martes, 22 de febrero de 2011

Recuérdame

¿Te acuerdas cuando eras todo para mi?

El otro día estuve allí. No lo sabes, ni lo sabrás nunca, y creo que es mejor así. A veces el daño hay que cortarlo de raíz. Pero parece que mis raíces aún están muy profundas. Pero sí, estuve, y no te vi. Aunque quisiera haberte visto, haberte mirado a los ojos y haber llorado contigo... sé que no puedo.
Nos conocimos en una situación tan graciosa que jamás podré olvidarlo, y después, día a día, poquito a poquito, te fuiste metiendo en mi corazón.
¿Sabes? Lo primero que recordé al ir a aquel lugar fue que me dijiste que me querías. ¿Y sabes qué? Yo a ti también, y nunca te lo dije. Pero lo prefiero así. Fuiste mi mejor amigo. Fuiste el hermano mayor que nunca tuve.
Jamás te perdonaré aquella gran mentira, y todas las demás, y mucho menos aún que le rompieras el corazón a ella. Yo la quería como a mi hermana.
Aún sonrío mientras recuerdo aquel abrazo que me diste mientras yo lloraba por la muerte de mi tío. Me dijiste cosas que jamás olvidaré, que se me han quedado marcadas y ahora me sirven de ejemplo para seguir adelante. Tenías razón.
No sé si ya por los últimos días fue verdad que te quedaste por mí. Eso decías y yo te creí, como una tonta. Después me dejaste a un lado, totalmente olvidada. No sé todavía ahora cómo sentirme. Primero todo eran palabras de cariño, abrazos, besos, gestos, estrechones de ánimo... ¿Y después? Nada. Absolutamente nada. A veces difícilmente llegaba a un triste "Hola" y "Adiós".
¿Por qué me olvidaste tan pronto? ¿Por qué yo no pude?
Ahora ella y yo también hemos perdido el contacto, y a ti te odia desde lo más profundo de sí misma. La entiendo, pero echo de menos todo aquello.
A veces me miento a mí misma pensando que vosotros también lo echáis de menos. A veces así duele menos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...