Con la tecnología de Blogger.

4 sencillas formas de beber 2L de agua al día

Estamos en plena operación bikini y una de las maneras de mantenernos en forma es beber dos litros de agua al día. Lo hemos escuchado millones de veces, nos lo han aconsejado desde distintas fuentes, incluso todos recordamos que una famosa marca de agua mineral sacó un plan de 15 días para adelgazar utilizando este método. Estaban tan seguros de sus resultados que, si probabas que no te había funcionado, decían devolverte el dinero.

Esto es cierto. No sé cuánto de útil es ese plan de 15 días, pero el hecho de que hay que beber dos litros de agua al día para mantenernos sanos es muy cierto. Tiene muchos beneficios, ya que el agua nos limpia por dentro. Uno de estos beneficios es adelgazar o, al menos, ayudarnos a mantenernos en forma.




El problema es que, para los que no estamos muy acostumbrados a beber tanta agua, es algo complicado. Cuando te lo propones suele pasar esto: el primer día lo cumples a rajatabla, e incluso llegas a pensar que podrías beber más; el segundo día repites el proceso con los mismos buenos resultados; el tercero te acuerdas a la mitad del día y ya no te da tiempo; y el cuarto ya te has olvidado de lo que era el agua.

Es por esto que quiero compartir con vosotros algunos truquitos para hacer esto más llevadero. Cada persona es diferente, por lo tanto a unos les servirán unos trucos y a otros, otros. Depende de la rutina, de la cantidad de agua que acostumbremos a beber, de nuestra forma de ser... En fin, que cada persona lo administra como quiere. En cualquier caso una buena organización hace más fáciles las tareas, así que a ver si con alguno de estos trucos encontráis la manera perfecta de tomar al día el agua necesaria.



1- Beber un vaso cada hora

Simple y sencillo. Nada de medir botellas ni de calcular cuánto habéis bebido. Cada cierto tiempo, concretamente una hora, tomáis un vasito de agua, que es una cantidad que no llena y no requiere más esfuerzo. Al final del día habréis tomado más de dos litros y no os habréis dado ni cuenta.


2- Dos botellas de 1l.

Otra manera sencilla es dividir esos dos litros en mañana y tarde. Por la mañana colocáis sobre la mesa (O donde sea que estéis) una botella de un litro y vais bebiéndola a lo largo de la mañana según os apetezca. Por la tarde rellenáis la botella y repetís el proceso. Al ser una botella más pequeña que una de 2l no os parecerá una cantidad abrumadora, y al repartirlo en dos no os llenará tanto como si lo bebierais de golpe.


3- Cuatro botellas de 500cl

Si ver la botella de un litro todavía os parece demasiado, entonces divididlo en cuatro botellas de 500cl. También debéis dividirlo en cuatro momentos del día, para no terminar con tres botellas sin beber a las 9 de la noche. Beber una botella de medio litro es muy fácil. En muchas ocasiones, cuando estamos muy sedientos, nos las llegamos a beber de un trago. Si os esforzáis por ser constantes al tener que estar pendientes del número de botellas que habéis tomado, es una forma muy sencillita.


4- Dos vasos en cada comida

Otra forma parecida a la primera, pero sin la necesidad de ser tan constantes a la hora de beber el vaso, es tomar dos vasos en cada una de las cinco comidas del día, a saber: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Para mí, es la forma más fácil y sencilla. No requiere, como ya he dicho, de mucha constancia, y es un proceso natural, ya que todos bebemos agua en las comidas (Y, si no, habrá que hacer un esfuerzo por cambiar el líquido que se bebe).


Espero que estos sencillos trucos os sirvan de algo y os animéis a ingerir más cantidad de agua. Al cabo de un tiempo os sentiréis muchísimo mejor (Y, si no os devuelvo el dinero). Si vosotros tenéis algún otro truco no dudéis en compartirlo.