martes, 19 de agosto de 2014

OFF Day

Llego de vacaciones y estoy más cansada que de costumbre. Es ridículo pensarlo, pero es cierto: necesito un descanso de las vacaciones. Aunque, en realidad, no es tan raro, ¿Cierto? En las vacaciones no descansamos en realidad. Si somos del interior y vamos a la costa, nos pasamos la semana yendo a la playa. Si somos de ciudad y nos vamos al pueblo, nos pasamos la semana corriendo de aquí para allá. Y, si no, a parques acuáticos, a hacer senderismo, a visitar ciudades desconocidas...

En fin, no paramos. En mi caso, por si no lo había mencionado, tengo un problema añadido: la ansiedad. No, no tengo ansiedad, pero por razones que desconozco los viajes y las despedidas me la provocan los dos primeros días. Me siento desubicada (El tiempo, la hora, la ausencia de rutina...) y alejada de todo lo conocido, aunque en muchas ocasiones no sea cierto. Ya he dicho que soy una persona muy organizada que necesita un plan constantemente, y la falta de éste me pone de los nervios. Sé que llegará un día en que el trabajo me generará tal estrés que lo aborreceré, pero de momento es lo que hay.

Llego a mi casa, veo a mi gato, miro por mi ventana, huelo mi ambientador, me tumbo en mi cama... Relax. Echaba de menos mi hogar, aunque no sea un destino paradisíaco y no tenga piscina. Y, ¿Sabéis lo que necesito con urgencia? Lo que yo llamo un "OFF Day".




No sé si tiene sentido o no, pero me gusta llamarlo así por una razón muy simple: estoy OFF para el mundo. Es decir, apagada y fuera de toda cobertura. Es un día en el que no salgo de casa, no me visto, no me maquillo, y no atiendo a nadie. Todo esto con unos calcetines bien gruesos, ¡Qué les den a las zapatillas!

Pero no soy la única, ¿Verdad? Los lazy days son un clásico para todo el mundo, el día de desconexión universal. Creo que hay una especie de rituales que todos llevamos a cabo en este día de vagancia por excelencia. Y, por supuesto, estos días tienen sus propias reglas. ¿Queréis saber las mías?

1- Pijama siempre: Y, si no es un pijama, es un intento de chándal. La norma es estar lo más cómoda posible. Con jersey, pijama, leggings, sudadera... Da lo mismo. Por supuesto varía con la estación. En pleno verano lo del jersey no es muy apetecible (Salvo si sois del norte, en cuyo caso es una necesidad).

2- Al día con las series: Tantos capítulos pendientes... ¡Hay que ponerse al día! Mad Men, Pretty Little Liars, Once Upon A Time...  Un cuenco de palomitas urgentes.

3- Ritual de belleza: Todos esos cosméticos que hemos comprado y no hemos probado aún, una mascarilla relajante, exfoliación profunda, ese tutorial de peinado que nunca tuvimos tiempo de intentar copiar... Es el momento de gastar el tiempo en innovación de belleza. Total, nadie nos va a ver y no vamos a salir con ningún estropicio...

4- Taza en mano: Un té, una infusión, un chocolate, un café, leche... Es hora de tumbarse y disfrutarlo tranquilamente. Es tiempo de relax.

5- Experimentación culinaria: Esa receta de cupcakes que llevamos tanto tiempo queriendo intentar y nunca hemos tenido el momento apropiado. Hay tiempo para fallar, para rehacer y para disfrutar del primer bocado delicioso.

6- A ponerse al día: Un buen repaso a las redes sociales, a los blogs, a las últimas noticias... y a las revistas de moda, sobre todo eso. 

7- Nuestra amiga la manta: Es obligatorio, salvo en los días calurosos. El sofá se siente vacío sin ella, y nosotros nos sentimos desprovistos de su amor. Es el día ideal para pasar en pareja... con nuestra mantita.

8- Un buen libro: Uno, dos, tres capítulos... ¿Por qué parar? Tenemos todo el día para pasarlo entre páginas, sin remordimientos. El mundo ahí fuera puede esperar. El libro ya ha esperado demasiado.

9- Guarradas: No lavarse el pelo es una guarrada, pero no me refiero a ese tipo de guarradas, sino a las que tienen muchas, muchas calorías. Chocolate a mogollón, pizza, tortitas con sirope de arce, helado... Si dejamos nuestra vida social (Para bien) a un lado por un día, el gym también, o las zapatillas de running, o la bici. Nos lo podemos permitir, trabajamos mucho, ¿No?

10- De música ligera: Ese tipo de música suave que no ponen en Los 40. Algo como Pentatonix, Plumb, Secondhand Serenade... Es la BSO de nuestro día, no importa lo que estemos haciendo.

11- We Heart it + Tumblr: Es la actividad número uno en mi agenda de los OFF Days, con una buena base musical, como he señalado antes. Buscar cosas aleatorias, encontrar fotos, subirlas a Tumblr. Me encanta la fotografía, más si es de paisajes lejanos.

12- Una película: Es un must, y lo mejor para terminar el día. Lo que yo suelo hacer es coger un cuenco de helado con canela, acomodar los cojines de mi cama en modo cine, escoger una película de mis marcadas como pendientes, recostarme con mis gafas de "no me apetece llevar lentillas hoy" y disfrutar (Y puede que quedarme dormida...).


Y a vosotros, ¿Os gusta tener vuestros propios OFF Days?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...