miércoles, 2 de noviembre de 2011

Spotlight

Eres de ese tipo de chicos tan efusivos que no puedes callar lo que mueres por gritar, y es algo que te hace vivir en una cárcel de tus propias palabras. De verdad que odio vivir bajo tu foco de atención, si al menos me trataras bien... Pero no es el caso. Te empeñas en mantenerme presa de tu castigo, centrándote en mí y en absolutamente todas mis palabras para tergiversarlas y sacar siempre algo negativo de ellas. Busca alguien que se preocupe por ti. Aunque sea yo esa persona, quien reza porque estés bien cada noche, por que cuides de ti mismo. Sé que no lo haces. Sé que cada noche intentas dejar atrás los problemas, pero las mañanas siempre te traen ese malestar de vuelta. Y vuelves a centrar tu atención en mí. De verdad, no tienes que preocuparte. Yo sigo aquí, ¿Lo ves?

¿Qué clase de relación tenemos? ¿Qué son esos sentimientos? Tú me echas de menos en secreto. Yo intento cada día buscar razones para no hacerlo... y me las das. Si me quieres, me quieres mal. ¿Qué crees que estás haciendo? Abre los ojos porque esto no me gusta. Pero ábrelos de verdad, sepárate de esas influencias que te confunden y mira únicamente a través de ti mismo.

De verdad que me gustaría decirte que en mi vida no hay nadie más. Pero no puedo. Vivo bajo tu foco de atención. Y ni siquiera me tratas bien.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...