viernes, 23 de agosto de 2013

Sentir.

Compartir una manta. Recibir flores. El olor a piscina, a carmín, a primavera, a campo mojado, a juguetes hinchables. Los primeros rayos de sol del verano. Una taza de café caliente en una noche fría. El sonido de la lluvia. Las camas grandes. Los jerseys de renos. Un bosque de niebla. Frases cortas y bonitas. Que se filtre luz por las persianas. Despertarse una noche sabiendo que puedes dormir más. Un beso mañanero. Las primeras citas. Cocinar para alguien. La nieve. La última clase del viernes. Abrazar a tu mascota. Decorar para una fiesta. Una estantería de libros. Ver parejitas de ancianos. Esos días vagos en pijama. Soñar. Pisar la hierba. Las luces de Navidad. Tu cumpleaños.  Abrir regalos. Encontrar recuerdos. Releer conversaciones y mensajes antiguos y olvidados. El crujir de las hojas secas. Un ramo de peonías. Ver vestidos de novia. Descubrir una canción nueva. Las diademas con lazo. Hacer fotos con macro. Llevar un vestido precioso y admirarte frente al espejo. Escuchar música tranquila a solas. Tirar palitos al río como si fueran barcos. Ver series. Salir a desayunar fuera. Los peluches. Leer a la sombra en el jardín. Escribir. El primer día de vacaciones. Un abrazo por detrás. Tumbarse en una manta después de un picnic. Ver tu ropa favorita en tu armario. Poner flores en tu pelo. Entusiasmarte al ver fotos del lugar de tus futuras vacaciones. Los parques temáticos. Comer chocolate. Amar cada una de las pequeñas cosas que tiene la vida.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...