domingo, 9 de septiembre de 2012

Long live.

Espero guardar todos estos recuerdos en lo más profundo de mi mente. Todos estos sentimientos, los momentos, las sensaciones... He vivido el mejor tiempo de mi vida a tu lado. Sintiendo cada movimiento. Almacenándolo dentro de mí por si llega el día en que te pierdo para siempre. Si eso ocurre quiero pensar en ti y todo esto tal y como sucedió, sin perder ni un gramo, como si en mis recuerdos pudiera aún tocarte. Como ahora, que te siento aunque estés a kilómetros de mí. Y recordar cómo el mundo se paraba a nuestro alrededor cuando nos mirábamos, cómo para mí no había nada más que tú en ese momento. Cómo creamos nuestro propio cuento de hadas, que puede que no tuviésemos corona pero era mágico. Todas las sonrisas que nos sacábamos, aunque fuese con cosquillas, los abrazos siempre tan largos y fuertes, las caricias en silencio, esos momentos infantiles que sólo te permites cuando estás con la persona que amas. Incluso deseo recordar a aquellas personas envidiosas que se ríen de nosotros y nuestras cosas, siempre tan cínicas, criticando aquello que más anhelan, estallando en gritos de rabia al ver cómo dos locos enamorados van a comerse el mundo esta noche. Lo nuestro es tan intenso y estúpido que todo da igual, no importa lo que suceda, siempre será inolvidable. Yo siempre te he visto como alguien capaz de matar dragones por mí, de salvarme sin importar de qué. Pero algún día se acabará esta década. Si el tiempo decide separarnos, si algún día tienes niños, prométeme algo. Cuando les enseñes fotos por favor diles mi nombre, cuéntales cómo nos volvíamos locos, cómo deslumbrábamos, cómo las luces de la ciudad brillaban sólo para nosotros.




Tumblr.

My Tumblr here.


sábado, 1 de septiembre de 2012

Love... Love.

¿Hasta dónde llega la estupidez humana? Hace un tiempo nos marcamos unos límites. Luego te arrepentiste. Pero nunca los rompiste. Esos límites se convirtieron en un muro. Duro, realmente indestructible. Dicen que es el ganador quien escribe las reglas, quien narra la historia. ¿Eso eres? ¿Y yo qué soy? ¿Un perdedor resignado? Puede. No. No sé. ¿Qué más da? A fin de cuentas a nadie le importa. Ni siquiera a mí. El tiempo pasa y todo adquiere distancia. Cada día un poquito más. Hasta que un día estás tan lejos que no lo ves ni con prismáticos. Ese día todo pierde sentido. Ese día nos reímos. No hay lógica. No hay recuerdos. Sólo una masa de cosas que sabemos que han pasado y que están ahí, en algún lugar. Ese día todo ha sido una estupidez. ¡Ah! y, por cierto, estupidez quiere decir amor.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...