jueves, 22 de agosto de 2013

Transparentes

Siempre quise que supieras ver a través de mis paredes, sin haber aprendido siquiera a verte a través de tu cristal. Lo sentía demasiado embarrado como para entenderte. Eso me hacía pensar que para ti era más fácil soltarme, cuando yo me aferraba a ti como a un árbol en mitad de un huracán. Puede que intentase hacerme un hogar en tus brazos cuando éstos eran todavía de papel, que se desvanecía al mojarse con gotas de sal. Supongo que no les dejé hacerse fuertes con el tiempo. O quizá me culpo por algo que debía suceder sin más. Ahora te has convertido en un rompecabezas con cuenta atrás. En muchas ocasiones lo intento con todas mis fuerzas, pero no sé resolverte. Esas veces olvido que yo también soy como un puzzle, que te faltan piezas sobre mí que tú mismo te has pintado. Me miro al espejo y sólo veo pretensión, la imagen de un reflejo que no soy, que yo misma he construido con la intención de crear un pasaporte a... ninguna parte. He usado lo mejor de mí para jamás dejarte entrar para ver la verdad. Solamente entonces puedo lograr entender un poco de ti. Porque por mucho que me mires no me ves a mí, sino a esa muñeca de porcelana que decora las estanterías. No sé quien de los dos está más vacío por dentro, y dudo que sea buena idea quedarse aquí para averiguarlo. Sólo si algún día quieres, romperemos mis paredes a martillazos, limpiaremos tus cristales hasta que se vea el reflejo de tu alma, encontraremos tus respuestas y te daré las piezas del puzzle que te faltan. A lo mejor ese día lograremos ser transparentes.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...