martes, 13 de diciembre de 2011

Anoche soñé que volvía a Manderley...

Tan sólo hace falta un segundo para que mi mente se despida de mi cuerpo, apoyado sobre la almohada, y se lleve consigo un trocito de mi corazón. Le gusta jugar, le encanta engañarme, y siempre ilusionarme. Sale cada noche a buscar lo que yo deseo y lo trae ante mí, nunca falla. Me muestra aquello que me esfuerzo por no pensar durante el día. Ante ella soy demasiado vulnerable. No hay una fuerza de voluntad que me ayude a decir "basta". Porque no quiero decirlo. Porque nunca quise. Porque en lo más profundo cuento los minutos para que caiga la noche. Lo peor es el amanecer. Despertarse y ver que no estás a mi lado. Que tu sonrisa no va a iluminar la mañana más que el sol. Y nuestra canción no va a sonar de fondo mientras acaricias mi pelo en el café.
Anoche soñé con tus preciosos ojos. ¿Cuándo volverán?


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...