Con la tecnología de Blogger.

Receta: Sorbete de sandía sin alcohol

Estamos a punto recibir el verano con los brazos abiertos. De hecho, las altas temperaturas ya nos han hecho sacar el bikini del fondo del armario (Al menos a mí) y calentar la muñeca para darle al abanico. Dentro de una semana comenzaremos la más calurosa de la estaciones, utilizando la mínima excusa para tomarnos un buen cocktail fresquito a la sombra con nuestros amigos.

Sin embargo, lo de los cocktails voy a dejarlo para cuando sepa hacerlos (Que será pronto, pronto). Pero tranquilos, no os voy a dejar en este casi verano sin algo refrescante para tomar en vuestra terraza. Es por eso que hoy os traigo una sencilla receta para hacer un delicioso y fresquito sorbete de sandía. Además, hoy es sábado y la noche hay que aprovecharla (Y, si puede ser con un vestido sin mangas, mejor). No seais perezosos y hacedles esto a vuestros amigos. Os querrán para siempre, os lo digo yo.







Os diré lo que vamos a necesitar: 
-750 gramos de pulpa de sandía
-8 cucharadas de azúcar
-Agua

PRIMER PASO: En un cazo echamos un vaso de agua. Posteriormente echamos el azúcar. Esta mezcla la calentamos al fuego hasta que veamos que el azúcar se ha derretido. De este modo obtenemos almíbar.

SEGUNDO PASO: Le quitamos a nuestra pulpa de sandía todas las pepitas que tenga. Después la batimos bien con la batidora.

TERCER PASO: Mezclamos el almíbar con la pulpa de sandía batida, removiendo bien con una cuchara de madera. Una vez bien mezclado, echamos la masa en un molde para congelador, y lo metemos ahí.

CUARTO PASO: Esperamos el tiempo que sea necesario hasta comprobar que nuestra masa de sandía se ha casi solidificado en el congelador.

QUINTO PASO: Sacamos la mezcla del congelador. Lo batimos con un tenedor para que quede suelto. Después, lo volvemos a introducir en el congelador.

SEXTO PASO: Con un margen de tiempo antes de servirlo, lo sacamos del congelador.

SÉPTIMO PASO: Ya está hecho, pero queda la preparación para servirlo. Para que quede vistoso, lo distribuimos en las copas que salgan (No se puede dar un número exacto, porque depende del tipo de recipiente en el que se quiera meter) y lo adornamos con una sombrillita u otro tipo de objeto decorativo que venga con un palito. También podemos añadirle a la copa una pequeña rajita de sandía.


Una vez que se tiene hecha la masa, se pueden hacer diferentes creaciones infinitas. Como se puede comprobar en la imagen, podemos meter la mezcla dentro de la sandía que hemos vaciado y añadirle otras frutas y hierbabuena. También se puede congelar en moldes de polo para hacer helados, o se puede servir en forma de bolas en un cuenco, o introducir sobre la cáscara de un cítrico para que le de un contraste de sabores.

Al estar hecho sin alcohol, se puede tomar a cualquier hora del día y es apto para todos los públicos. Es muy sano porque está hecho de fruta y muy, muy fresquito, para esas tardes calurosas en casa, en la piscina, por la noche... En fin, que las posibilidades son muy amplias.

Hasta la próxima receta y ¡Recordad no achicharraros!