Con la tecnología de Blogger.

Receta: Cupcakes de búhos (¡Sorpresa!)

En mi último post que empleé como una anticipación a todo el contenido que iba a venir a partir de esta semana, os hablé de unos cupcakes sorpresa. Pues... ¡Aquí están! ¡Cupcakes de búhos!




Y os preguntaréis... ¿Y por qué narices era una sorpresa? Vale, para vosotros no lo era exactamente, pero los estaba haciendo para el cumpleaños de mi novio y no podía revelar nada. Pero ahora que a él ya le han encantado, toca que os encanten a vosotros. ¿Os animáis a probar?






La receta es de una revista. Bueno, solo la forma de los búhos, en realidad, la receta la hice yo a mi manera. Ya sé hacer recetas sola (¡Yuhu!), así que voy a mi rollo y solo copio lo que es el modelo. Dicho todo, vamos con ello, paso a paso.




Ingredientes:

-Para la base:
*115 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
*3 huevos
*220 gramos de azúcar
*200 gramos de harina de repostería
*1 cucharadita y media de levadura
*1 cucharadita de extracto de vainilla
*120 mililitros de leche

-Para la buttercream:
*250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (¡Muy importante!)
*250 gramos de icing sugar
*1 cucharadita de extracto de vainilla
*Colorante rosa en pasta o líquido
*Colorante azul en pasta o líquido

-Para la decoración:
*Fondat blanco
*Fondant naranja
*Fondat negro
*2 cajas de galletas Oreo (O sucedáneo, yo usé la marca del súper)


Preparación de la base:

A ver, yo esta vez he partido de cupcakes de vainilla hechos, es decir, que no fotografié la preparación porque lo importante no era eso. Considero que ya os enseñé la vez anterior. Sin embargo, sí que lo voy a explicar por aquí, porque tampoco quiero que os estéis mirando por mi blog la receta de la base y perdiendo el tiempo, y porque ya dispongo de la batidora buena y no quiero que lo hagáis con una batidora de mano, sino con una amasadora.

PRIMER PASO: Tamizamos la harina con la levadura en un bol y reservamos.

SEGUNDO PASO: En el bol de la amasadora ponemos la mantequilla con el azúcar y batimos a velocidad baja.

TERCER PASO: Vamos incorporando los huevos uno a uno, dando tiempo a que se vayan integrando. No dejamos nunca de batir, es decir, que la amasadora vaya batiendo solita y nosotros ya le vamos echando las cosas.

CUARTO PASO: Echamos poco a poco la mitad de la harina que habíamos reservado.

QUINTO PASO: Mezclamos la leche con el extracto de vainilla y lo echamos en el bol de la batidora.


SEXTO PASO: Echamos la otra mitad de la harina.

SÉPTIMO PASO: Una vez terminada la masa, dejamos de batir y precalentamos el horno a 180 grados. Ya os he dicho que lo "normal" es precalentarlo al inicio de la receta, pero no es seguro si el horno no es 100% eficiente (como el mío...), ya que la receta se os puede complicar u os pueden pasar mil cosas y el horno se puede calentar en exceso. Acordaos de utilizar un termómetro de horno para controlar esto.

OCTAVO PASO: Mientras se precalienta, colocamos en la bandeja del horno el papel de horno, sobre el cual pondremos el molde de los cupcakes. Colocamos las cápsulas en los moldes. Yo puse 6 cápsulas rosas para los búhos rosas y otras 6 azules para los búhos azules.

NOVENO PASO: Con ayuda del aparatito de hacer bolas de helado (No sé su nombre), echamos una dosis de masa en cada cápsula. ¡Ojo! Solo una, ni más ni menos. Por eso se utiliza el bicho este, porque pone la cantidad exacta y es más fácil.

DÉCIMO PASO: Horneamos 20 minutos a 180 grados, calor arriba y abajo, con la bandeja a altura media-baja. Como los hornos no son perfectos, el preferible darle la vuelta a la bandeja pasados 10 minutos, para que los de delante y los de detrás tengan las mismas condiciones.

UNDÉCIMO PASO: Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde 5 minutos. Después los sacamos (Yo utilizo unas pinzas de comida para sacarlos sin quemarme) y los colocamos en una rejilla para que enfríen del todo. Hasta que no estén del todo fríos no se les puede decorar, ¿Vale?



Truco de la doble cápsula para que quede más bonito.


Y aquí es de donde va a partir mi explicación visual. ¡Vamos a hacer los búhos!


Preparación de la buttercream:

Como no va a tener ningún sabor especial, vamos a hacer la básica, la crema de mantequilla de toda la vida. Esto es así porque lo importante es que coja el color, no el sabor. Aún así yo le echo vainilla, porque si no es un poco asquerosete.

PRIMER PASO: Tamizamos el icing sugar, directamente en el bol de la amasadora. ¡Importante! Con una batidora de mano no se consigue. La masa de la base se puede hacer hasta batiendo con una cuchara de madera, pero una buttercream consistente es imposible sin una ayuda técnica. Yo os aviso.

Icing sugar de María Lunarillos

SEGUNDO PASO: Echamos la mantequilla.



TERCER PASO: Cubrimos el bol con un paño, ya que el icing es muuuuy fino y os podría dejar la cocina hecha un verdadero asco, porque salta. Batimos durante un minuto a velocidad baja. Después subimos a velocidad alta y batimos durante 5 minutos.

Este es mi trapito de cocina cuqui para cubrir el bol.

CUARTO PASO: Añadimos el extracto de vainilla y batimos otro minutito.

Así tiene que quedar

QUINTO PASO: Ya está, ahora viene el problema. La mitad de los búhos van de rosa y la otra mitad de azul, así que tenemos que sacar la mitad de la buttercream y apartarla en un bol. La otra mitad la dejamos en el bol de la amasadora y le echamos dos gotas de colorante rosa. ¡Repito! solo dos gotas, porque es muy potente. Ayudaros con un palillo. Cuando digo dos gotas que quede claro que el de pasta (que es el que usé, el de Wilton), no cae literalmente, es decir, tenéis que mezclar la gotita del palillo con la buttercream, y ya veréis que enseguida coge color. Después batimos otro tanto a velocidad alta, hasta que veáis que está rosa del todo.

Colorantes en pasta de Wilton.

Reservamos la mitad de la buttercream en un bol aparte.

¡Rosa!

SEXTO PASO: Reservamos la butter rosa, limpiamos el bol bien, echamos la otra mitad reservada y hacemos lo mismo pero con el colorante azul. Después también reservamos.

Aclaro: Yo no lo hice exactamente en este orden, pero si lo explico tal cual lo hice os vais a liar. Es mejor así. Pero es importante que sepáis que si hace mucho calor en vuestra ciudad, casa o cocina, la butter se va a derretir. En Salamanca no pasa nada por dejarla a temperatura ambiente, para que os hagáis una idea.


Decoración:

Es hora de sacar la manga pastelera. Si os soy sincera no sé muy bien cómo abordar esto, porque no sé si dar por sentado que sabéis utilizarla o que no... Bueno, haremos un híbrido de la explicación.

Vamos a usar la boquilla 18 de JME, que es una boquilla abierta de estrella, también sirve la 21 de Wilton o parecidas. En cuanto a manga pastelera, es mejor utilizar mangas de plásticos desechables, porque lavar la manga es un rollo, ya que la mantequilla la pone asquerosa. Dentro de las desechables, mejor que sea de las que tienes que cortar tú la parte del pico, porque las que ya vienen cortadas pueden no adaptarse bien a la boquilla. Para esto no necesitaremos adaptador, ya que solo utilizaremos una.




PRIMER PASO: Damos una capa de crema a los cupcakes, para que después se adapten bien las formas.



Inciso: No todos los cupcakes salen bien, mirad estos de arriba. Se han quemado un poco y se han subido demasiado. Cuando os pase, no hay problema, se les corta la parte saliente y se tapa con buttercream. Os aseguro que no se nota nada de nada.

SEGUNDO PASO: Rellenamos la manga con toda la buttercream rosa. Después la cerramos sin que quede aire en la manga, enrollando el plástico sobrante desde arriba. Se aprieta desde arriba a la vez que se sujeta, con una sola mano. La otra es para sujetar o bien el cupcakes o bien la manga desde abajo, pero sin apretar.

TERCER PASO: Hacemos tres filas de estrellas con la manga en el cupcake. Para ello la colocamos totalmente recta sobre la magdalena y apretamos un poquito, después soltamos y retiramos. Lo que queda lo llamamos estrella. Se lo hacemos a todos los rosas.

CUARTO PASO: El resto del cupcake lo cubrimos con columnas de conchas. Para ello colocamos la manga a 45 grados, apretamos un poquito, estiramos sin apretar, volvemos hacia atrás y volvemos a apretar, soltar y estirar. Repito: Apretar, soltar, estirar, volver hacia atrás, apretar, soltar, estirar, volver... Y así. Al mirar la imagen os saldrá intuitivo, ya lo veréis.



QUINTO PASO: Tiramos esa manga y cogemos una nueva. Limpiamos la boquilla y la colocamos en la nueva manga. Rellenamos ésta de azul y repetimos el proceso con los cupcakes azules.



SEXTO PASO: Ahora que ya tenemos todas las bases de azul y rosa, vamos con los ojos. Sacamos el fondant blanco, solo un cachito. Lo amasamos con ayuda de un rodillo sobre una superficie plana espolvoreada con azúcar glass (Para que no se pegue). Con un boquilla tamaño Wilton (La de la imagen es la 2D) hacemos circulos que serán los ojos. Éstos se colocan sobre las filas de estrellas en los cupcakes.


SÉPTIMO PASO: Cuando ya están todos los blancos guardamos el fondant envuelto en film transparente (¡Nunca en la nevera!). Sacamos el negro para hacer la pupila. Yo me ayudé con una boquilla de las de plástico, que son más pequeñas, para hacer el círculo. Los circulitos los colocamos pegados sobre el blanco. Normalmente se pega solo, pero a veces se necesita pegamento especial.





OCTAVO PASO: Partimos galletas Oreo por la mitad. Un corte rápido y tajante para que no se rompan. Cada mitad la colocamos pegada en la buttercream a cada lado para simular las alas.




NOVENO PASO: Sacamos el fondant naranja. Con él hacemos pequeñas peritas que serán el pico y colocamos una debajo de los ojos de cada cupcake.



DÉCIMO PASO: Con este mismo fondant hacemos peras más pequeñitas que serán las garras. Ponemos 3 y 3 en cada cupcake.



Opción: Se pueden partir pequeños triángulos de Oreo para hacer las cejitas y colocarlos en la parte de arriba de los ojos. Mi experiencia me dice que no queda muy bien, pero si alguien lo quiere hacer, puede perfectamente.

Y... ¡Tachán! Ya tenemos unos plumosos muy dulces.





Espero que os haya gustado la receta y lo intentéis hacer, que no es difícil.