viernes, 5 de octubre de 2012

Don't speak.

No digas una palabra, porque ya sé lo que vas a decir. Sé lo que estás pensando. Después de todo puedo leerte la mente como si fuera un libro abierto. Un viejo y ajado libro con el número de páginas suficientes para llegar al corazón y no tantas como para ser pesado. Puedo ver que tiene la delgada cinta roja en la página del final. Y así es, como es nuestra historia. Empezamos con tanta pasión que se perdió en una explosión de fuego, lanzándonos al vacío. Tú y yo solíamos pasar horas juntos, gritando al aire todo lo que sentíamos. Todos pensaban que éramos dos estúpidos jóvenes con suerte. Realmente lo éramos. Pero nuestra novela pasó al siguiente capítulo. Así que sí. Sé lo que vas a decir. No hace falta que me lo expliques , porque duele. No digas nada, no necesito saber las razones. Dejémoslo así, moriremos los dos, tú y yo. Y cuando eso pase simplemente me dejaré caer en el sofá donde solíamos estar. No seré tan tonta de fingir que todavía te importa.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...