miércoles, 25 de julio de 2012

Saltemos al vacío

El amor es vulnerabilidad. En tu vida puedes llegar a amar a muchas personas, pero siempre hay una que hace que se te corte la respiración, que agita tu corazón hasta que queda totalmente mareado. Siempre oirás que hay personas buenas o malas, pero no es así. Sólo hay parejas que te hacen sentir seguro a su lado, y otras que es mejor evitar. Pero aquellas que te hacen sentir seguro, que sabes que siempre van a estar ahí, para lo bueno y para lo malo, no te hacen sentir ese cosquilleo que te recorre todo el cuerpo hasta la punta de los dedos de los pies. No les entregas tu corazón porque sabes que eres tú quien tiene el suyo entre tus manos. Sin embargo, cuando amas de verdad, cada día es una aventura. Cada mañana que te levantas piensas que pueden pasar muchas cosas, serás inmensamente feliz si todo va bien, y muy desgraciado si da un revés. Esa persona con la que lo bueno es sublime y lo malo es una tortura cada segundo. Que tienes ganas de verla y oír su voz cada vez que respiras. Y, sobre todo, esa persona que te hace sentir vulnerable. Sabes que tú felicidad está en sus manos, no importa si no es lo que la gente llama "buena", sólo sabes que tus ojos sonríen a su lado, que su ausencia moja tu almohada cada noche, que no sabes qué va a pasar el día de mañana y te asusta y te atrae de la misma manera. Entregarse a esa persona es como lanzarse al vacío, nunca sabes lo que puede pasar. Pero eso es el amor, ¿no? Asumir riesgos, desde el primer día hasta el último, hasta que tu corazón deje de latir, cuya única razón sería que el suyo hubiese dejado de latir primero.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...