domingo, 28 de diciembre de 2014

Lo mejor de 2014

Es el último domingo del año y, como domingo que es, debería seguir teniendo mi tradición de publicar un top 5, pero como es el último del año voy a cambiarlo por un top anual, haciendo un poco de balance con lo que más me ha marcado este 2014.

Para mí ha sido un año clave. He vivido muchas cosas importantes, he pasado de etapa, he madurado... En tan solo unos meses puedo decir que no soy la persona que era antes en muchos sentidos. A veces echo de menos a esa persona que era, porque he perdido cosas posiblemente buenas, pero luego me doy cuenta de que todos esos cambios son para mejor.

Llevo mucho tiempo reflexionando a cerca de todo esto, porque tengo la sensación de que ahora el futuro está más cerca que nunca. Ese futuro que parecía tan y tan lejano, del que hablaba casi como una ensoñación, temiéndolo e idealizándolo a partes iguales. Ese futuro con el que decíamos "Cuando yo sea mayor..." o "Más adelante, cuando me vaya de casa...". Pero todo es ya, es dentro de nada, a la vuelta de la esquina. Y me planteo si lo he enfocado bien, si me tendría que haber preparado mejor, si realmente estoy preparada, si todo cuanto he hecho este año me acerca más a la persona que quiero ser.

En general ha sido un buen año. En la nochevieja de 2013 me dije a mí misma que 2014 sería mi año, y creo que lo he conseguido. Cierto es que no he hecho todo lo que pretendía, pero me he acercado bastante y sé de buena fe que en 2015 se hará. Por fin sé lo que quiero y estoy enfocada a conseguirlo.

Ahora comparto con vosotros lo mejor de este 2014 que ya se nos va en unos días:


1- Mi graduación.

¡Estoy graduada! Se puede decir que tengo una carrera y soy alguien (relativamente). Pero lo más importante es que he pasado una etapa muy destacada de mi vida. Parece una tontería, pero las cosas se ven muy diferentes ahora, como si algo en nuestro cerebro se hubiera activado de repente. Y hay miedo, claro que lo hay, y mucho. Porque todo parece estar mal, porque no sabemos lo que queremos, porque nos da la sensación de que una carrera no ha servido para nada... Pero es todo falso, es inseguridad, y se supera con el tiempo. Hay todo un mundo se posibilidades ahí fuera, lejos de nuestra zona de confort, y yo todo lo que pueda ofrecerme el mundo, lo quiero.

Los primeros días tras la graduación fueron muy raros, me sentí vacía. Necesité tiempo para adaptarme a mi nueva situación y pensar qué era lo que quería de mi vida. Por suerte, poco a poco lo voy descubriendo y me va gustando el rumbo que tomo.

¡Ah! Y no se puede olvidar el acto en sí, por supuesto. Estuve tanto tiempo pensando en el vestido y en los zapatos y en todo... y al final encontré el vestido perfecto. Fue un momento muy emocionante que nunca olvidaré.

Con mi amiga Nerea y con mi padre (¿A que somos clavados?)


2- Máster de guión.

Recuerdo que yo decía que ni de coña sería guionista, que yo quería estar delante de la cámara, no detrás. Al poco tiempo ya tenía claro que iba a hacer el máster de guión. Ya veis mi seriedad. El caso es que me di cuenta de que lo mío siempre fue escribir, que me lo decían desde el colegio. Pero lo mío no es el guión, en realidad, y sigo queriendo estar delante de las cámaras y no detrás, pero sí lo es la literatura. Me animé pensando que me ayudaría a escribir mejor, y al final... fue mucho más.

He conocido a gente maravillosa, me he reído como nunca en clase, me lo he pasado bien trabajando, y, aunque al principio todo eran nervios, ahora no me arrepiento de nada y ya me asusta que llegue junio y todo termine. Gracias a esto he llegado a ser una persona que nunca pensé que sería.


Así trabajamos los guionistas



3- Running.

Yo era una de esas personas que miraba a los corredores preguntándome: ¿Por qué? De todo el deporte lo que menos me gustaba era correr. Podía montar en bici, hacer senderismo, hacer fitness... Pero el running no. Y yo escuchaba a todo el mundo decir: es que es genial, engancha muchísimo, te ahorras el gym... Me picaba el gusanillo, pero nunca me decidía, en parte porque no quería correr sola y nadie se animaba.

Mi historia empezó un día que estaba tan mal en casa que, sin pensármelo dos veces, me puse la ropa de deporte y sale a correr a un senderito que hay cerca de mi casa. Me encantó. El aire, la naturaleza (era primavera), la sensación al llegar a casa... Todo. Decidí comenzar un plan para correr una 5k y empecé a salir casi todos los días, según mandaba el plan. Ha sido lo mejor que he hecho en mi vida.



4- El blog.

Este blog tiene, aquí donde le veis, casi cinco añitos, y el pobre ha sufrido muchos cambios, tanto de contenido como de cara y nombre. Pero creo que este año por fin ha encontrado su lugar, y yo con él. Aún se pueden encontrar los antiguos textos que yo subía, pero su etapa cambió para dar lugar a algo que me encanta: el lifestyle.

Llevaba muchísimo tiempo queriendo darle ese giro a mi vida y lo hice a partir de aquí. Conocí muchos blogs y muchas personas interesantes, perdí muchos miedos de mostrarme a mí misma, y comencé a darme cuenta de todo este mundo que existe en la comunidad blogger y del cual no quiero salir. Ojalá pudiera dedicarme a ello, pero sé que es muy complicado, sobre todo para el lifestyle.

Aún así yo estoy muy feliz y animada, y este blog me trae solo alegrías (También trabajo, pero bueno), y mientras siga siendo así... aquí estaré yo.




5- La literatura.

Me ha gustado la literatura desde siempre y en ese sentido no es nada nuevo, pero lo que sí es nuevo es que me he decidido a que me quiero dedicar a ello profesionalmente. Ha sido una decisión difícil que me va a definir para toda la vida, pero estoy contenta y mis padres me apoyan en todo. Además, tengo la sensación de que todo va a salir bien.

Ha sido un año importante literaturamente hablando (me gusta inventar palabras), ya que con mi decisión de dedicarme a ello he aceptado el reto de tener siempre un libro entre las manos. Uno tras otro, sin parar. Para aprender de otros escritores y saber lo que hay por ahí. Puedo decir que tener un libro entre mis manos tumbada en el sofá con una mantita es de las mejores cosas que conozco.




6- Teatro.

Llevo queriendo ser actriz desde que tengo memoria. A esto era a lo que me refería con querer estar delante de las cámaras y no detrás. La verdad es que este año he disfrutado muchísimos mis clases de teatro, porque he conocido a gente increíble y con mucho talento, me lo he pasado genial y me he subido al escenario cuando hacía tiempo que no me subía, y la sensación es indescriptible. Siempre dije que después de la uni iba a estudiar arte dramático, pero lo cierto es que ahora con tantas posibilidades que tengo ante mí... ya no sé. Lo único que tengo muy claro es que quiero seguir haciendo teatro, que es algo que me encanta y me llena.

En el camerino con mi amiga Alba


No se puede decir que solo esto haya sido mi año, porque quienes han hecho mi año posible son esas personas que han estado ahí, a mi lado, y me han aguantado y querido tal y como soy. Pero todos sabemos que esto es parecido a mis top 5, así que no hablaré de ese tipo de cosas, eso lo dejo para una posible publicación en Facebook de las que tanto odio (*Carita sonriente*).

Esperemos que el 2015 traiga aún mejores momentos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...