miércoles, 2 de noviembre de 2011

Inventar recuerdos que pudieron ser reales

Recuerdo que yo estaba sentada en silencio en una silla. Tú tumbado en la cama, y me mirabas sonriendo, cansado y con un poco de sueño. Era pronto, pero no demasiado, aunque la noche anterior no habíamos dormido. Yo me levanté. Te sonreí. Me sonreíste. Y mientras el sol de la mañana se colaba como podía por la ventana tú me cogiste de la mano y me llevaste hasta ti. Me caí sobre ti y los dos reímos. Recuerdo que eran buenos tiempos. Que éramos felices.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...