sábado, 9 de junio de 2012

Still fighting it

Buenos días, pequeña. ¿Has tenido dulces sueños? Vayamos a desayunar tortitas con nata y sirope. Tú de fresa, yo de chocolate. Como todas las tardes. Pero hoy será una mañana, porque tengo que hacerte una de esas reflexiones filosóficas que nos encantaban a la hora de la cena.

Todos saben que es difícil hacerse a la idea de crecer. Pero lo hacen. Déjame decirte que los años pasan y que  todos seguimos luchando. Y tú eres mucho como yo. Lo siento.

Quizá dentro de unos años ambas volvamos a estar aquí sentadas con un par de cervezas. Y te recordaré el día de hoy. Cuando te levantaste angustiada y todo cambió. Supe que sentías dolor cuando los días de lluvia y los días soleados evocaban en ti las mismas emociones. No sé si es bueno o malo, pero los días siguientes tú lucharás y lucharás. Y un día volarás lejos de mí.

Pero ese día no será hoy. Sé que te has tropezado y has llorado con la caída. Y esta vez mi pañuelo no te ha limpiado la tierra de tu rostro. Pensé que serías lo suficientemente mayor como para secarte las lágrimas y luchar por tus sueños, por tu vida. Y sé que lo eres. Pero esta vez quizá necesites que te abrace y no te suelte. Que te mantenga en un lugar seguro. Puede que me odies por ello. Pero quiero que dentro de esos años prometidos, cuando hablemos de hoy como pasado, uno de nuestros temas no sea haber cometido un error.

Tienes que ser valiente, porque sé que puedes, porque sé que lo eres, porque confío en ti, porque te quiero.




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...