viernes, 20 de mayo de 2011

Llámame sin la LL

LLámame rencorosa, vengativa, resentida. Llámame despechada, indignada o irritable. Llámame llorona, lacrimosa o lastimera. Llámame melancólica y nostálgica. Llámame pesada, irritante e irascible también. Llámame egoísta, narcisista y egocéntrica. Llámame frívola, vacía y superficial. Llámame interesada. LLámame cobarde, recelosa o aprensiva. Llámame quizá seria, sobria y aburrida como un cuervo. Llámame intranquila, nerviosa y desconfiada, que me lo merezco. Llámame fea, sosa e insulsa. Llámame bruja, malvada. Llámame tonta, por demasiado buena y generosa con todo el mundo. Llámame inmadura e infantil. Llámame sobre todo lenta, y despreocupada si quieres, no te olvides de irresponsable. Llámame orgullosa y borde. Llámame gritona, burlona, desobediente, vaga, ciega, descuidada, introvertida, solitaria, intransigente, petulante, impaciente, gruñona, desagradecida, loca, tímida, vergonzosa, ridícula,...


Pero llámame.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...