sábado, 30 de noviembre de 2013

Wide awake

Estoy despierta. He estado sumida en la oscuridad mucho tiempo, cegada, con el corazón roto, abierto de par en par. Pero ahora lo veo todo claramente. ¿Cómo pude estar tan ciega? Interpreté mal las señales, no supe leer bien lo que decían las estrellas. Ahora sé que nada era lo que parecía, lo que tú querías que pareciera. Es como si hubiera estado viviendo en un sueño. Ojalá hubiera sabido todo lo que sé ahora. Pues en ese caso jamás me habría dejado llevar por ti. Al caer la gravedad me golpea duramente. Duele. Y es que tú hiciste todo aquello tan dulce... que ahora siento que caigo desde las alturas, desde el séptimo cielo, para estrellarme en el frío y duro suelo de la realidad. Ahora ya no pierdo el sueño, he recogido todas las pequeñas piezas de mi alma partida y me he levantado con los pies firmes en la tierra. Por fin he comprendido que no necesito nada que me complete. Me siento como si acabara de nacer, como si acabara de huir de las fauces de un león. Ya no tengo que fingir. Y, por si lo preguntas, sí, es demasiado tarde, nuestra historia se ha terminado, fin. Truenos resuenan, castillos se derrumban, y yo sólo estoy tratando de aguantar, de sobrevivir. Dios sabe que lo intenté con todas mis fuerzas, luchando siempre por ver el lado positivo de las cosas, pero ya no estoy ciega.


viernes, 29 de noviembre de 2013

Peor persona

Es verdad, no me aguanto ni yo misma. No exagero. Estoy completamente segura de que si yo fuera una persona muy distinta y me conociera desde fuera no me caería bien. Y es que soy muchas cosas, el 90% malas y destructivas para mí misma. Podría intentar ser una persona mejor, sonreír más, alegrarme por los demás cuando todo les vaya bien, pasar de todo lo negativo, tragarme el rencor, saltarme toda esa seriedad... Pero, ¿Sabéis qué es lo peor? Que no quiero. No. No quiero ser una mejor persona, porque no sería yo. No quiero maquillarme con falsos rasgos que con el agua se van. Prefiero ser una persona auténtica, gruñona, borde y callada, y que me quieran pocos, y que el doble me odien. Pues los que me quieren así me quieren siempre, con todo lo malo que lleva y lo bueno que está por venir.


Dear Darlin'

Por favor, perdona que te escriba, pero no puedo dejar de mover las manos porque esta noche me siento muy sola y fría. Te echo de menos, nada duele más que tu ausencia. Nadie entiende lo que hemos vivido juntos. Fue muy corto. Fue muy dulce. Lo intentamos. Y si mis palabras se cuelan a través de tus muros, y un día nos encontramos frente a tu puerta, todo lo que podré decirte es que todo esto que siento es real. He estado pensando en aquel bar donde bebíamos, sintiendo que el sofá se hundía. Yo me sentía abrigada por la esperanza de tus ojos. De nuevo, lo siento por estas líneas, pero no he podido parar. Ya termino, recuerda que mis brazos están abiertos para ti.




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...