lunes, 25 de junio de 2012

Big girls don't cry


Tu olor permanece en mí. No sé dónde estarás ahora mismo. No lo sé desde hace mucho tiempo. Después de todo el daño necesito el calor del refugio de mi propia protección. Un sitio en el que fingir que todo está bien es una ley natural. Un lugar de calma relativa.
Sé que siempre te echaré de menos, como un niño echa de menos su mantita, aunque estés a pocos centímetros de mí. Pero tengo que seguir con mi vida. No puedo dejar que el agua se estanque, porque se tiñe de un color anaranjado. Y sé que por mucho que espere nada va a cambiar, y el tiempo seguirá derramándose. Por eso es hora de que me distancie de ti, es tiempo de ser una chica grande. Y las chicas grandes no lloran.
Los cuentos de hadas no siempre tienen un final feliz, ¿Verdad? Y si me quedo como estoy ahora incluso la luz de su recuerdo se volverá tenebrosa.
A pesar de todo estoy dispuesta a ofrecerte mi mano si te caes, porque me gustaría que tú me tendieras la tuya si yo tropiezo. Sé que en la distancia aún compartimos pensamientos antes de acostarnos, justo en el momento en que la imaginación se desata con la mirada perdida en el oscuro techo, justo antes de cerrar los ojos y soñar juntos de nuevo, esta vez inocentemente.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...