sábado, 31 de mayo de 2014

Cómo luchar contra el miedo

El miedo es esa sensación angustiosa que te devora el estómago, impidiéndote continuar con tu vida y hundiéndote en un mar de dudas y nervios. Muchos de esos nervios ni siquiera sabes de dónde vienen o, tan siquiera, tienen una base real. Tendemos a angustiarnos por situaciones que imaginamos que pueden suceder y nos aterran. Y creedme, porque os habla la chica con más miedos e inseguridades de este mundo.

Incluso si vuestra situación no es esa, porque sabéis exactamente lo que os aterra o porque no sois personas con tendencia a ese tipo de comportamientos, es algo que puede suceder. Es más, es bastante probable que suceda en determinados momentos, independientemente de la situación. Puede suceder con situaciones que se nos presentan novedosas y llenas de incertidumbre, o, de un día para otro, situaciones completamente cotidianas.

Simplemente hay días en los que nos levantados oprimidos por ese miedo sin saber por qué. Sus consecuencias son mantenernos preocupados, paralizados en nuestra vida diaria, desubicados, nerviosos por el futuro, etc. Se puede manifestar de diferentes formas, incluso puede visitarnos a través de diferentes dolores, siendo el de estómago el más común. (Quién lo haya sufrido sabrá de lo que hablo).

Salir de una de estas situaciones complicadas es difícil y muchas veces pensamos que lo nuestro no tiene solución, impidiéndonos ver la luz al final del túnel. Pero la tiene, como todo. Es por eso que hoy os voy a dar unos consejos que, aunque parezcan obvios, no lo son tanto. En cualquier caso, estoy segura de que a alguien le ayudarán. (Dicho por alguien que tiene que utilizarlos demasiado a menudo, en serio. Y, sino, mal de muchos consuelo de tontos).



1- Sal.

Sal, sal, sal, sal, sal. Y, por si no te ha quedado claro, sal. Y no hablo de la sal y el azúcar, no, hablo de salir fuera de casa. Una casa puede ser un refugio o un entrañable nido de amor, pero, cuando se trata de situaciones bloqueantes, el hogar se convierte en una jaula de asfixia. Es verdad que en estos momentos tenemos a encerrarnos en nosotros mismos, meternos bajo la manta, comer helado, poner una serie en el ordenador y no salir de la cama. ¡Pues mal!

Sal a la calle, de compras, a hacer recados, a correr, a pasear al perro, a quedar con tus amigos, a la peluquería... ¡Lo que sea! Pero jamás, repito, jamás, te quedes en casa dejando que el techo se te caiga encima. Básicamente porque cuanto más te hundas en tu miseria más te costará salir después. Créeme. La brisa del día no está sobrevalorada. El aire es necesario, y no tienes ni idea de la capacidad de curación del sol.

2- Ríete.

Ni médicos, ni médicas. La risa es la mejor medicina. Además dicen que alarga la vida. Sí, sé lo que estáis pensando "¿Y cómo se supone que voy a reirme si lo único que quiero es meterme en una cueva, llorar y no salir nunca?". Pues precisamente. Tu propia tendencia hacia el bienestar es la única que va a salvarte.

¿Cómo reírse? Pues ponte una comedia, queda con tus amigos, ve los programas más absurdos... Lo que sea que en una situación normal te haga reír. Yo, por ejemplo, me obligo a mí misma a ver sitcoms absurdas, como Scrubs. No falla. Después de un par de capítulos veo la vida mucho más fácil.

3- Queda con los que te quieren.

Ya lo he dicho dos veces y lo reitero. No hay ninguna sensación mejor que sentir el cariño de los que te aprecian para darte cuenta de que no todo es tan malo. No estás solo. Y no vas a estarlo. Te apoyarán pase lo que pase, grábatelo en esa mente tan peligrosa.

Y no solo por eso, sino que hablar de otras cosas te vendrá mejor que ninguna otra terapia, pues te distraerá de tu problema y te hará centrarte en cosas más positivas.

4- Enfrenta esos malditos miedos.

Que sí. Que tú puedes. Ese miedo es absurdo, y sabes que puedes con eso y con mucho más. No es ningún cliché para evitar que te deprimas, es la verdad. No hay nada mejor para superar los miedos que enfrentarte a ellos de cara. ¿Te da miedo salir solo? Pues vístete y sal sin pensarlo, ya veremos luego lo que pasa. ¿Te da miedo ese examen? Entra en esa clase y hazlo lo mejor que puedas. ¿Te aterra el futuro? Ve paso a paso y verás que, finalmente, se abren más puertas de las que creías.

Como ya he dicho, yo misma tengo más miedos de los que la gente piensa. Me aterra prácticamente todo. Pero a veces hay que autoconvencerse de que uno puede hacerlo, simplemente, hacerlo. Me he sorprendido últimamente haciendo cosas que jamás habría soñado tan solo un par de años atrás. ¿Y sabéis qué? Me siento fenomenal, y más motivada que nunca. Y lo que he descubierto es que la mayoría de esos miedos estaban solo en mi cabeza. Os animo a que lo intentéis.

5- No lo pienses

Esto va unido a lo anterior. Lo peor que puedes hacer ante un miedo es pensar en ello. Ignóralo. Cierra los ojos y lánzate a la piscina. Cuanto más pienses en ello, más grande se hará la bola de nieve que nunca existió. Pensar te lleva a un círculo vicioso y asfixiante del cual es muy difícil salir. Haz lo que sea para evitarlo, como si haces macramé, pero no-lo-pienses.

6- Distráete con lo que te gusta.

Lo diré una y mil veces. La distracción puede ser la solución. Si no le das vueltas el problema se hace pequeño, como si no existiera, y es más fácil encararlo después. Muchos de esos miedos están en tu cabeza y lo mejor que puedes hacer por ti mismo es darle un respiro a esa mente.

Si te gusta hacer deporte, hazlo. O ve al cine, al teatro, o a un curso de pintura. No lo sé. Pero la clave está en una distracción sana en algo que sepas que te gusta hacer.

7- Cambia la mentalidad.

Esto es lo más difícil y lo más necesario. No puedes tener una vida positiva partiendo de una mente negativa. Ábrete a nuevas posibilidades, aprende a mirar la vida desde otra perspectiva más saludable. El problema está en tu cabeza. Eso es lo que hay que cambiar.

La forma en la que vemos la vida y percibimos la realidad y a las personas que en ella viven, nos define a nosotros mismos y a nuestro futuro. Si no te va bien en el modo en que enfocas las cosas, plantéate que deberías cambiar esa actitud. Todo depende de tu actitud. Cuanto antes recobres el control, mejor.

8- Cuídate para motivarte.

No es mera palabrería. Cuidarte a ti mismo te cambia radicalmente. Puedes variar la alimentación para transformarla en algo más sano, o puedes comenzar a hacer deporte para liberar toxinas, o puedes mejorar tu apariencia física para ayudar a subir tu autoestima. Cuidarse por dentro es algo que se nota por fuera. Pero no solo eso, sino que te ayuda a tener una actitud más activa y positiva que te motiva a mejorar y a encarar los días con más energía.

Y, si no me crees, prueba a comer sano unos días a base de batidos verdes (Ya pondré la receta un día de estos), ya verás que bien te sientes.

9- Inspírate con ejemplos.

A veces no sabemos cómo encarrilar nuestra vida o qué rumbo tomar. Muchas veces la solución a este problema es inspirarte en personas que admires. Tu cantante favorito, tu blogger preferida, o tu vecina de enfrente que tiene la vida perfecta. Cualquier ejemplo que sea el resultado más o menos de lo que tú quisieras ser algún día puede convertirse en tu motor para luchar por alcanzar tus metas.

En mi caso, cada vez que tengo dudas de futuro sobre lo que quiero hacer tras acabar los estudios, me fijo en una de mis bloggers favoritas cuya vida me parece idílica. Así me ayuda a enfocar sobre lo que quiero aspirar, bien sea mudarme a una ciudad grande, trabajar por mi cuenta o conseguir una mejor organización. Esto muchas veces te ayuda a motivarte para darte cuenta de que otras personas lo han conseguido y tú también puedes. Tan solo tienes que salir de ese agujerito y ponerte manos a la obra.

10- Y, por último, plantéate que quizá necesites ayuda.

Sí, eres independiente, y sí, puedes con ello tú solito. Pero puede que no sea tan sencillo como parece. No te cierres a los demás ni a la posibilidad de necesitar ayuda ajena, bien sea de familiares, amigos o profesionales. No hay nada de malo en aceptarlo y hacer uso de ello. No somos superman y a veces la realidad es más dura de lo que parece. No seas terco y ábrete. Nadie quiere que entres en un pozo del que no puedes salir, y mucho menos que lo hagas solo. A veces todos necesitamos un poco de ayuda. No te preocupes si eso te avergüenza, no tienes que ir publicándolo, y debes saber que es algo normal y corriente.


Espero que os puedan servir de ayuda. Al menos, son mis diez mandamientos anti-bajones. Odio estar triste, y odio mucho más a aquellos que se regodean en su propia tristeza. Por eso hago todo lo que está en mi mano para volver a mi estabilidad emocional natural. Y, por eso, me gustaría compartir esto con todos vosotros para, en estos tiempos de terminar carreras y comenzar con inseguridades de futuro, lo pongáis en práctica con los mismos buenos resultados.

En fin, ¿Vosotros qué hacéis para evitar un estado de miedo?


jueves, 29 de mayo de 2014

Sobran precipicios

¿Alguna vez has estado al borde de un precipicio? Mirar hacia abajo marea un poco y, sin embargo, no puedes dejar de hacerlo. ¿Por qué los seres humanos tenemos esta faceta tan masoquista? Sentimos tal rechazo hacia la incertidumbre que no dudamos en tirarnos de cabeza a la piscina, invadidos por esa curiosidad que dicen que mató al gato. Pero el gato tenía siete vidas, nosotros no.

Todos nos hemos hallado frente a varios dilemas. ¿Preguntar o no preguntar? ¿Aceptar o declinar? ¿Tirarse al vacío o permanecer en el borde? Yo siempre he dicho que no hagas preguntas cuyas respuestas no quieres saber en realidad, o te arrepentirás de haberlas formulado. Pero, admitámoslo, nos encantaría saber qué hay más allá, aunque temamos que las consecuencias pueden ser catastróficas. Al mismo tiempo el miedo nos invade, gritándonos "¡Aléjate!". Aunque normalmente somos tan estúpidos que desafiamos a la vida.

Sí, es cierto. A veces consideramos una buena idea sentarnos en el borde del precipicio con las piernas colgando, o incluso bailar sobre él, como tentando a la suerte, exclamando "¡Eh, mira, aquí estoy! ¿A que no tienes narices a tirarme?". Y sí, hacer equilibrios con naranjas es divertido. Hasta que deja de serlo. Porque finalmente pasa lo inevitable. Nos damos de bruces contra el suelo y, de suerte, salimos vivos.

Pero, aún así, hay algo que nos empuja, que nos atrae hacia el peligro. Saca de nuestros labios la pregunta ineludible. Y es que dicen que la curiosidad mató al gato, pero murió sabiendo. Puede que a veces sea necesario vivir una aventura o escuchar una dolorosa verdad. Porque, masoquistas o no, lo que no somos es cobardes.




lunes, 26 de mayo de 2014

Cosas que he aprendido comprando zapatos

Como ya habréis notado sin necesidad de ser muy listos, este sábado me gradué. Y, vale, las graduaciones molan, sobre todo si eres el protagonista con un vestido nuevo a medida, pero los preparativos son un auténtico aburrimiento. Que si el vestido, los zapatos, el bolso, las medias, la chaqueta... Todo ello a juego, evidentemente. Y lo peor de todo es que si te compras un vestido azul, no tienes cualquier vestido azul, sino un "azul X", por lo que debes encontrar el resto de cosas acordes con ese tono X y no otro. Puede que muchos hombres no entiendan esto, pero las mujeres más coquetas sabrán a qué me refiero.

En mi caso fue una completa decepción. Mi vestido era blanco con estampado de flores rojas y fajín rojo a juego, muy juvenil y precioso. Ingenua de mí que pensé que sería igual de fácil dar con unos zapatos rojos a juego. Me costó tres días de recorrerme la ciudad.

Pero este recorrido me sirvió para hacer buena cuenta de las tendencias de este año en moda de calzado de fiesta de primera mano. Así aquí os hago un resumen de mis resultados:



1- Punta

Sí, lo sé, lo siento. Esta temporada vuelve a ponerse de moda la punta. Habíamos tenido unos años buenos de punta redondeada, pero se acabó. Y no me refiero a la punta de los Manolo Blahnik de Carrie Bradshaw.

Puntualizo, la punta está bien, pero no para mis tiernos 21 años. La elegancia siempre debe ir acorde con la edad, y una punta es todo menos juvenil. Pero eso, evidentemente, no significa que no sean bonitas. Estos, por ejemplo, son unos zapatos de ASOS y son muy estilosos. Pero repito, no os encaprichéis con aquello que no sea acorde con vosotros.

Comprar aquí

2- Abiertos

No lo digo como un gran descubrimiento, sino más bien como un fastidio para mis pies. Los zapatos de tacón que son abiertos son muy bonitos, sobre todo con una gran plataforma y unos colores que llamen la atención de cualquier chica, pero eso no significa que sean una buena idea para todas.

Algunas tenemos unos pies tan especialitos que no toleran zapatos abiertos y necesitamos encontrar otros que tengan alguna clase de sujeción frontal. Hay muchas mujeres que son capaces de llevar zapato abierto, pero hay otras que los llevan solo porque les gustan estéticamente y luego pasa lo que pasa, que el pie va bailando y parecemos ciervos recién nacidos. 

Antes de comprar unos zapatos solo porque sean bonitos, antes cercioraos de que podéis caminar bien con ellos. No necesito recordar que los zapatos, aunque sean solo para un día, sirven para caminar, no para lucirlos en las fotos. Y si finalmente os decantais por unos abiertos, aquí tenéis unos color nude de Zalando.

Comprar aquí

3- Olvídate de los blancos

Quise comprar unos blancos, vista mi imposibilidad de encontrar unos rojos, y aquello sí que fue misión imposible. Había algunos, sí, pero todos tenía ribetes, o tacón de madera, o eran de charol. Porque los únicos zapatos blancos que venden actualmente son de novia.

Hay algunos que te los venden con la excusa de "Sí, son de novia, pero no lo parecen, ¿Verdad? Los he vendido mucho.", pero otros te dicen directamente un duro "No son para ti". El caso es que mejor te olvidas. Elige otro color.

Fuente: Wardrobelooks.com

4- Colores de temporada

Si es que esto de los colores de temporada es terrible. Un año tienes todas las tiendas repletas de zapatos color turquesa, y al año siguiente se llevan los pastel. Y fuera de todos esos colores de moda no te venden nada más. Suerte si tu vestido es de otro color.

Este año lo que se lleva son tonos nude, dorados y plateados. Aparte también podéis encontrar los negros, que esos nunca fallan. Fuera de ese rango de colores os podéis ir olvidando de encontrar calzado. Menos mal que los nude van con todo, ¿No?

Si os gustan estos colores estáis de suerte. Aquí os dejo una selección de Fosco.

Dorado. Comprar aquí

Plateado. Comprar aquí

Nude. Comprar aquí




5- Salones everywhere

Es la época y los zapatos de salón nunca pasarán de moda. Son el básico de las fiestas. Pero debido a esto no hay un término medio en las zapaterías. Por un lado tenemos tacones de 15 centímetros y por otro toda una selección de salones.

Los salones son cómodos, bonitos, existen en toda una gama de colores, tipos de punta, tipos de tacón, alturas y hebillas. Son útiles para todas las ocasiones y nunca desentonan. Pero admitidlo, no salimos a comprar con unos salones en mente. Y será que este año lo he notado más por el hecho de tener que encontrar unos zapatos desesperadamente, pero su presencia me ha desbordado.

Si, sin embargo, sois de los que buscan unos clásicos y elegantes zapatos de salón, aquí os dejo unos azules de El Corte Inglés.

Comprar aquí

Hay otras conclusiones que he sacado en mi búsqueda infinita, pero el resto son mucho más personales, así que mejor os dejo con cinco, que es un número redondo.

Y a vosotros, ¿Qué zapatos os gustan más?


domingo, 25 de mayo de 2014

La moda en Salamanca

Primera regla: nunca es mal momento para la autopromoción.

Soy recién graduada en Comunicación Audiovisual y me enorgullece el trabajo bien hecho en la carrera. Uno de esos orgullos es el fruto de la asignatura Producción de documentales, en la que realizamos un documental de menos de diez minutos en subgrupos de varias personas. 

Casi caigo en el error de ponerme sentimental con ello (ya sabéis, en plan: no les conocía pero acabamos siendo grandes amigos...), ya que mi día post-graduación está sumiéndome en la nostalgia más absoluta, pero, ¡No lo haré! Voy a ir al grano.

Os presento un documental corto sobre la industria de la moda en una pequeña ciudad que es Salamanca, donde no se encuentran tantas cosas como en Madrid o Barcelona, pero que tiene su encanto y cada día más jóvenes que aspiran a ser alguien en ese mundo. Para ello entrevistamos a tres bloggers: Montse Ortega (De Fashion revelations), Alex Robles (De The urban pop) e Irene Cuadrado (De Yo soy un cuadradito); A la agencia de modelos Manero & Co; Y a la diseñadora Cristina Ferreira de la marca Ladybug.

El resultado es una breve visión general de esta industria en nuestra pequeña ciudad, y aquí lo dejo para que lo disfrutéis. (Orgullo de productora snif snif). Espero que os guste.


Top 5 de la semana

Ha sido una semana difícil y, francamente, hay pocas cosas que me hayan llamado la atención. Entre graduaciones, vestidos y zapatos he completado mi semana. Lo único que me ha tenido obsesionada han sido cuentas que he descubierto en Instagram, pero eso lo voy a dejar para otro post, porque hay muchos IG que merecen la pena ser mencionados con más calma.

Pero bueno, ahí vamos.

1- App: Los Sims Free Play

Soy una friki de Los Sims, lo admito. Siempre lo he admitido. No soy gamer, casi no toco la PS y nunca he usado una Xbox. Pero Los Sims son mi obsesión del mundo de los videojuegos desde que salieron por primera vez. De hecho, me estoy mordiendo las uñas porque van a salir los 4 en otoño y ¡No puedo esperar! El caso es que una de las cosas que hago en ese periodo de me-voy-a-la-cama-pero-no-me-duermo-porque-estoy-con-el-iPhone es mirar la lista de top apps gratuitas de App Store, y una de esas noches ahí estaban Los Sims. 

Es cierto que ya los había probado en el iPod y habían sido una decepción absoluta, pero esta vez quise darles otra oportunidad con el móvil. Ha sido la mejor frikada que he hecho esta semana. Ahora estoy obsesionada con ellos (Mi pobre granja de Hay Day va a tener que esperar...), constantemente mirando las notificaciones para ver si terminan de hacer sus cosas. Lo sé, es triste, pero creedme, en la semana de tu graduación llegas a hacer cosas muy extrañas fruto del estrés de no encontrar zapatos.



2- Pompeii

Me encanta. Mucho. Es como obsesión. Tanto es así que entré en una zapatería horrible (Estaba desesperada, lo juro) y justo comenzó a sonar, y entonces fingí un gran interés repentino por un par de zapatos color nude de charol solo para quedarme a escucharla. Después me fui. Lejos.


3- Perritos maltipoo

Tengo problema serio con los perritos fluffy, como yo los llamo. Fluffy significa blandito y peludo. Estoy más que enamorada de los perritos blanditos y peludos. A poder ser ovejosos. Y así descubrí hace meses a los maltipoo. Maltipoo es una mezcla entre bichón maltés (malti) y caniche toy (Toy poodle, poo), y os puedo asegurar que es la cosita más preciosa, tierna y fluffy que haya existido. MUERO por tener un cachorrito maltipoo. (¿Generosos que me lo regalen?). Tiene lo mejor del buen carácter de los malteses, y lo mejor del pelito lanudo de los caniches, manteniendo la pequeña estatura de ambos y su poco peso. Muerte. Por. Monosidad.


4. Iconosquare, formerly statigram

Lo conocí como Statigram en mi, como ya habréis notado, obsesión repentina por IG. No es que lo conociera esta semana, pero lo revisé por tercera vez en mi vida desde que di con ello y he pensado que estaría muy bien recomendarlo. Tal como Tuitútil, esta plataforma te aporta gratuitamente estadísticas sobre tu cuenta (Followers, unfollowers, likes, tags...). Algunas informaciones son puramente curiosidades que a veces nos gusta ver, pero otros datos pueden resultarte muy útiles a la hora de poner en práctica labores como el community management. Así sabrás qué fotos son las que más han gustado, con qué filtros están realizadas, o qué tags (Etiquetas como #hola) son las que debes utilizar si buscas tener una mayor repercusión social.

Como ya he dicho, para personas como yo es puramente curiosidad, pero quizá a otros bloggers que busquen publicitarse vía IG les puede resultar útil toda esta información.

5. Crop tops

Tal y como me sucedía la semana pasada con los vestidos primaverales (Y sigue sucediendo), esta semana le ha tocado a los crop tops. Con tantos eventos me he dado cuenta de que no solo me encantan porque quedan genial con shorts, sino también porque son un aliado perfecto para asistir vestida de manera "formalmente informal". En otras palabras, un buen crop top (Es decir, no uno cualquiera que llevaría una choni con tal de enseñar el ombligo) puede ayudarte a crear un outfit elegante con unos pantalones, siendo así una buena alternativa a faldas y vestidos. Sobre todo si los combinas con un buen collar a juego, unos zapatos de tacón y un bolso de mano. 

Fuente: chicisimo.es

Hasta aquí mi top 5. ¿Qué tal ha ido vuestra semana?



jueves, 22 de mayo de 2014

¿Normalidad? No, gracias.

¿Qué es la normalidad?

Se supone que ser normal es llevar una vida igual o parecida a lo que dicta la mayoría. Si todos van de rojo, lo normal sería vestir el rojo. Y si todos visten el azul, eres el raro que va de rojo. Es así, ¿No? Vale, pero entonces, ¿Que es lo que hace la mayoría? La mayoría va al colegio, pasa al instituto, elige una rama de bachillerato, se gradúa, elige una carrera, va a la universidad, se vuelve a graduar, hace unas prácticas, consigue un trabajo y se muda. Podemos cambiar universidad por grado o lo que sea, tampoco importa mucho eso mientras que te guíe a una vida laboral plena.

Y ya está. Esa es la vida fácil y normal, la que nuestros padres desean para nosotros. Estabilidad, una pareja, un perro lanudo y retirarse a la casa de un lago tras la jubilación tras la que te regalan un reloj de oro tus compañeros de la empresa en la que llevas trabajando los últimos veinte años de tu vida. 

Pero yo me pregunto, ¿Es ese el sueño de alguien? Parece que alcanzar la vida estable es el objetivo de muchos pero, ¿Acaso ansiamos la normalidad? Nadie "normal" sueña con ser "normal". Entonces, ¿Por qué quienes persiguen sus sueños son los raros? ¿Por qué no ha triunfado nadie "normal"?

Una chica "normal" vive enamorada de Brad Pitt. Nadie vería raro eso. Como tampoco verían raro que admirase a Jennifer Lawrence, o que deseara la vida de Lea Michele. Y, curiosamente, todos ellos fueron (y son) los raros. Los "normales" admiran a "los raros". Y PUM, te explota la cabeza. ¿Pero no son los mismos que discriminan a "los raros" en el instituto? Sí, esos mismos. Oh, vaya.

Todos disfrutamos con Juego de tronos, pero quien lo escribió estaba siendo raro. Si Tolkien no hubiera creado monstruos horrendos por los que quizá se rieran de él, no veríamos a Orlando Bloom en la gran pantalla en El señor de los anillos. Si todos hubiéramos creído que alguien fuera del canon de belleza no podía ser una celebretie, nuestros oídos no se relamerían escuchando la fantástica voz de Barbra Streisand. Si Rowling hubiera sentido vergüenza ante quienes no creían en ella, ahora no sería la mujer más rica de Gran Bretaña y no habría dado vida a todo un héroe de varias generaciones, quien, por cierto, también es uno de esos "raros".

No es por nada, pero al menos yo no sé de nadie que haya estudiado ADE y ahora tenga una mansión en Montecito, como aquel marginado de la clase que resultó ser un genio. Queremos alcanzar la normalidad, pero la normalidad no es éxito. La normalidad es estabilidad, pero no es felicidad ni realización. La normalidad no es lo que se halla en la cima de la pirámide de Maslow.

Si quieres gustarle a la gente, adelante, sé como ellos quieren. Véndele tu vida a los likes de Facebook. Sí, tendrás más amigos, pero tus satisfacciones no pasarán de mucho más. Pero si te atreves a no gustar, a crear cosas que hagan que los demás se rían por ser demasiado "raro", puede que logres gustar a alguien excepcional, alguien que crea en ti ciegamente, que te brinde una oportunidad de alcanzar el éxito.

No sé tú, pero yo prefiero ser anormal. Prefiero no ser realista. Elijo soñar. Alguien me dijo una vez que aquellos que habían triunfado no habían sido realistas. Que Shakespeare no era realista cuando eligió ser dramaturgo. Ni Steve Jobs era realista cuando visionaba sus inventos. Prefiero saltarme la fase de buscar trabajo de lo mío e intentar alcanzar mi sueño. ¿Que no le gustaré a muchos? Seguro. ¿Que otros se reirán? También. Pero solo hay una cosa totalmente asegurada, que si no lo intentas nunca lo conseguirás. Y prefiero morir habiéndome pasado la vida intentándolo y no habiéndolo conseguido, antes que morir en mi casa del lago, con el reloj de oro en la muñeca arrepintiéndome de no haber vivido la vida que siempre deseé.

¿Ser normal? No, gracias, prefiero ser feliz.


viernes, 16 de mayo de 2014

Top 5 de la semana

Como ya dije mi blog está cambiando. Y creo que se debe a que yo misma estoy cambiando. Acabo de terminar la universidad, es el fin de una etapa de mi vida, y me siento más diferente que nunca y con muchas ganas de hacer cosas nuevas. Pero ya hablaré de eso más adelante.

Tenía ganas de empezar una especie de rutina en el blog y, aunque aún no tengo muy claro si quiero que sea los viernes, tenía ganas de empezar hoy. Una vez a la semana la voy a dedicar a hacer un Top 5 de las cosas que más me han llamado la atención esta semana. Pueden ser de música, series, lugares, moda... No sé, cosas en general que me apetece compartir con vosotros.

Así que aquí vamos.

1. Instagram: YOUTUBEWTF

Vale, sí, es muy friki, pero creedme que esto me ha salvado de momentos de aburrimiento. Son cosas absolutamente estúpidas que te pueden sacar una risilla. Vídeos de gatitos, cabras y fails everywhere. Su formato de vídeo corto (Lo que Instagram permite) lo vuelve horrorosamente adictivo.

Esto es un pequeñito ejemplo de lo que se puede encontrar:


2. App: InstaSize

El formato cuadrado de Instagram es un rollo. Sí, era guay hace un par de años pero ahora se ha vuelto un poco asfixiante. Esta red social se ha convertido en todo un fenómeno de masas (Que me tiene completamente atrapada, por cierto) y su alcance cada día se ensancha más. Muchos usuarios encuentran algo limitado el tener que cortar sus fotos por exigencias de la app, especialmente en algunas que te cuesta la vida conseguir el encuadre perfecto. Es por eso que estoy totalmente obsesionada con InstaSize. Llevaba tiempo viendo tamaños de foto distintos en otras cuentas y me preguntaba cómo lo hacían, hasta que lo vi en un hashtag (#InstaSize). Inmediatamente tuve que descargarla.

Esta app ofrece una pequeña gama de filtros totalmente diferentes a los de la cámara del iPhone (¿No os empiezan a aburrir?) y los de Instagram, lo cual es un soplo de aire fresco en la edición desde móvil. Además, te permite cambiar el fondo y el tamaño, y enviar la foto directamente a instagram (U otras redes sociales).

Una de mis fotos con InstaSize:

3. Frozen en Once Upon A Time

Este debate entre mis amigos seriéfiles ha ocupado lo que va de mi semana desde el lunes, cuando vimos el capítulo final de la T3 de Once Upon A Time que duró hora y media. ¡Elsa aparece!



Entre imaginar quién será la actriz que encarne a Elsa, o si será buena o mala, o si es familiar de algún personaje de la serie... ¡Se me van los días!

Al principio pensaba que no era posible, porque OUAT es una serie sobre cuentos clásicos de hadas llevados a la vida real y Frozen es simplemente el último éxito de Disney, pero parece ser que la productora les dio luz verde para utilizar a sus personajes en la serie y no se podían resistir a un personaje que baila entre la línea del bien y del mal. Mi teoría es que va a congelar Storybrooke, ya sea consciente (Venganza o enfado) o inconscientemente (No controla su poder), los protagonistas intentarán pararlo, no podrán, y finalmente solicitarán la ayuda de Anna.

Pero la pregunta que más me hago es... ¿Y Olaf? Dudo seriamente que inserten este personaje en la trama, y si lo hacen será como el caso de Lumiere.

En cualquier caso, es una tortura tener que esperar todo el verano para verlo. ¡Me muero de ganas!

4. Cerezas

¡Es temporada de cerezas! Tengo una caja entera en la encimera de la cocina, y estoy totalmente entusiasmada por ello (Aiiss... me emociono con tan poco...). Soy una apasionada de la repostería (Lo de los cupcakes viene por algo, ¿Eh?) y no puedo esperar a tener los ingredientes suficientes para hacer de todo con cerezas. Tarta de cerezas, cupcakes de cerezas, crepes de cerezas... Además, tengo pendiente postear una receta así que... es la excusa perfecta.


5. Fiebre de vestidos

Eso es lo que estoy viviendo ahora mismo, una auténtica fiebre por los vestidos primaverales. Y si estos son con print floral ¡Mejor! Hay que dejar que la primavera entre en todas partes, y desde luego en nuestros looks también. Creo que en temporadas anteriores no se habían llevado tanto como este año. Eso, o estoy completamente obsesionada. (Y me da que es lo segundo...)

Sea como sea, aquí os dejo tres preciosísimos. 

Vestido con print de sombrillitas azules a rayas de Lilly Pulitzer (Obsesionada con Lilly Pulitzer, ¿Vale?), comprar aquí.

Los modelos cruzados como este de Zara me encantan. Además son muy fresquitos sin la necesidad de enseñar más de lo que se pretende cubrir. Comprar aquí

Personalmente, opino que los mejores vestidos (Y el mejor precio) están en Sheinside. Un buen ejemplo es este con estampado de margaritas. Comprar aquí

Y se acabó, basta de vestidos porque me vuelvo un poco loca.

Hasta aquí mi Top 5 de la semana. ¿Cómo ha ido la vuestra?




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...