Con la tecnología de Blogger.

DIY: Instagram Bookmarker

A todos nos encanta Instagram. Es una forma original de editar nuestras fotos y mostrárselas al mundo. En cierto modo, la cuenta de IG de una persona dice mucho de ella y, ¿Para qué negarlo?, nos sentimos un poquito coquetos enseñándolo cuando estamos orgullosos de lo que tenemos. Sin embargo, Instagram solo es una app en la que, como Twitter, nuestras fotos antiguas se van quedando en el olvido más absoluto, cuando muchas de ellas pertenecen a momentos especiales que en su día quisimos compartir y que nos gustaría poder mantener en el recuerdo.

Bien, pues es hora de sacar esas fotos de ahí y darles un significado más especial en nuestra vida diaria. Hoy os voy a enseñar cómo realizar de forma sencilla un marcapáginas con vuestras fotos de Instagram que más os gusten. Así las veréis cada vez que abráis el libro que estéis leyendo.




Manos a la obra.

PRIMER PASO: Debemos entrar en la web de IG de Internet, no la app del móvil, para elegir las fotos que deseamos poner. Yo recomiendo que sean cuatro, aunque cada persona puede poner las que desee. También se puede conectar el móvil al ordenador y pasar las fotos, eso como prefiráis. Para mí es más cómodo así, aunque no se puedan guardar los fotos directamente.


Yo para mostraros cómo se hace voy a elegir fotos impersonales en las que no aparezcan mis amigos, por si acaso no quieren aparecer en el blog.

SEGUNDO PASO: Creamos una plantilla con Photoshop. Esto podéis hacerlo como vosotros queráis, siempre y cuando el resultado sea el mismo.

Abrimos un documento nuevo a medida, que sea de 5,5 cm de ancho y 21 cm de largo. Después abrimos las fotografías y, una por una, las cambiamos de tamaño, de forma que queden dentro del marcapáginas, pero con un margen entre ellas. Por ejemplo, yo las he dejado en 4x4 cm. Tened cuidado con la resolución, que debe ser de 240.

Un vez que ya las tengáis todas en 4x4 cm, las seleccionamos una a una con la herramienta de marco rectangular, copiamos y pegamos en el nuevo documento. Ayudaos con la regla, la cuadrícula y las guías para que queden todas las imágenes a la misma altura y con la misma distancia unas de otras.

Debe quedar algo así:


TERCER PASO: Guardar e imprimir. El tipo de papel no debería ser folio, pues un marcador de folio es muy endeble, pero tampoco tengo uno específico para aconsejaros. Puede ser en papel fotográfico, en cartulina, en papel fotográfico mate (No tiene brillo, pero es fuerte)... Eso ya depende de cómo queráis el material a criterio propio o lo que podáis conseguir. Yo lo he imprimido en un papel más grueso que el folio, pero sin brillo, de tamaño DIN A5.



CUARTO PASO: Recortar. Mejor si podéis con guillotina, pero si no con tijeras. Cuidado con los centímetros que debe tener, pues el papel, si es blanco, os va a tapar la medición de photoshop.



Y... ¡Listo!



Ya tenemos nuestro bookmarker listo para empezar a usarse. A partir de aquí, todo lo que queráis hacer con él es detalle personal. Podéis forrarlo para que adquiera brillo y dureza, o añadirle dibujos y color, o, si es para regalo, escribir una dedicatoria, o también hacerle un pequeño agujero para ponerle un lacito fino. Las posibilidades son infinitas, pero el objeto en sí es este.





Espero que os haya gustado la idea y que la pongáis en práctica algún día.