sábado, 10 de noviembre de 2012

Hopelessly devoted to you

Sé que no soy la primera en llorar tu ausencia. Sé que no son mis lágrimas las únicas que se han derramado por  desamor. No soy la única que ha sufrido tus desaires, ni la última tampoco. No soy la primera chica que se ha pasado largo tiempo sin poder sacar un recuerdo de la mente. Ni soy la especial que piensa que su amor hacia él era distinto, inexplicable. Mi vida no es pues la más triste ni la más difícil al no poder tenerte entre mis brazos. Mis sueños no son los únicos que te secuestran cada noche para levantarme con la almohada empapada, ni mis pesadillas las únicas que te reclaman para amargarme los pocos recuerdos bonitos que tenemos. Tu amor, o lo que quiera que fuera eso, no era lo más especial de la tierra. No, no soy la única que hace más locuras una vez que te has ido que cuando te tenía. Pero para mí así es. Para mí, que ahora miro a las demás parejas, por muy ridículas que sean, con envidia de quien se siente solo, tu amor era todo a lo que una persona puede aspirar. Aquello que siempre has deseado desde que empezaste a ver comedias románticas. El no poder tenerte ahora no es un dolor cualquiera, una lágrima cualquiera, es algo que desgarra por dentro y a la vez va enfriando lo poco cálido que queda. Creo que es algo distinto del mismo modo en que los demás creen que me entienden, hipócrita y peliculero. Pero sí que es verdad que no podré sentir lo mismo por esas tantas personas que dicen que hay ahí afuera, esas que supuestamente me merecen, entre las que dicen que está ese príncipe azul que llega después de besar muchas ranas. Pero para mí eres, fuiste y siempre serás único.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...