martes, 30 de diciembre de 2014

Cómo reinventar un vestido para Nochevieja

Entre el "No quiero repetir vestido" y el "No voy a comprarme otro vestido" hay todo un abanico de posibilidades. Soy de esas chicas que piensan que si ya le han visto un vestido, éste ya no se vuelve a poner para fechas importantes. Hablo de vestidos de fiesta, claro. Pero también soy una chica a la que no le gusta gastar a lo tonto y darle disgustos a papá y mamá cuando tiene el armario lleno.

Las navidades son fechas en las que se gasta mucho, todos los años, y en esta temporada cada cosa va sumando: regalos, cena, caprichos, actividades de vacaciones, vestidos... A veces no viene mal darle un respiro a la cartera y ser un poquito creativos con lo que ya tenemos. Y esa es mi elección este año.

Tengo muchos vestidos. Vale que quizá en la práctica no sean tantos, pero mi armario está a reventar. Llevo saliendo ya cinco años en Nochevieja, por lo que tengo cinco vestidos muertos del asco en el armario, más los que no son específicamente de Nochevieja que tengo de otros eventos que podrían valer igual. Y entre todo eso hay blusas de fiesta, faldas, vestidos, leggings... Buf.

Este año me dije que reutilizaría uno de esos vestidos que casi no ven la luz. ¿Cómo? Pues reinventándolo.



1- Escoge un vestido versátil: Hay muchas clases de vestidos, unos más llamativos que otros. Los de Nochevieja pueden ser muy distintos: anchos, ajustados, con vuelo, de lentejuelas, dorados, con puntitos, brillantes... Pero para reinventar uno lo que necesitamos es un modelo que sea versátil, es decir, que tenga lo menos posible para poder moldearlo a nuestro antojo. También vale con una falda y un pantalón, pero creo que es más sencillo con un vestido, ya que la falda con cambiar de combinación vale, y lo mismo con el pantalón y la blusa.

Por ejemplo este LBD de Modcloth.


2- Maxicollar: Nada cambia más un outfit que variar los complementos. Hace un año no se llevaban tanto los maxicollares como ahora, por lo que resulta un gran cambio que nos daría un estilo completamente diferente. Hay muchos estilos de maxicollares, para todos los gustos, así que solo sería elegir el que más os guste. Ni siquiera tiene que ser caro, porque tenemos tiendas como Blanco, Parfois, I Am... y otras tantas de accesorios a buen precio. Pensad que no tiene por qué ser de gran calidad, ya que para una noche nos sirve cualquiera un poquito aparente.

A mí me pierden los florales grandes así que elegiría uno pareceido a este modelo de Farfetch que, como veis, combina el negro con dorado y otros colores, por lo que es perfectamente combinable con un LBD de estilo fiesta.


3- Cambio de medias: Sobre todo si sois de esas que utilizan las típicas negras de toda la vida. En Calzedonia, por ejemplo, tienen medias muy festivas de muchos estilos. Podríamos invertir unos quince euros en unas medias nuevas totalmente diferentes a las que ya teníamos. Yo este año opté por unas florales en negro como de terciopelo, para que destaquen. Recordad que lo que buscamos es que destaquen los accesorios nuevos, para que la atención no se fije en el vestido que ya habíamos llevado otras veces.

Por ejemplo este modelo de Asos está muy baratito (rebajado) y es bastante similar a las que yo compré nuevas.



4- Zapatos altos: Nos estamos ahorrando dinero con el vestido, así que podemos gastarnos un poquito en los zapatos. Yo este año tampoco me compro unos nuevos, ya que me basta con unos negros preciosos que tengo (que han salido en el blog, por cierto), pero que sepáis que cabe la posibilidad de coger unos. De todas formas rebuscad en vuestros zapateros, porque hay más cosas de las que pensáis. También podéis pedirle prestados un par a vuestra amiga, o a vuestra madre. Solo tened en cuenta que debe resaltar la figura, sin la necesidad de ser muy llamativos. Sobre todo que sean cómodos.

Este modelo de Asos me parece estupendo, no solo por el precio, sino porque con la plataforma parecen ser muy cómodos y con ellos se podría aguantar toda la noche de fiesta.



5- Clutch original: Tampoco tenemos por qué gastarnos mucho dinero en el clutch, pero éste debe ser original, que destaque, como el collar y las medias. Con esto estamos desviando la atención del vestido y estamos convirtiendo el outfit en algo totalmente trendy y diferente a lo que solemos ver o lo que solemos llevar. Con tiendas como Primark ahorrar dinero en los accesorios es más que posible. Solo un requisito: que combine bien con el collar.

Este modelo de Express es perfecto, ya que es rígido, brillante y combina perfectamente con casi cualquier cosa, destacaría indudablemente.



6- Cinturón alto: No hay nada mejor para transformar un vestido en otro diferente que añadiéndole un cinturón bonito en la cintura (Ojo, cintura, no cadera), sobre todo si es uno ceñido hasta la cintura y con vuelto después. Cambia totalmente, dándole un toque de buen gusto y resaltando la figura. Además de reinventar el outfit nos hace más guapas y estilosas. No hace falta que sea muy destacado, algo fino.

Este de Parfois está genial de precio, es finito y muy festivo.




7- Peinado diferente: Atreveos con algo distinto, si puede ser empleando otros accesorios. Lo que más se ve en Nochevieja son recogidos, tirabuzones o brush, así que nosotros tenemos que marcar la diferencia, sobre todo con nuestro antiguo yo. Podemos probar con una cinta estilo años 20, con una diadema, con horquillas en forma de flor, con un pasador original...

La diadema When in Rome de Modcloth me parece perfecta para cualquier estilo.



8- Otros accesorios: Me podría aburrir proponiendo accesorios, porque hay miles y cada uno responde a un estilo de persona diferente. Yo, por ejemplo, no llevo pendientes, así que no sé recomendar ninguno, como tampoco anillos. Se puede llevar un reloj estiloso, pulseras bonitas, incluso foulards. Todo ello podría salirnos muy bien de precio y responder a las características de cada cual.

Por ejemplo, por diez euros tendríamos esta pulserita muy mona de Parfois.


¡Y ya está! Nos ahorramos dinero en un vestido, reutilizamos accesorios que teníamos o invertimos un poquito en accesorios low cost de diversas tiendas como Primark, Parfois, I Am... y otras tantas online que hay actualmente. Y no solo nos ahorramos dinero, sino que nos evitamos ese trago de pasarnos días de tienda en tienda en busca del vestido ideal.

Digamos que la transformación sería algo así:


Vestido de Chicwish // Clutch negro de Forever 21 // Tacones abiertos de Giuseppe Zanotti // Medias negras de Saint Laurent  // Collar de Kenneth Jay Lane // Cinturón de Ada // Medias de encaje de Express // Tacones con plataforma de Nordstrom // Pendientes de Kate Spade NY // Pulseras de Kate Spade NY // Reloj de Daniel Wellington // Funda de iPhone de Marc by Marc Jacobs // Clutch rígido de Calypso



Ahora solo me queda desearos a todos un muy feliz año nuevo, que espero que celebréis junto a vuestras familias y amigos, y que lo paséis como jamás en vuestra vida, ya sea con un vestido nuevo o reinventado, porque eso no es lo importante. Lo verdaderamente importante es con quienes pasamos este precioso momento y que deseemos seguir con ellos por siempre jamás comiendo perdices.

¡Nos leemos en 2015!

Besitos de parte de la chica que está detrás de Breakfast with cupcakes, Paula, que os desea lo mejor de lo mejor y que vuestros sueños se cumplan en el maravilloso 2015 que nos espera.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Lo mejor de 2014

Es el último domingo del año y, como domingo que es, debería seguir teniendo mi tradición de publicar un top 5, pero como es el último del año voy a cambiarlo por un top anual, haciendo un poco de balance con lo que más me ha marcado este 2014.

Para mí ha sido un año clave. He vivido muchas cosas importantes, he pasado de etapa, he madurado... En tan solo unos meses puedo decir que no soy la persona que era antes en muchos sentidos. A veces echo de menos a esa persona que era, porque he perdido cosas posiblemente buenas, pero luego me doy cuenta de que todos esos cambios son para mejor.

Llevo mucho tiempo reflexionando a cerca de todo esto, porque tengo la sensación de que ahora el futuro está más cerca que nunca. Ese futuro que parecía tan y tan lejano, del que hablaba casi como una ensoñación, temiéndolo e idealizándolo a partes iguales. Ese futuro con el que decíamos "Cuando yo sea mayor..." o "Más adelante, cuando me vaya de casa...". Pero todo es ya, es dentro de nada, a la vuelta de la esquina. Y me planteo si lo he enfocado bien, si me tendría que haber preparado mejor, si realmente estoy preparada, si todo cuanto he hecho este año me acerca más a la persona que quiero ser.

En general ha sido un buen año. En la nochevieja de 2013 me dije a mí misma que 2014 sería mi año, y creo que lo he conseguido. Cierto es que no he hecho todo lo que pretendía, pero me he acercado bastante y sé de buena fe que en 2015 se hará. Por fin sé lo que quiero y estoy enfocada a conseguirlo.

Ahora comparto con vosotros lo mejor de este 2014 que ya se nos va en unos días:


1- Mi graduación.

¡Estoy graduada! Se puede decir que tengo una carrera y soy alguien (relativamente). Pero lo más importante es que he pasado una etapa muy destacada de mi vida. Parece una tontería, pero las cosas se ven muy diferentes ahora, como si algo en nuestro cerebro se hubiera activado de repente. Y hay miedo, claro que lo hay, y mucho. Porque todo parece estar mal, porque no sabemos lo que queremos, porque nos da la sensación de que una carrera no ha servido para nada... Pero es todo falso, es inseguridad, y se supera con el tiempo. Hay todo un mundo se posibilidades ahí fuera, lejos de nuestra zona de confort, y yo todo lo que pueda ofrecerme el mundo, lo quiero.

Los primeros días tras la graduación fueron muy raros, me sentí vacía. Necesité tiempo para adaptarme a mi nueva situación y pensar qué era lo que quería de mi vida. Por suerte, poco a poco lo voy descubriendo y me va gustando el rumbo que tomo.

¡Ah! Y no se puede olvidar el acto en sí, por supuesto. Estuve tanto tiempo pensando en el vestido y en los zapatos y en todo... y al final encontré el vestido perfecto. Fue un momento muy emocionante que nunca olvidaré.

Con mi amiga Nerea y con mi padre (¿A que somos clavados?)


2- Máster de guión.

Recuerdo que yo decía que ni de coña sería guionista, que yo quería estar delante de la cámara, no detrás. Al poco tiempo ya tenía claro que iba a hacer el máster de guión. Ya veis mi seriedad. El caso es que me di cuenta de que lo mío siempre fue escribir, que me lo decían desde el colegio. Pero lo mío no es el guión, en realidad, y sigo queriendo estar delante de las cámaras y no detrás, pero sí lo es la literatura. Me animé pensando que me ayudaría a escribir mejor, y al final... fue mucho más.

He conocido a gente maravillosa, me he reído como nunca en clase, me lo he pasado bien trabajando, y, aunque al principio todo eran nervios, ahora no me arrepiento de nada y ya me asusta que llegue junio y todo termine. Gracias a esto he llegado a ser una persona que nunca pensé que sería.


Así trabajamos los guionistas



3- Running.

Yo era una de esas personas que miraba a los corredores preguntándome: ¿Por qué? De todo el deporte lo que menos me gustaba era correr. Podía montar en bici, hacer senderismo, hacer fitness... Pero el running no. Y yo escuchaba a todo el mundo decir: es que es genial, engancha muchísimo, te ahorras el gym... Me picaba el gusanillo, pero nunca me decidía, en parte porque no quería correr sola y nadie se animaba.

Mi historia empezó un día que estaba tan mal en casa que, sin pensármelo dos veces, me puse la ropa de deporte y sale a correr a un senderito que hay cerca de mi casa. Me encantó. El aire, la naturaleza (era primavera), la sensación al llegar a casa... Todo. Decidí comenzar un plan para correr una 5k y empecé a salir casi todos los días, según mandaba el plan. Ha sido lo mejor que he hecho en mi vida.



4- El blog.

Este blog tiene, aquí donde le veis, casi cinco añitos, y el pobre ha sufrido muchos cambios, tanto de contenido como de cara y nombre. Pero creo que este año por fin ha encontrado su lugar, y yo con él. Aún se pueden encontrar los antiguos textos que yo subía, pero su etapa cambió para dar lugar a algo que me encanta: el lifestyle.

Llevaba muchísimo tiempo queriendo darle ese giro a mi vida y lo hice a partir de aquí. Conocí muchos blogs y muchas personas interesantes, perdí muchos miedos de mostrarme a mí misma, y comencé a darme cuenta de todo este mundo que existe en la comunidad blogger y del cual no quiero salir. Ojalá pudiera dedicarme a ello, pero sé que es muy complicado, sobre todo para el lifestyle.

Aún así yo estoy muy feliz y animada, y este blog me trae solo alegrías (También trabajo, pero bueno), y mientras siga siendo así... aquí estaré yo.




5- La literatura.

Me ha gustado la literatura desde siempre y en ese sentido no es nada nuevo, pero lo que sí es nuevo es que me he decidido a que me quiero dedicar a ello profesionalmente. Ha sido una decisión difícil que me va a definir para toda la vida, pero estoy contenta y mis padres me apoyan en todo. Además, tengo la sensación de que todo va a salir bien.

Ha sido un año importante literaturamente hablando (me gusta inventar palabras), ya que con mi decisión de dedicarme a ello he aceptado el reto de tener siempre un libro entre las manos. Uno tras otro, sin parar. Para aprender de otros escritores y saber lo que hay por ahí. Puedo decir que tener un libro entre mis manos tumbada en el sofá con una mantita es de las mejores cosas que conozco.




6- Teatro.

Llevo queriendo ser actriz desde que tengo memoria. A esto era a lo que me refería con querer estar delante de las cámaras y no detrás. La verdad es que este año he disfrutado muchísimos mis clases de teatro, porque he conocido a gente increíble y con mucho talento, me lo he pasado genial y me he subido al escenario cuando hacía tiempo que no me subía, y la sensación es indescriptible. Siempre dije que después de la uni iba a estudiar arte dramático, pero lo cierto es que ahora con tantas posibilidades que tengo ante mí... ya no sé. Lo único que tengo muy claro es que quiero seguir haciendo teatro, que es algo que me encanta y me llena.

En el camerino con mi amiga Alba


No se puede decir que solo esto haya sido mi año, porque quienes han hecho mi año posible son esas personas que han estado ahí, a mi lado, y me han aguantado y querido tal y como soy. Pero todos sabemos que esto es parecido a mis top 5, así que no hablaré de ese tipo de cosas, eso lo dejo para una posible publicación en Facebook de las que tanto odio (*Carita sonriente*).

Esperemos que el 2015 traiga aún mejores momentos.

Autumn snapshots

Tenía prevista esta entrada para muchísimo antes, pero con los preparativos de Navidad y todo eso... Total, que no ha habido manera. Mejor tarde que nunca, dicen. Así que comparto con vosotros mis mejores momentos otoñales insta y no tan insta.

Enjoy!

Plaza Mayor de Salamanca







Tarta de zanahoria

En la fábrica de Trapa



















Cupcakes de Halloween

























Running music festival








Sígueme a mi Instagram para esto y muuuucho más: @paulacupcakes


jueves, 25 de diciembre de 2014

Breakfast with playlist: My Christmas

¡Feliz Navidad!

Si hay algo que me encanta en Navidad, aparte de hacer galletas de jengibre, es escuchar villancicos en inglés. Ya sabéis, los típicos que versiona Michael Bublé y se utilizan de fondo de los centros comerciales en estas fechas. Y si hay algo que me guste más, es que todos ellos sean versiones modernizadas cantadas por artistas que me encantan.

He hecho una selección con las mejores canciones para que amenicen un día tan maravilloso como es hoy. Podéis encontrar la lista en Spotify, ponerla en el comedor para toda la familia, subir el volumen y pasar una comida maravillosa con el mejor ambiente navideño. Y es que, sin quererlo, la música se convierte en parte importante de nuestras vidas, y gracias a canciones como estas se puede crear una atmósfera hogareña y acogedora que podemos utilizar como banda sonora de momentos familiares especiales. Bueno, quien dice familiares dice con amigos o con la parejita. Lo importante es estar a gusto y ser feliz.

Podéis encontrar la lista aquí. (Hay más canciones, pues las voy añadiendo).




Espero que tengáis un fantástico día de Navidad.

martes, 23 de diciembre de 2014

Merry sweater christmas con Fashion Revelations (OOTD)

¡Mañana es Nochebuena! Casi no puedo pensar en otra cosa, en parte por el miedito que me entra por que todo salga peor que mal, pero esperemos que sea perfecto. Una de las razones por las cuales no podemos dejar de pensar en el día en cuestión es... ¡El conjunto!

El conjunto que vamos a llevar es muy importante, aunque solo sea una pequeña cenita en casa con la familia. Tiene que tener las dosis correctas de chic, dulce, calentito, confortable, navideño y cómodo. Montse, del blog Fashion revelations, y yo queremos ayudar a elegir el outfit perfecto, para ello escogimos dos muy similares pero completamente diferentes, ya sabéis, en nuestros estilos. ¿Por qué no les echáis un vistazo?




Ya sabéis que mi estilo es más preppy, así que en mi outfit no podían faltar los prints navideños, las botas y los cuadros. No lo pensé dos veces cuando vi este jersey en una tienda local y supe que tenía que ser mío. Era como si llevara mi nombre, oye.

Como podéis ver, yo llevé: jersey navideño, camisa de cuadros, camiseta interior blanca (¡brrrrrr!), jeggings, botas de agua, calcetines altos y diadema.




Soy de las que piensan que un buen jersey navideño es mejor que todas las cosas. Son fáciles de combinar, te aportan esa atmósfera de fiestas, son calentitos y cómodos, y además están de moda. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Son el equilibrio perfecto entre comodidad en casita para cenar y salir fuera. 




Otro must de este tipo de estilos es algo de cuadros, que también resulta muy dulcemente navideño. Yo escogí una camisa y me la puse debajo, ya que el jersey es de los que pican, y la combinación fue fantástica. Como los cuadros son rojos, equilibré el conjunto con más toques de rojo. 




Si os preguntáis si llovía... no. Pero yo soy una gran amante y defensora de las botas de agua. Las llevo indiferentemente de si llueve o no. Esa vez las llevé porque necesitaba ese toque rojo en los pies y además este estilo se refuerza mucho con este tipo de calzado. El toque ideal final fue combinarlas con los calcetines. No solo porque son gruesos y son una mejor opción para botas altas, sino porque son preciosos. Si los miráis más de cerca podréis ver que tienen el detalle de un lacito.








Y la diadema pues... Es una diadema y punto. A mí con eso me basta, porque las adoro desde Gossip Girl. Es de terciopelito, con una especie de nudo y de color rojo. Es totalmente navideña. De hecho, la compré en Navidad el año pasado.




¿Os he mencionado que hacía muchísimo frío en la sesión de fotos? ¿Se me ve en la cara? Manuda niebla había (Y hay ahora mismo a través de mi ventana).

Os enseño algunas fotos de los detalles del outfit.










Jersey / Sweater: Tienda local
Camisa de cuadros / Plaid shirt: Stradivarius
Jeggings: Calzedonia
Calcetines / Socks: Primark
Botas / Boots: Igor
Diadema / Band hair: I Am



¡Y ahora vamos con Montse!




Montse también iba muy navideña dentro de su estilo habitual, que si la conocéis sabréis que es más arriesgado y original, acercándose a lo noventero y edgy. Ella también llevaba un outfit muy versátil, que puede utilizarse tanto para un día de fiesta con los amigos, como una velada familiar íntima en casa. Es cómodo, calentito y si la ves con esa chaquetita navideña te dan ganas de achucharla (Que, a mi juicio, es lo que se pretende con looks navideños jiji).

Llevó: cazadora de cuero, chaleco vaquero, bufanda a cuadros, chaquetita con print, falda, medias semitransparentes, calcetines largos y zapatos con plataforma.




Consiguió una fusión entre lo inocente de estas fiestas y lo sexy. La mezcla de medias con calcetines largos es una acierto absoluto, no porque quede genial, sino porque los calcetines largos te dan ese calorcito en las piernas que te quitan las medias. Los colores rojos y los cuadros son los que le dan esa atmósfera tan entrañable.




Ella decidió resaltar sus labios con un color muy rojizo, que le quedaba muy bien. Además, como complemento, se puso sus pendientes de aro. Esto no sé si tiene alguna explicación en cuanto al outfit, pero es algo característico de Montse, un toque muy suyo.




Y, finalmente, así debía quedar el conjunto sin abrigo. Un aplauso porque la chica lo pasó muy mal con el frío.

Esa es la chaquetita que os decía, que antes no se podía apreciar, con el print navideño. Tiene de particular que es cortita, lo que es perfecto para combinarla con faldas de talle alto como la que llevaba. La combinación da un resultado que oscila entre lo tradicional y moderno, ¿Verdad? A mí me parece una genialidad lograr algo así.

Ahora os enseño los detalles.








La chaquetita tenía bolsillos en forma de corazón. No se le puede pedir más a la vida. Es monísima.

Como veis, en combinación, nuestros outfits darían lugar a una noche entrañable, hogareña, llena de risas y amorcito. Aunque tenemos estilos muy diferentes, juntas pegábamos a la perfección. Y es que la Navidad no es enemiga de estilos menos clásicos.









A Montse no le gustan estas fotos, pero a mí me hacen mucha gracia, así que ssshhh ;P

Espero que os hayan gustado nuestros conjuntos (Porque nos congelamos por vosotros ejem) y que mañana en la cena de Nochebuena os lo paséis la mitad de bien que nosotras en la sesión.

¡Felices fiestas!


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...