Con la tecnología de Blogger.

Reseña: Chicas de Brooklin

Encontré esta novela de pura casualidad en la sección de libros de El Corte Inglés, en una de esas tardes en que me dedico a mirar libros (Y otras cosas) con una amiga. Lo hacemos en verano por el aire acondicionado. Y en invierno por la calefacción. Porque hay momentos en los que, simplemente, no se puede andar por la calle. Y porque, ¡qué demonios!, nos encanta la literatura.

Lo que me cautivó de este libro fue... el título. No porque sea brillante, pero sí por el momento que vivía. Acababa de terminar de ver Sexo en Nueva York y sentía un vacío emocional de ficción femenina en la gran manzana. Pensé que sería buena idea leerlo, y al tiempo, cuando terminé Hush, Hush, volví a por él. Y no me arrepiento de nada.



SinopsisCinco amigas: Pia, Madeleine, Angie, Coco y su hermana Julia, comparten una casa en Brooklyn. Todas son jóvenes, acaban de mudarse a Nueva York y tratan de cumplir sus sueños. Sin embargo, encontrar su camino en la vida no será fácil. Pia consigue su primer trabajo, en una agencia de relaciones públicas, pero una semana después de incorporarse, ya lo ha perdido. Todo por culpa de unas fotos comprometedoras colgadas en Facebook de una fiesta que se le fue de las manos. Así que con sus 22 años y una licenciatura en Historia del arte, Pia se ha quedado sin blanca, sin experiencia, sin perspectivas laborales... por no hablar de las amorosas. Pero se deja llevar por la inspiración. ¿La solución? Nada menos que lanzarse a la conquista de los estómagos de los neoyorquinos a pie de calle, con una camioneta de tercera mano, y vender platos sencillos y saludables. Chicas de Brooklyn es la primera entrega de una encantadora serie sobre un grupo de veinteañeras y los retos, los desamores y las alegrías que las unen.


Antes de nada, hay que poner las cosas en su lugar. Chicas de Brooklyn no es una obra maestra literaria, sino una novela juvenil veraniega. No hay que juzgarla mal.

Perfecta para chicas como yo, de 22 años, que empiezan su vida laboral adulta tras terminar la universidad. Es divertida y entrañable. Chicas que viven solas compartiendo una casa en Brooklyn y, aunque tienen sus roces, terminan siendo como hermanas, cada una con su forma de ser.

Habla de problemas juveniles: el primer empleo, las broncas con los padres, la búsqueda de un futuro, las relaciones (Tanto los típicos exnovios como los flechazos), la convivencia, el aspecto físico... Es un desahogo para chicas de nuestra edad, pues te das cuenta de que todo lo que te pasa por la cabeza, los miedos, las inseguridades, las sufrimos todas por igual.

Tiene un estilo muy coloquial. Está escrito en primera persona por la protagonista y es como si ella, Pía, le hablase directamente al lector de la misma manera en que le contaría las cosas a una amiga íntima. Con sus tacos, sus expresiones coloquiales, sus pensamientos momentáneos... Todas esas cosas que pensamos de manera natural cada día, cuando vemos a una persona, lidiamos con nuestros padres o tenemos una conversación.

Es entretenida, aunque pienso que en momentos se pasa de "normal" con las situaciones cotidianas de la protagonista. Sin embargo también tiene partes en las que el lector lo pasa mal, pues la trama se tuerce poniéndole las cosas muy crudas a Pía. Quiero decir que no todo es felicidad, chicos y cosmética, también hay una trama detrás.

Los peros que yo le pondría... En los diálogos utiliza la autora demasiadas exclamaciones. Nadie está siempre tan emocionado hablando a cada minuto del día. Y a veces la literatura se pasa de básica, es decir, muy fácil y sin mucha trascendencia. Y, por último, creo que pinta la vida demasiado bonita, como si ganar dinero con un camión de comida fuera tan sencillo.

En resumen, una preciosa novela veraniega. Fresca, fácil de leer y de entender, con la que cualquier chica se va a sentir identificada. Además, motiva mucho en eso de luchar por lo que uno quiere, porque te enseña a perseguir tus sueños y hacerlos posibles poniendo un poquito de esfuerzo y seguridad en uno mismo. Sí, definitivamente, lo recomiendo.

PD: ¡Tiene segunda parte!