sábado, 21 de mayo de 2011

Disculpa aceptada. Confianza perdida.

Lo siento. Quizá no sirva de nada decirlo porque en este caso nadie aceptaría un simple "lo siento", ni siquiera yo. Sé que no es una gran frase pero no soy perfecta. Ni tú tampoco. Siento haberte hecho daño, siento haberte herido de esa manera, y creeme porque es algo con lo que tengo que vivir día tras días, y así para siempre. No hay un solo día en el que no piense en ti y baje la mirada de forma avergonzada. Sé que tú pensabas que yo no era así, confiabas ciegamente en mi y yo te fallé. Sé que en ti no cabe un perdón para mi, pero todos los días pienso en mil maneras de arreglarlo, y ¿Sabes qué? soy tan inútil y cobarde que no me atrevo ni a dar el primer paso de ninguna.
A veces, cuando cae la noche, antes de acostarme, recuerdo nuestros días. No sé hacer otra cosa más que mirar al techo con lágrimas en los ojos e imaginar lo tremendamente fácil que sería todo si estuvieras a mi lado. Lo sé, lo he entendido, no debí hacerlo, he aprendido la famosa lección de los cuentos del colegio, ahora por favor perdóname y sácame de esta pesadilla.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...