martes, 5 de abril de 2011

Sonrisa

Y por fin conozco esa sensación. Me duelen las mejillas de tanto sonreír. Es como si alguien hubiese pegado la sonrisa a mi cara. Un momento de máxima felicidad. Parece como si volara por el cielo, tocara las nubes con las puntas de los dedos. Es como en una película de amor. Un suspiro tras otro... Parece que el día hubiera mejorado. Hace sol, enorme, brillante, deslumbrante, y no me ciega. Los ojos brillan de ilusión, las mejillas se ruborizan. El corazón late fuerte, bombea energía a cada poro de mi piel. Incluso mis labios son más rojizos. Hoy coloreo con purpurina cada esquina de mi cuardeno. Garabateo corazones entre las líneas de texto. Me muerdo el labio. Recuerdos de una tarde. Sueños de toda una vida por delante.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...