Con la tecnología de Blogger.

El green smoothie o batido verde

Supongo que habréis oído hablar de los green smoothies, o, como los llaman por aquí, los batidos verdes de las famosas. Estos batidos comenzaron a hacerse famosos a raíz de ser vistos en las fotos de las famosas, que llevan recipientes transparentes con un líquido verde por la calle. Al principio eran todo un misterio, pero luego salieron a la luz las recetas y la historia de esta bebida, de la mano de actrices healthy como Gwyneth Paltrow o Elsa Pataky.

Alessandra Ambrosio con el batido verde. Fuente: Justjared.com





Han comenzado a ponerse muy de moda últimamente, sobre todo en estas fechas de operación bikini, pues es una forma muy eficaz y cómoda de adelgazar, a base de beber cada día uno de estos brebajes. Pero no solo ayudan a adelgazar, sino que, al estar hechos únicamente de ingredientes naturales, ayudan a cuidar la piel, el cabello y, en general, el bienestar anímico.

Evidentemente, no se adelgaza mágicamente bebiendo uno de estos batidos verdes al día, ni de ningún modo sustituyen comidas. Se acompañan junto a una dieta ligera y completa y una rutina de ejercicio. Son muy sanos porque están hechos exclusivamente con frutas y verduras frescas que todas las personas pueden encontrar en la frutería más cercana y el supermercado, es decir, nada de plantas extrañas o de elevado coste.

Bien, pues hoy voy a enseñaros cómo se elaboran. Los ingredientes que se utilizan son totalmente variados, quiero decir, no hay una receta específica, sino que cada persona debe encontrar su sabor a base de mezclar frutas y verduras que le gustan en la justa medida. Pero que no os entre el pánico, que os voy a dar unos consejos para elaborarlos a vuestro gusto. La receta que os voy a dar es la más conocida, pero, como ya he dicho, se pueden hacer con cualquier cosa. ¡Y están buenísimos!

¡Consejo!: Si podéis, para un mejor efecto de este batido, hacedlo con frutas y verduras ecológicas, que son mucho más sanas.



Lo que vamos a necesitar es:

-Una batidora de vaso (Estilo americano)
-Agua
-Hierbabuena
-Espinacas
-Un pepino
-Un limón
-Una pera



PRIMER PASO: Vamos a trocear y pelar la pera y el pepino, para que estén listos para echarlos directamente en el vaso posteriormente. Los dejamos en cuencos separados.

SEGUNDO PASO: Echamos las espinacas en el vaso de la batidora. La medida sería, más o menos, una taza, aunque podéis medirlo directamente con la mano. Si echáis un puñado será la cantidad justa para vosotros.

TERCER PASO: Echamos la pera y el pepino troceados en el vaso de la batidora.

CUARTO PASO: Echamos unas hojitas de hierbabuena, cada uno la cantidad que desee. Más o menos unas seis podrían estar bien, pero, repito, esto es al gusto.

QUINTO PASO: Partimos el limón a la mitad y lo exprimimos sobre el vaso de la batidora ayudándonos, si es necesario, con un tenedor.

SEXTO PASO: Echamos un vaso de agua.

SÉPTIMO PASO: Batimos. Aseguraos de cerrar bien la tapa de la batidora. El tiempo de batir es muy relativo, así que fijaos bien, y cuando veáis que está lo suficientemente líquido parad.

¡Y ya está! Si lo hacéis veréis que el resultado es un líquido verde, pero, no os asustéis, que está muy rico. Un consejo de consumición: bebedlo rápido porque la pulpa asciende dejando el líquido al fondo del vaso y no resulta muy agradable (¡Doy fe!).



¡Por último! Como os he dicho anteriormente, esta no es la única receta, solo la más famosa en España. Como habéis podido comprobar, esta bebida se realiza simplemente mezclando diversas frutas y verduras, por lo que podéis crear combinaciones infinitas. Lo que se suele hacer (Y yo estoy en este proceso) es ir probando combinaciones de diversas piezas de fruta hasta dar con la que más te gusta. Un consejo: empezad utilizando más piezas de fruta que de verdura hasta que os acostumbréis al sabor, y después id invirtiendo las dosis hasta incorporar más verduras que frutas.

Os voy a enseñar con una imagen ilustrativa cuales deben ser las dosis idóneas para crear vuestras propias combinaciones. Pero cuidado, que sale una gran cantidad de líquido (Vamos, que te sale batido para dar y regalar, literalmente).


Espero que os gusten y que os paséis a la moda de los batidos verdes, que son fáciles de hacer, muy sanos, y están muy buenos. Prometo que si algún día doy con otra receta que esté rica de este tipo de batidos la compartiré con vosotros. ¡Disfrutadlos!