jueves, 3 de febrero de 2011

¿Por qué?

Y otra vez siento esa cosa en el estómago. No sé si es un nudo o son mariposas, quizá las dos cosas. No me puedo creer que esté aquí, esperando verte, congelada de frío en una esquina con el único deseo de que aparezcas por la calle. Y tú eres el único culpable. Me estás metiendo en un gran lío, en una situación comprometida, y ni siquiera lo sabes. Si no hubieses aparecido aquel día... Si no me hubieses hablado después... Yo no estaría aquí ahora, frotando mis ojos a causa del sueño.
A veces, en mi mente pasan imágenes de nosotros dos, cosas que me harían feliz, pero que no han sucedido nunca y ojalá que no sucedan. Otras, en cambio, mi sonrisa se torna triste al recordar que esto no está bien. ¿Te has convertido en mi manzana prohibida? Eres la única persona del mundo con la que no debo estar, y la única que ha conseguido provocar esto en mí.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...