sábado, 25 de octubre de 2014

DIY: Calabaza de Halloween / Carved pumpkin

¡Ya está aquí la reina de Halloween! La famosa, famosísima calabaza que todos conocemos como un símbolo de esta festividad, pero que casi nadie en España hace.



Yo pensaba que esto se debía a que somos unos sosos con las fiestas, casi nadie tiene tradición de Halloween, y que a la mayoría aún le asquean las americanadas en general y esta en particular. Pero el año pasado empecé a creer que se debía a las propias calabazas. En fin, que en muy pocos sitios venden las calabazas redondas, pues lo normal es comprar las calabazas de cacahuete.

Este año decidí hacerlo para el blog, así que conseguí unas calabazas redondas y me puse manos a la obra. ¡Ha sido una de las cosas más divertidas y emocionantes que he hecho para el blog! Realmente deseaba tener una "excusa" y tenía muchísimas ganas.

Si vosotros también tenéis muchas ganas de hacerlo... ¡Vamos! El proceso es muuuuy simple, tan simple que te hace realmente preguntarte por qué casi nadie lo hace aquí. Además es divertido de hacerlo con más gente y customizar la calabaza de miles de formas diversas. Yo os enseño la básica, que a mí las artes no se me dan muy bien.



Necesitaremos:

-Calabaza redonda
-Cuchillo de fruta
-Lápiz
-Cuchara grande
-Vela
-Encendedor o velas


Paso a paso:



PRIMER PASO: Con un cuchillo le cortamos "el sombrerito" a la calabaza. No lo tiramos, pues luego se lo tenemos que volver a poner.



SEGUNDO PASO: Vaciamos la calabaza quitando toda la pulpa de dentro y las pepitas con una cuchara, que no quede nada.





TERCER PASO: Con un lápiz trazamos las formas que vamos a recortar. En la básica sería la clásica cara terrorífica con ojos de triángulos, pero se pueden hacer todo tipo de formas.



CUARTO PASO: Con el cuchillo cortamos por las líneas de lápiz. Después, si quedan marcas, se pueden borrar con una goma normal.



QUINTO PASO: Metemos una vela en el interior y la encendemos. Yo usé una velita vertical para que fuera más fácil prenderla, ya que no tengo encendedor largo, y la encendí con cerillas, ya que con un mechero me habría quemado. Una vez encendida tapamos la calabaza con su sombrerito.



y... ¡Ya está! Más fácil, imposible.







Como podéis imaginar las posibilidades son infinitas, desde pintarla, hasta esculpirla o crear dibujos luminosos.



Espero que os haya gustado el tutorial y os haya servido de algo.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...