Con la tecnología de Blogger.

Un tono labial perfecto

Pintarse los labios sí, por supuesto, pero ¿cuánto?

Podrá parecer una tontería pero muchas chicas no tienen mucha idea sobre tonos labiales. Algunas porque se pintan con tonos de más en situaciones inoportunas, y otras porque lo hacen de menos en ocasiones en que podrían sacarse más partido. Es cierto que muchas veces nos dejamos llevar por los labiales. A mí, por ejemplo, me pierden los rojos intensos y pienso que me favorecen mucho, y por eso deseo llevarlos cuanto más, mejor. Pero no es el método.

Hay una línea muy fina entre el buen gusto y el pasarse. Una buena impresión comienza siempre por el rostro, por lo que es muy importante acertar con estas cosas si no queremos dar una imagen que no nos corresponde.

No sé vosotras, pero yo distingo tres ocasiones que van de menor a mayor tono labial en según qué momentos. Eso es lo que quiero compartir con vosotros hoy, una pequeña y breve guía de tonos labiales. A quienes se estén empezando a maquillar les va a venir muy bien.





1- Un tono más o un brillo rosado

Independientemente de gustos personales en cuanto a colores, por supuesto.

Hay momentos en que no son para llevar un color de labios llamativo, aunque disfrutamos pintándolos igualmente y sí que nos marca una diferencia de belleza. Son ocasiones como salir a practicar deporte, pasar un día familiar, o una reunión tranquila en casa. Sobre todo utilizar carmines más ligeros es mucho más cómodo, y en estos momentos donde da un poco igual nuestra imagen podemos permitirnos prepararnos en menor tiempo de forma más sencilla y natural. Seamos sinceras, todas amamos este tipo de días.

Para ello yo recomiendo labiales low cost, como podrían ser los de la marca Essence, ya que no son los que utilizamos habitualmente, pero nos dan un toque de color. Quedan muy naturales y los labios quedan brillantes. El 64 Flirty Pink parece que va a aportar mucho color, pero luego queda un rosado muy suave con efecto brillo.

Essence 64 Flirty Pink (Fuente: thevisionshazy)



2- Dos o tres tonos más

Escogeríamos un labial con un par de tonos por encima de nuestro color natural de labios para todas esas ocasiones cotidianas en las que socializamos. Por ejemplo, salir a tomar algo con los amigos, ir a clase, quedar con la pareja... Los labios quedan coloreados, pero de una forma sutil y nada cargante. Salta a la vista que el rostro ha sido maquillado, pero no demasiado, lo justo para implementar la belleza.

Para ello elegiría una marca de gama media, de esas que utilizamos a diario, porque sería un labial que gastaríamos mucho y no combiene dejarse mucho dinero en ello cada poco. Podrían ser marcas como Sephora, que tiene tonos muy bonitos. El 22 de la colección Rouge Shine, el French kiss, parece menos color que el que en realidad es (eso o se confunden en el packaging), y deja un rojito suave ideal para el día a día, de esos que te puedes echar muchas veces y no parece que te hayas dado un brochazo de pintura roja en la cara (a veces pasa...).

Sephora Rouge Shine 22



3- Color destacado

Este tono sería lo máximo que deberíamos utilizar, pasar de él sería arriesgarse demasiado y entrar en el mal gusto. Estamos hablando de colores fuertes, rojos intensos que destacan a la vista. Serían para ocasiones especiales como salir de fiesta, o algún evento. Ese tipo de momentos podemos permitirnos ser más osadas en cuanto a cosméticos, ya que lo que buscamos es estar mucho más guapas de lo habitual e impresionar.

Como estaríamos hablando de un labial para deslumbrar, yo recurriría a uno de gama alta, de esos que solo nos ponemos en muy contadas ocasiones y que tenemos miedo de gastarlo. Tal caso podría ser el de Chanel, que además es muy icónico y de buena calidad. El tono Rouge Allure sería perfecto para este propósito, ya que su color intenso destaca y queda precioso.

Chanel Rouge Allure


Espero que os haya servido de ayuda esta pequeña guía de barras de labios. ¿Qué color de labios es vuestro favorito?