Con la tecnología de Blogger.

Top 5 de la semana

Ayer celebramos mi ansiado cumpleaños. Cada año utilizo el local de mi madre para hacer una fiesta temática, en la que invierto mucho tiempo en ideas y preparación. Este año quería algo distinto, pero aún temático, así que, aprovechando la llegada del verano, optamos por una fiesta hawaiana en la piscina. Collares de flores, piñas, cupcakes, zumos, sombrillitas brillantes... Todo. ¿Y qué pasó? Que llovió. Así que el hombre del tiempo me debe, al menos, un chupito.

Pero, lejos de desanimarnos, nos resultó de lo más divertido ver cómo el resto de bañistas corrían a refugiarse en el bar mientras nosotros, con una manta de picnic repleta de comida y zumos exóticos en copas con pajitas con frutas, nos quedábamos allí comiendo. Una lección de que en cada momento, por muy malo que parezca, uno se lo puede pasar como en el mejor de los días.

Pero la preparación de la fiesta ya os la contaré la próxima semana, para que pilléis ideas para una fantástica fiesta hawaiana, con o sin piscina, y con o sin mal tiempo. Ahora, aquí os dejo mi top 5 de la semana.


1- Los chollos 40

Llega la temporada de escapar de la ciudad hacia un lugar mejor, pero cuando se trata de hacerlo entre amigos ya no hay papis que lo financien (Al menos completamente). Para los que somos estudiantes sin trabajo es todo un reto encontrar unas buenas vacaciones al menor precio sin renunciar a la calidad. Pero no solo para estudiantes, también para el resto del mundo que no tenga pensado gastarse un dineral en las vacaciones de verano.

Sabía de la existencia de la página web de Los 40 Viajes, pero realmente nunca me había aventurado a rebuscar en ella, pues siempre hemos ido a apartamentos buscados en webs como Rentalia. Sin embargo, este año no buscamos apartamento, sino hotel, y no un hotel al que se le caigan las pocas estrellas por el camino. Así llegué hasta la sección de chollos ¡Y realmente lo son! Esta agencia de viajes te ofrece buenos productos a un precio muy asequible, desde noches de hotel hasta todo incluido en el Caribe, pasando por cruceros y vuelos a las islas. Si sois escépticos en cuanto a esto, como yo lo era antes, os insto a echarle un vistazo. Quizá encontréis vuestras próximas vacaciones.




2- A sky full of stars

Nunca he sido mucho de Coldplay. No sé qué me ha pasado este año que me he sorprendido a mí misma escuchando a este grupo de continuo en Spotify. Creo que ha sido desde Magic, una canción que me enamoró desde el minuto cero, y regresé a Fix you, The scientist, Paradise, Princess of China... Y ahora esta. En serio, me encanta. Las letras de Coldplay me parecen impresionantes.





3- Playlist: Pretty Little Liars Soundtrack

Pequeñas Mentirosas, como ya habré dicho en posts anteriores, es mi serie favorita del momento. Su banda sonora, desde luego, está a la altura, pues siempre me ha encantado ese tipo de música entre indie, country, alternative... No sé muy bien en qué genero encajan, pero son el tipo de canciones que se encuentran en series como esta o Crónicas Vampíricas entre otras.

Ahora que estoy a tope con la nueva temporada me he vuelto a enganchar a esta playlist de Spotify, la cual se va actualizando a medida que salen los nuevos capítulos con la música que se ha empleado en ellos. Pero no hablo de la típica BSO instrumental, sino de canciones de grupos (Puntualizo por si acaso no se ha entendido el concepto). Aquí os dejo el link: Pretty Little Liars Soundtrack 

Una muestra de lo que se encuentra en la playlist:




4- Un chiflado encantador

¿Os he comentado alguna vez cuál es mi guilty pleasure? Las películas absurdas de chicas. Y cuanto más absurdas más me gustan. Esa clase de películas que el resto del mundo odia, llenas de animadoras, institutos americanos, chicas populares... Del estilo de Chicas malas, para que os hagáis una idea. Lo cierto es que no sé por qué me gustan tanto, pero cuando estoy sola en casa y no me apetece pensar en argumentos dramáticos es lo que veo. En fin, todos tenemos un guilty pleasure (Placer culpable, literalmente, que significa algo que te gusta mucho aunque no está "bien visto", es decir, que es avergonzante) (Y, al menos, el mío no son las Spice Girls...).

Así di con esta joya de Disney Channel. No es una gran película (Ninguna de estas lo es, salvo quizás Chicas malas), pero dentro del género es una de las mejores que he visto. El argumento es muy típico y los personajes lo son aún más. Pero no sé qué tiene que me gustó mucho, más que otras que, en principio, son exactamente iguales o muy parecidas. Quizá fuera la interpretación de Sarah Hyland, la protagonista, a la que vemos normalmente en Modern Family como Hayley; O la química con el protagonista masculino, Matt Prokop, su novio en la vida real (Si han cortado no lo sé). Si os gustan también esta clase de chorradas, esta es vuestra próxima peli.




5- Luau cupcakes

Yo y los cupcakes. Los cupcakes y yo. Somos inseparables, como el café y el azúcar. Los cupcakes se adaptan a todo. Los hay simples, de frutas, con flores, con galleta, en forma de Hello Kitty, con el logo de Twitter... De todo lo imaginable. El poder de las formas de los cupcakes reside en la fondant de azúcar, el glaseado y las diversas buttercreams. Se le pueden dar mil formas, colores y sabores.

Sabiendo que yo estaba preparando una fiesta hawaiana era fácilmente pensable que elaboraría cupcakes del estilo. Los hice de vainilla con flores comestibles. Pero lo maravilloso no está en lo que yo hice, sino en lo que me inspiré. Miles de personas en el mundo que son capaces de crear postres fantásticos de cualquier temática y con resultados envidiables. Os voy a dejar una breve muestra que os haga desear ser genios de la repostería.









Pero no solo cupcakes...





Y ahora que os he incitado a romper la dieta de la operación bikini, ¿Qué tal vuestra semana?





Tipp-Ex style

¿Os acordáis cuando, aburridos como ostras en mitad de clase, nos pintábamos las uñas con Tipp-Ex? Pues ahora es tendencia. Bueno, el Tipp-Ex no, pero sí el color blanco en las uñas.

Miley Cyrus, Lea Michele, Vanessa Hudgens... Todas las celebrities están apareciendo esta temporada con las uñas pintadas enteramente de blanco puro. Y no os estoy hablando como fondo de un nail art decorado, no, simplemente blanco. 


No sabía que estaban tan de moda, lo admito. Desde que comenzó la temporada las llevo viendo, no solamente en celebs, sino también en bloggers, la mayoría de ellas norteamericanas.

Lo primero que pensé fue: ¡Qué espanto! Parece que se ha pintado las uñas con Tipp-Ex, jamás llevería una cosa así.

Sin embargo, creo que me acostumbrado a verlas por ahí, demasiado. Y he llegado a la conclusión de que, como todo en esta vida en cuestiones de moda, puede quedar precioso siempre y cuando sepas cómo combinarlo. También es vital cubrirlas con un esmalte transparente que aporte un brillo lacado, para que se aprecie que están bien cuidadas y perfectas, y, de nuevo lo repito, no parezcan pintadas con el famoso borrador blanco de bolígrafos.

Todas las firmas que tienen sus propias colecciones de pintauñas lo tienen. Así que, para que veáis que no es tan malo y que puede llegar a quedar precioso, comparto con vosotros algunos de los mejores.




OPI, para mí, es la marca más perfecta de lacas de uñas. De hecho, tiene varias tonalidades de blanco (Y mentiría si dijera que sé cuál es exactamente el tono de la imagen). Están: Alpin snow, Put a coat on, Happy anniversary!, Funny Bunny o DS top coat (¡Pero hay más!). ¡Hasta los nombres de los tonos son chulísimos! En su página web encontraréis una mano virtual en la que probar todos los colores, graduando el tono de piel y el largo de las uñas. Así sabréis si el tono deseado es acorde con vuestra piel.

Como soy un cielo de persona os encuentro el tono Alpine Snow rebajado, aquí.




Essie. Otra de las mejores marcas de pintauñas. También tiene varias tonalidades de blanco, que, como en el caso de OPI, van desde el más puro al más perlado, o con brillantes. Este tono que veis en la imagen es el más conocido, digamos el "básico" de los blancos de Essie: Essie Blanc. Es el que la marca creó pensando en la manicura francesa, pero como podéis ver podéis emplearlo para la uña completa, no pasa nada. Enlace de compra aquí.




Si estáis dispuestos a gastaros un poquito más en una buena laca de uñas no os lo penséis dos veces: Chanel. Este tono de blanco, el Blanc Pétale, tiende a ser color perla y resulta más fino, elegante y sofisticado que, quizá, un blanco nuclear que puede llamar más la atención. Por desgracia me es imposible encontrar una buena tienda online que lo tenga (Si la encontráis podéis compartirla en comentarios).




Volviendo a los productos de belleza low cost, os presento uno de los tonos de la colección Color Show de Maybelline. El tono que veis en la imagen se llama Winter Baby, pero Maybelline tiene más, como pueden ser: Marshmallow, Sugar Crystals y Clear Shine. Tiene un precio más asequible y sus esmaltes son de larga duración (O eso dicen ellos...).

Tiene bajo coste, pero aún así en Bodybell podéis encontrar toda la gama Color Show rebajada, aquí.



Podría seguir añadiendo imágenes, la verdad, pero no tiene mucho sentido, ¿Cierto? El tono blanco se está convirtiendo en un must de temporada y, como podéis comprobar, todas las marcas tienen varios tonos. No os será difícil dar con uno que os guste y que vaya con vuestro tono de piel. Bien sea de Catrice, Max factor, Essence, Sephora... Todos tienen. 

Recordad que es un color difícil. Quiero decir, que no se puede combinar a la torera, como hacemos muchas veces. Lo típico de pintarte un día y dejarlo una semana independientemente de la ropa que escojas ya no sirve con este esmalte, pues depende con qué puede resultar agradable u hortera. Por ejemplo puede ir muy bien con tonos pastel, vestidos blancos u outfits de estilo náutico.


Día en La Casa Encendida (OOTD)

El martes y el miércoles estuve en Madrid con motivo de visitar la exposición Variaciones sobre el jardín japonés que había organizado Alicia Chillida en La Casa Encendida.

Alicia Chillida, sobrina del famoso escultor Eduardo Chillida, es amiga de mi padre y nos invitó cordialmente a la inauguración de dicha exposición que tuvo lugar hace tiempo. Por circunstancias laborales no pudimos asistir, así que esta semana que tuvimos la oportunidad no nos lo quisimos perder. Las entradas ya no nos sirvieron de nada, pero no importó.

Cartel exterior de la exposición

Edificio de La Casa Encendida de Madrid

Ella nos había comentado que le gustaba mucho todo lo oriental, concretamente lo japonés. Sabía que la exposición que estaba organizando tenía algo que ver con ese tema, pero no sé por qué me imaginaba pinturas. He ido a exposiciones de todo tipo y aún así sigo pensando en pinturas cada vez que me hablan de una. Así que fue una sorpresa cuando llegué saber de qué iba, que era el jardín japonés, incluyendo fotografías, maquetas, dibujos, audiovisuales y explicaciones gráficas de la correcta colocación.



No me considero una persona muy intelectual. Sí que me encanta ir a museos y exposiciones, pero admito que soy muy inculta en todos estos temas. Yo voy, miro, me gusta (O no). Es decir, disfruto del tiempo de ocio allí, pero nada más. Quien se haya imaginado que soy una entendida en arte está muy equivocado.

De hecho no entiendo el arte contemporáneo. A mí llamadme inculta, pero un cuadro que es una mancha de color rojo no me dice absolutamente nada. Prefiero ver pinturas de paisajes o fotografías de retrato, pero un papel en blanco con un garabato no lo considero arte teniendo en cuenta que lo hace un niño de tres años. Con ello no pretendo hacer de menos a quien le guste ni mucho menos a los artistas que se dediquen a ello, pues hay una verdad en todo esto y es que para pintar esos garabatos antes han estado años de estudios de arte y saber dibujar algo con sentido.

Esta exposición, aunque preciosa, tenía mucho de esas cosas, es decir, obras que no entiendo. Si no las entiendo no me transmiten nada y el arte que no me transmite no lo comparto. Sin embargo, aquí os dejo un par de fotografías que hice de salas que sí me llamaron la atención y me encantaron. 


Sala con imágenes de jardines japoneses

Maqueta

Os diré que sabía o imaginaba que una personalidad como Alicia tendría infinidad de contactos y conocidos, sobre todo dedicándose al mundo de arte y teniendo que contactar con importantes artistas internacionales para incluir sus obras en su galería. Sin embargo, descubrir que también tenía contactos con Yoko Ono me sorprendió muchísimo. Colaboró en la exposición con dos audiovisuales (Muy de hipsters modernitos).



Más allá de la exposición nunca había estado en La Casa Encendida de Madrid. A decir verdad he estado en pocos sitios importantes de Madrid, no sé por qué. Es una ciudad que me encanta y no puedo decir que vaya poco, pero admito que nunca he estado en el Museo del Prado. ¿Que por qué? Pues porque a mi clase nunca le tocó una excursión al museo. Ni al Reina Sofía, ni al Escorial, ni al CaixaForum... Pero ¡Eh! Fuimos a la Bolsa y al Banco de España.

El caso es que el edificio me gustó mucho. Bueno, más o menos. Me recordaba un poco al sótano de Antena 3 y eso no me agradó, pero tiene zonas realmente fantásticas.

Mural en las escaleras

Una de las zonas que más me gustó fue la terraza superior. Es una de esas zonas altas de Madrid desde donde puedes otear el horizonte y ver los tejados y chimeneas de la gran ciudad. La decoración está llena de vegetación como si fuera un pequeño trocito del jardín botánico y resulta un espacio muy agradable para ir solo a leer, cosa que habían hecho varios aquel día. ¡Y tiene cafetería!





Por último, me gustaría compartir con vosotros el outfit que llevé ese día. Este blog no es de moda y es la primera vez que lo hago. No quiere decir que lo vaya a hacer a menudo, pero tampoco quiero decir que no lo vaya a hacer más. Quién sabe, quizá comience a gustarme.

Consciente de que no iba a la inauguración, no tuve que elegir un outfit a la altura, así que me decanté por un elegante pero informal en colores básicos. Para ello combiné una falda negra de talle alto con un crop top blanco. Sin embargo, el crop top con la falda me hacía ganar volumen, así que decidí meterlo por dentro, como si llevara un top normal de tirantes. Para finalizar, lo combiné con un collar para darle ese toque elegante y sofisticado sin que resultara demasiado sobrio y aburrido. Para el calzado, unas simples sandalias negras con tachuelas, y para el bolso, uno negro lo suficientemente grande como para llevar la Canon dentro (Y el resto de cosas que lleva una mujer en su bolso).













Falda: Stradivarius (Old / similar)
Crop top: Lefties 
Collar: I am 
Sandalias: Fosco 
Bolso: Bridas 

PD: ¡Nos encontramos con una grabación de ficción sonora de Radio 3!



Reseña: Te dejo es jódete al revés

"¿Qué haces cuando te encuentras al desgraciao de tu marido con otra? Pues mandarle a paseo, eso lo primero, luego ponerte a llorar -pero lo justo, que el tipo no lo merece-, y después, hincharte a reír. Reír que no falte."

No puedo negar mi decepción con este libro. Confieso que me esperaba un no parar de reír, un análisis humorístico de lo que sucede tras una ruptura, pero no fue así. Sin embargo, fue mucho mejor.



No se puede decir que no sea un libro de humor, pero más que eso es una historia personal que mezcla la risa con los momentos más tiernos y pasionales. Una vida. Cualquiera podría pensar que leer acerca de la vida de una persona común y corriente sería de lo más aburrido, pero no es así. Señorita Puri tiene la maravillosa habilidad de narrarte lo sucedido de forma que consideres una vida corriente de lo más interesante y graciosa.

Tiene ingenio para dar y regalar, y lo utiliza para sacarle el jugo a los análisis de los momentos graciosos de la cotidianidad más absoluta. Para mí eso se merece un diez. Cualquiera puede inventar una historia fantástica con dragones y princesas, pero poca gente es capaz de hacer sentir con una narración así.

No sé si esas cosas sucedieron en realidad, son inventadas o "fueron más o menos así pero un pelín exageradas". Si así fuera lo entendería perfectamente. La exageración es la primera regla de la comedia. O de cualquier historia en general, aún partiendo de hechos reales.

¿Que si os animo a leerlo? Por supuesto. Yo tardé dos semanas porque me negaba a la idea de terminarlo antes. Y tengo claro que me leeré el segundo de esta autora (Familia: Alojamiento con tensión completa). Es una lectura muy ligera, de capítulos muy cortos, que engancha desde la primera página y que es muy llevadero para quienes no acostumbráis a leer o no buscáis un tipo de literatura pesada. Lo cierto es que el buen tiempo nos cambia las apetencias literarias, ¿Verdad?

En cualquier caso os lo recomiendo. (¡Y es muy ligero para llevar en la maleta como lectura de vacaciones!)

Top 5 de la semana

Comienza la cuenta atrás para mi cumpleaños, el cual celebraré en poco menos de una semana, aunque sea oficialmente el día 30. A partir de mañana pretendo estar liada preparando cosas. Y digo "pretendo" porque siempre me pasa lo mismo, que no empiezo hasta el momento más crítico y luego pasa lo que pasa.

En años anteriores, utilizaba el local de la empresa de mi madre para decorarlo a mi antojo y poder hacer fiestas privadas y temáticas sin gastarme una pasta en ello. La novedad de este año es que lo celebro en conjunto con un amigo y tenemos que hacer algo que nos guste a los dos, cosa que no es difícil teniendo en cuenta que siempre ha sido el único en ayudarme en mis cumpleaños anteriores y tenemos, prácticamente, los mismos gustos. Sin embargo, tengo la sensación de que los planes se me van a complicar este año y antes de romperme el corazón prefiero echar fuera toda clase de expectativas.

En fin, no me pondré pesada con eso. Aquí os dejo mi top 5 de la semana.


1- Frozen party ideas

Sí, sí, cumpleaños. Me encantan los cumpleaños. Me encantan las fiestas temáticas. Me encanta decorar. Y, sobre todo, me encanta organizar. ¡Viva! Es por eso todo lo que os contaba anteriormente. Este año habíamos considerado la posibilidad de hacer una fiesta Frozen, por lo que me puse manos a la obra para buscar inspiración en Internet, una fuente inagotable.

Esto fue lo que encontré en un artículo del blog de una decoradora de fiestas, una lista que compartió desde su cuenta de Pinterest: 50 Frozen Party Ideas



2- Los días felices, de Samuel Beckett

Básicamente ha ocupado la mayor parte de mi semana, precisamente porque era la obra de teatro que representamos el jueves en la gala benéfica de la escuela de artes escénicas Monk. La obra trata sobre la desdichada vida de Winnie, la protagonista, y su marido Willie. Al tratarse de dos personajes en toda la obra, nuestro profesor de teatro hizo que todas las chicas de la clase fuéramos Winnie desdoblada y el único chico, evidentemente, Willie.

Winnie es un personaje muy interesante, que se pasa todo el tiempo metida dentro de una montaña, una metáfora de lo ahogada que se siente en su vida cotidiana, que es lejos de ser tan maravillosa como ella exclama cada poco tiempo. Nosotros no pudimos llegar a hacer la montaña, por lo que utilizamos cajas de cartón y nos colocamos detrás, de forma que apareciéramos en escena solo con el busto descubierto.

Os animo a que leáis la obra o busquéis algún vídeo de Internet de las múltiples representaciones que se pueden encontrar en varios idiomas. Es teatro del absurdo, pero dentro del absurdo tiene mucha coherencia (Al menos para mí, que acabo encontrándole el sentido a todo después de repetir el guión mil veces).



3- Love limzy

No tengo palabras para describir la belleza de estas obras. Hace poco que las he descubierto y es que no puedo dejar de mirarlas una y otra vez. Me encantaría poder comprar una y enmarcarla en mi habitación, aunque me resultaría muy difícil escoger solo una de todas.

Esta artista combina dibujos con flores reales, de forma que simulen los vestidos de las mujeres dibujadas. Es una explosión de color y sensibilidad que armoniza de forma perfecta. En serio, no tiene ninguna clase de despercidio. Colección a la venta aquí.



4- Sobre el daño que ha hecho Carrie Bradshaw

Este artículo no podría venirme en mejor momento. Acabo de finalizar la serie Sexo en Nueva York de forma oficial. Como ya dije no es la primera vez que la veo, pero sí es la primera vez que la veo seguida religiosamente a través de Series.ly.

El otro día me topé con este antiguo blog y, concretamente, con este artículo sobre las diversas chicas que habitan la red que se creen Carrie Bradshaw. Para los que no lo sepáis, Carrie es la protagonista de Sexo en Nueva York, una escritora que realiza una columna sobre sexo en un periódico de NYC, que se halla en busca del amor y que es una compradora compulsiva, sobre todo en cuestión de zapatos en general y Manolos en particular. En su época, representó la imagen de moda, glamour y lifestyle de referencia para todas las mujeres.

En este artículo se critica esa clase de comportamiento en chicas que pretenden ser ella en su versión madrileña (O peor), compartiendo que se van de brunch con sus amigas o que les encantan los cosmpolitan. Y, como dice la autora, soy una fan de Carrie, pero soy consciente del gran abismo de diferencias que existe entre ella y yo.




5- Preppy patterns

Todo lo preppy me encanta. Me encanta tanto que algún día escribiré sobre este estilo de vida. Por lo que no voy a ponerme a explicar aquí qué significa, y solo mencionaré que es un estilo de vestir en el que se llevan estampados coloridos. Dichos estampados son creados por marcas de ropa como Lilly Pulitzer, Vineyard Vines, Kate Spade, J. Crew... Y, para mí, son preciosos.

Esta semana me ha dado por buscar a fondo sobre ellos porque... Vale, lo adelantaré: voy a cambiar la portada del blog. Y, para ello, voy a hacer uso de este estilo tan fabuloso y colorido. Será darle un lavado de cara al blog y hacer que vaya madurando con mis gustos.

¿Verdad que estas plantillas son fabulosas? Son de la marca Lilly Pulitzer.



Y esto es todo, amigos. ¿Qué tal vuestra semana?




Planes para un verano perfecto

Día 21 de junio. Parece un día totalmente corriente. Hacemos lo de siempre. Vemos lo mismo en la televisión. Hablamos con las mismas personas que el resto de días. Pero no es tan común como pensamos. Es un día especial. Es el comienzo del verano.

Hemos tenido tan buenas temperaturas anteriormente que hemos dado por inaugurada esta estación antes de tiempo. Pero hoy, por fin, se hace oficial. El sol ha salido para quedarse y bañarnos cada día durante, al menos, tres meses. Hay más color, más luz, más ánimo.¡Tenemos vacaciones!

Las playas se convierten en una meta de peregrinaje. La plaza está siempre repleta de come-helados. Por la calle hay un desfile incesante de vestidos de flores, conjuntos náuticos, pantalones cortos, blusas de tirantes y gafas de sol. Comer yogur helado se convierte en el deporte nacional. Bikinis, palmeras, sombrillas, caracolas... 

Es la estación de pasarlo bien sin preocupaciones. Y para celebrar su llegada hago una lista con los mejores planes para llevar a cabo este veranito. Yo intentaré no saltarme ni uno. Os animo a hacer lo propio para tener un verano de 10.


1- Pasar una semana en la costa

Es un clásico. Y si es un clásico es por algo. Es, sencillamente, maravilloso. Independientemente de lo que te guste hacer: vaguear en un hotel, jugar a la palas, construir un castillo de arena, tomar el sol como una lagartija... Da lo mismo, hay un plan para todo el mundo. Sobre todo para los que vivimos en el interior (que es lo mejor del mundo, no se equivoquen ustedes), que necesitamos ver el mar para sentirnos completamente veraniegos y romper la rutina.



2- Bañarse en el río o en el lago

La playa está bien, sí, pero se te mete arena hasta en el culo (Siendo fina). Una semana está perfecto, más... No, hay que variar. Hay más aguas en las que meterse. Y todos conocemos algún río o lago cercanos en los que pegarnos un chapuzón con nuestros amigos. Incluso si sois demasiado desconfiados con la calidad sanitaria del agua, podéis simplemente dedicar a pasarlo bien, relajaros y disfrutar del aire libre.



3- Ir a un parque temático

Bañarse es divertido, necesario y refrescante en una tarde de verano. Pero más divertido es un parque temático. Sea acuático o de atracciones. Y ahora que es verano y no hay preocupaciones, ¿Por qué no las dejamos caer todas desde lo alto de la montaña rusa? Para mí es absolutamente obligatorio. Sean grandes o pequeños, los parques temáticos son lo mío. Montañas rusas, sillas voladoras, lanzaderas, chuches, norias... ¡Oh, la vida!



4- Ir al zoo

¿Que el zoo es para los niños? ¿Quién dijo eso? Los niños se aburren más que yo en el zoo, solo digo eso. He dicho antes que los parques temáticos son lo mío. Bueno, cualquier clase de parque del estilo es lo mío. Me hago la dueña y señora del mapa que te dan en la entrada. Un zoo también puede ser muy divertido. No hay nada más divertido que ver pelearse a cientos de monos al mismo tiempo. O reíros de vuestro amigo al que le da asco la serpiente del reptilario. O darle de comer a los pingüinos con vuestras propias manos (¡Lo he hecho!). Y, bueno, quien dice zoo dice acuario. Hipnosis profunda mirando a los tiburones y las ballenas.



5- Montar en barca

Al menos aquí es algo muy apetecible. Ya sea en un río o un lago, las barquitas de remo o de pedales son lo mejor. Y ya si son de esas que, además, tienen tobogán, vamos... es un must del verano. O si preferís podéis optar por un plan más romántico o tranquilo, utilizando el tiempo de barca en un momento de pareja o de relax bajo el sol.



6- Apuntarse a una carrera

Esto es más un punto de mi wishlist veraniega que un plan de la estación estival, pero bienvenido sea. Para los deportistas que tengan más tiempo libre es una época estupenda. Y, para finalizar, un buen remojo debajo de la manguera. Es divertido y a la vez se hace deporte. ¿Se le puede pedir más a la vida?



7- Un paseo en barco

No, no me estoy repitiendo. Antes mencioné las barcas, pero los barcos son otra cosa. Siempre que viajéis a la costa debéis reservar un día para un paseo en barco. Bien sea de los cortos, una experiencia aventurera, de los largos con comida, de los que pasan por distintos puertos... ¡Lo que sea! Pero una de las mejores sensaciones que conozco es sentir el viento en la cara mientras observas cómo el barco surca el mar rompiendo las olas, o voltear la vista atrás para ver cómo la tierra se aleja lentamente mientras te dejas llevar por ese balanceo. Bueno, yo me voy ya, adiós.



8- Una estancia en el pueblo

Ah... el campo... la naturaleza... Somos unos urbanitas, y eso en verano es un rollo. La ciudad en el curso es perfecta, con tantos planes por hacer y tantas personas que ver. Pero en verano es un radiador de cemento insoportable. El pueblo es tranquilo, hay hamacas en el jardín, hay flores frescas en el patio, los amigos de la infancia a los que hace mucho que no ves, tu familia de allí, la bici sin necesidad de carril... Y pensad que  vuestros abuelos lo agradecerán.




9- Un periodo de staycations

La última moda made in usa. Las staycations (¿Quedarse-caciones?) son las vacaciones de quedarse en casa. No siempre nos apetece salir o nos lo podemos permitir, así que un periodo de ocio en nuestra propia ciudad es otra alternativa a tener en cuenta. Sé que puede sonar cutre, pero, como todo, para disfrutar estas vacaciones hay que saber cómo. Se trata de ver tu propia ciudad desde la perspectiva de un turista, visitando lugares nuevos, museos, restaurantes... Es decir, lo que no hacemos normalmente. Y, aunque nos encante viajar y podamos hacerlo, siempre disfrutamos de un periodo de relax en nuestra propia casa. También se puede conseguir el comportamiento turista mediante una invitación de un amigo de fuera a vuestra casa. Así haréis lo mismo que él cuando le mostréis vuestra bella ciudad.



10- Senderismo en la montaña

Ya valió de turismo, fotos, playa y vagueo en casa. El verano embellece la naturaleza de una forma hipnotizante y hay que disfrutarlo de primera mano. Y el mejor lugar para disfrutar la naturaleza es la montaña, ¿O no? Si a esta idea le sumamos el camping, entonces... ¡Genial! ¿Qué son unas vacaciones sin un camping con tus amigos? Aunque sea un mísero fin de semana con el único sustento de bocadillos que os ha metido mami en la mochila. Lo que sea, pero es una parada obligatoria. El amor a la naturaleza es infinito y debéis conocerlo.



11- Ir a la piscina

Claro que sí, estaba tardando en ponerlo. Es el eterno plan del verano. No hacemos otra cosa. Ya puede ser privada, comunitaria, municipal o natural. A la piscina todo el santo día. Nos cogemos el bolso, lo llenamos de la baraja de cartas, la fruta en tupper, las toallas, la crema y un buen libro. Ya no necesitamos nada más que el agua con olor a cloro para refrescarnos en una tarde de calor abrasador. ¡Viva la piscina!




12- Hacer una hoguera

Y no hablo de las de San Juan, no seamos tan cutres. Hablo de coger unos troncos y hacer una hoguera entre amigos una noche. Para cantar, reír, contar historias, beber... Y si esto se puede hacer en una playa solitaria, el plan aumenta sus diversión en un más mil. 



13- Hacer una barbacoa

Una idea lleva inmediatamente a la otra. Una hoguera está guay. Pero una hoguera con comida... y a pleno día... y con más comida... en el jardín... En fin, la perfección. Solo hace falta añadirle música, bebida y amigos. Seamos sinceros, a los españoles nos encanta cualquier plan que incluya una comida con bebida y con música. Y el verano es la única estación que nos garantiza un buen tiempo para estar fuera.



14- Visitar lugares culturales

No todo en las vacaciones debe ser diversión y agua. Cuando visitamos lugares nuevos en nuestros viajes, lo primero en lo que pensamos es en conocer el entorno, aprender de su cultura, visitar los museos y los lugares históricos... Llamadlo interés por la cultura, curiosidad o como queráis, pero no lo podemos dar de lado por mucha playa que queramos. Las vacaciones son para conocer y descubrir, ya sea en China o en el pueblo de al lado.




15- Cocktails, vestidos, bailes, música... ¡Fiesta!

Eso siempre, por supuesto. Que se note que somos jóvenes deseando vivir el mejor verano de nuestras vidas. Haced fiestas temáticas, ibicencas, en la piscina, salid por el centro, id a una discoteca de la costa... ¡Lo que sea! Pero fiestas miles. Pensad que en invierno luego da muuucha pereza lo de salir con ese frío traumático que no combina para nada con las faldas cortas. Y otra cosa... hay que sacarle provecho al bronceado que tanto nos ha costado conseguir y que tan guapas nos pone.



Por supuesto que hay miles de cosas más que hacer. Desayunar en terrazas con vistas, leer en tumbonas, patear todos los chiringuitos, ponerse hasta los topes de fruta de temporada y helados... Cada cual sabrá cuál es su verano perfecto, pero yo creo que todas estas cosas no deberían faltar en mi verano, aunque las haya hecho miles y millones de veces.

Venga, esas sonrisas fuera, ¡Que hoy ya es verano!














LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...