sábado, 17 de marzo de 2012

FTR

- Te quiero. Mucho. Como nunca quise a nadie jamás.

+ ¿Ah sí? Pues sólo hay un pequeño, pequeñísimo, insignificante e ínfimo detalle que es un inconveniente. Estás con otra.

- Eso no significa nada.

+ ¿Eso crees? Yo no lo veo así. No me malinterpretes, no es que ella me importe, ella me da igual. Pero si eres capaz de haber estado tanto tiempo con ella, y ahora volvemos a encontrarnos y me dices que me amas, que nunca pudiste olvidarme, que ella sólo es alguien a quien tienes cariño y que te hace la compañía que necesitas para no pensar en nada, o para no estar solo... entonces eres capaz de mentirme, de prometerme el cielo, y al tiempo dejarme por otra a la que le digas que la amas del mismo modo en que haces conmigo ahora mismo. Y yo quiero a alguien que sólo me quiera a mí.

- ¡Yo jamás podría hacerte esto a ti! ¿Y sabes por qué? Porque eres el amor de mi vida. Fui un estúpido, pero ahora lo sé.

+ ¿El amor de tu vida? Ya... Pues dime, ¿Cuántas veces se lo has dicho a ella? ¿Cuántas veces le has prometido un "para siempre"? ¿Cuántas veces has esperado en su puerta con una rosa? ¿Cuántas veces le has dedicado aquella canción? Y ahora reflexiona, y compara con cuántas veces lo hiciste conmigo, y míranos ahora.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...