable. Podría recorrerte con mis labios. Y entonces enredar mis piernas con las tuyas, tan suaves, hasta perdernos. Y nos perdimos por completo... Y así, sencillamente, te encontré junto a mí mientras los pocos rayos de luz se filtraban por mi ventana. Tus brazos rodeaban mi cintura, y podía sentir tu calor a mi alrededor. Poco después pude reconocer esas sonrisas de falta de sueño, el pelo despeinado, los rasgos dulcificados, la mirada brillante, la delicadeza al tocarnos, la suavidad de tus labios, esa respiración profunda... No, no ha sido una simple noche junto a tí, ha sido la noche más especial de todas.
Hoy la mañana brilla con más fuerza


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...