domingo, 27 de mayo de 2012

¿Para qué?

¿Para qué sirve un final?
Siempre estuviste ahí. Fue tu voz la que me calmaba cuando mis manos temblaban de miedo. Eras tú quien cogía una guitarra y entonaba canciones de The Pretenders cuando lágrimas corrían por mis mejillas. Me hacías sonreír en los peores momentos, y hacías ensanchar mi sonrisa en los mejores. Me enseñabas canciones que luego canturreaba brincando en mi sofá. Era a ti a quien esperaba durante largos meses para que regresaras con más ganas que la vez anterior.
Y ahora tengo que ver cómo te vas con lágrimas en los ojos. Y esta vez ya no hay nada que puedas hacer para evitar eso. Guardo la esperanza de que algún día aparezcas tapándome los ojos por detrás y me digas entre risas "¿Recuerdas aquella vez que te dije que no volvería? Era broma." Pero de momento lo único que me puedo quedar de ti es tu recuerdo. Tus mejores momentos, tu risa, tu música, esa forma tuya de calmar mis sentimientos... Pero si te vas ahora mi mente te recordará como algo perfecto, algo que jamás se irá, que vivirá conmigo para siempre, algo a lo que algún día yo pueda aspirar para hacer feliz a otra persona.
¿Que para qué sirve un final? Para que exista un recuerdo inmortal que nunca jamás nadie pueda volver a tocar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...