Con la tecnología de Blogger.

Vive la vida que has imaginado

Vivimos en un mundo en el que existen demasiados “Debería hacer…”. Pero no hablo de los propósitos de Año Nuevo ni nada de eso. Hablo de lo que está considerado como el deber. Graduarse en el instituto e, inmediatamente, hacer una carrera. Como si eso fuera una meta o la única vía hacia el éxito. Y, cuando tenemos dicha carrera, hacer unas prácticas y encontrar un puesto de trabajo digno. Te guste o no.

Pero, ¿por qué? Cuando hay una persona que se rebela contra todo esto y dice “No me apetece” todos se le echan encima como leones. “¡Deberías hacerlo!”. Como si solo existiera un camino para todos. Como si todo el que estudia derecho tuviera que trabajar en el mismo bufete durante 50 años. Como si todo estudiante de periodismo tuviera que trabajar en El País. Como si todo el que tiene filología tuviera que ser profesor. ¿Y si no quiere? ¿Y si después de terminar la carrera se ha dado cuenta de que lo que ama es cocinar? “¡Pero no puede, porque tiraría su carrera a la basura!”

¿Y qué? La vida es cambio. Es descubrimiento. Es salirte del camino establecido para abrirte paso entre la hierba por la que nadie ha pisado antes. Yo no sé vosotros, pero aún estoy experimentando la vida. Será que no leí bien el manual de instrucciones, pero yo me he dado cuenta de que solo me siento cómoda realizando aquello que va bien para mí según yo, aunque el resto del mundo no lo vea así. Quiero llegar a la vida que me he imaginado, no a la que todos creen que debo llegar.




¿Por qué tenemos que estar doblegados a esos “Debería hacer”? Lo que “deberíamos hacer” es lo que nos apetezca. Escribir un libro, plantar un árbol, cambiar de opinión… Nuestras decisiones están ligadas, o deberían estarlo, a lo que verdaderamente queremos ser. Plantearos si eso que os proponen os acerca más a vuestro yo ideal del futuro. A veces lo que “deberíamos hacer” nos aleja de nuestro verdadero camino, el que hemos sido llamados para recorrer, aunque no lo sepamos. Incluso si eso incluye ir en contra de la marea.

Propongo un ejercicio: cerrad los ojos durante unos minutos e imaginad vuestra vida ideal. No tengáis en cuenta nada, ni dinero, ni posibilidades, ni si está o no a vuestro alcance, no hay límites a la imaginación ni a los sueños. Visualizaos. ¿Cómo es esa vida? ¿Dónde vivís? ¿Qué hacéis? Una vez que lo tengáis visualizado, abrid los ojos de nuevo y mirad a vuestro alrededor. Pensad en las posibilidades que tenéis a mano. ¿Esas prácticas os acercan a ese futuro? ¿Esa carrera tiene alguna salida que os pueda interesar? ¿Ese trabajo es algo parecido? Si es que sí, adelante, si es que no… no lo hagáis solo por el “debería hacer”.

Tenemos la suerte de ser millennials, y eso tiene la ventaja de tener millones de posibilidades de futuro. Hace diez años, ¿quién habría imaginado que se podía vivir de un blog como este? Hoy se puede, y así millones de cosas más. Podemos permitirnos vivir de lo que queramos, siempre y cuando se le ponga esfuerzo, claro, y se persiga una meta realista. Es tan simple como que cuando algo te gusta, luchas por ello, saltando todos los obstáculos. Y cuando algo no te convence lo haces con desgana, como si estuvieras siendo vigilado constantemente, porque esa es tu única motivación.

Ese yo del futuro que habéis visualizado puede existir. Puede ser real. Puede que no sea tan ideal como lo habéis diseñado, pero nada lo es nunca. Debéis seguir su camino. ¿Que sale bien? Estupendo. ¿Que sale mal? Al menos lo habréis intentado. Siempre hay tiempo de equivocarse o de reubicarse, pero lo bueno de ser jóvenes es que estamos viviendo esa etapa perfecta de descubrimiento y aún no estamos ligados a grandes responsabilidades.


Pero hay un requisito imprescindible: confiad en vosotros mismos. No dejéis que las voces externas os contaminen con sus “deberías hacer” o “está mal”. Solo necesitáis saber que podéis lograr lo que os propongáis, visualizaos teniendo esa vida soñada y vivid como si todo eso fuera cierto. Solo así lograréis llegar y demostrarles que estaban equivocados, que no estabais perdidos ni teníais ensoñaciones. Sed emprendedores. Buscad un camino que funcione bien para vosotros. Vivid según la vida que habéis soñado.

Receta: Piruletas de hojaldre

Hice esta receta porque me pareció muy sencilla y original, para el día de San Valentín. Ya sé que compartí la de la tarta Red Velvet, pero en verdad fue porque no quería revelar aún la sorpresa. Sorry not sorry!

En cuanto vi la receta en Internet supe que quería y tenía que hacerlo, fuese como fuese. Parecía bastante fácil, y prometía estar delicioso. Os estropeo el final: ¡lo estuvo! Aunque no fue tan fácil como me esperaba, he de reconocer, y no me quedaron tan bien como en las fotos. Suele pasar. Maldito Pinterest, sus genios y sus altas experctativas en cuanto a todo...

Os hablo, sin duda, de la receta de las piruletas de hojaldre. Unos hojaldres en forma de piruleta de corazón rellenos de deliciosa mermelada de frutos del bosque. ¿Queréis aprender?



Así es como deberían quedar según Pinterest


Ingredientes:
*Una tabla de masa de hojaldre congelada
*Mermelada de frutos rojos, frutos del bosque, fresa, frambuesa o algún sabor similar
*Harina
*Un huevo

Vamos a necesitar:
*Palitos (Yo usé palitos de brocheta cortados en tres)
*Un tenedor
*Molde en forma de corazón

Preparación:

PRIMER PASO: Descongelamos la masa de hojaldre. También se puede hacer una masa casera, pero es un lío y mancha mucho. Una vez descongelada, espolvoreamos harina en una superficie, donde vayamos a manipular la masa. Colocamos la tabla sobre dicha superficie y la amasamos con un rodillo.

SEGUNDO PASO: Cuando la masa esté bien planita en la superficie harinada, cogemos el molde en forma de corazón y hacemos las formas que nos parezcan, siempre dejando masa suficiente para el doble del número que hagáis.



TERCER PASO: En la bandeja del horno, colocad papel de horno. Después extraed las formas de la masa y colocadlas sobre el papel de la bandeja del horno. Una vez los tengáis, echad una cucharadita de mermelada sobre cada uno de ellos y, después, colocadles un palito en el pico del corazón. Cuidado con la colocación de las piruletas, porque pueden chocar los palitos y es muy incómodo. Yo por eso no recomiendo hacer muchas si la bandeja es pequeña.

CUARTO PASO: Volvemos a repetir lo de extender la masa y hacer figuras con los moldes, hasta tener el número exacto que pusimos en la bandeja de horno. Después los extraemos de la masa y los colocamos sobre las formas de la bandeja, que ya tienen mermelada y palito.


QUINTO PASO: Con un tenedor, presionamos los bordes de los corazones para prensarlos bien y cerrarlos. Se caerá la mermelada por la bandeja, pero no pasa nada, es que siempre sobra.

SEXTO PASO: Batimos un huevo en un plato. Con la ayuda de un pincel de cocina, bañamos de huevo batido todos los corazones, como si fuera barniz.

SÉPTIMO PASO: Precalentamos el horno durante 10 minutos a 180 grados. Una vez caliente, horneamos las piruletas. No hay un tiempo definido, tenéis que estar pendientes para ver cuándo creéis que están. Esto es muy personal. A algunos les gustarán más crujientes y a otros más blanditas y sin tostar. Pasado el tiempo las sacamos.


¡Et voilá! Como veis no se han parecido en nada a las de Pinterest (*Carita triste*), y estas parecen sus primas borrachas. Pero sed realistas, porque así os van a quedar. Eso sí, ¡están buenísimas! Una vez que empiezas a comerlas no puedes parar. Son ligeras y dulces a la vez.

Podéis presentarlas como queráis. Yo las cogi y les puse un lazo como si fueran un ramo. Pero creo que quedarían mejor en un bote de cristal decorado.

¡Espero que os animéis y las hagáis!

Kit de emergencia para mujeres

¿Conocéis los kits de emergencias de Pinch Provisions? Yo tampoco los conocía hasta hace bien poquito. Lo cierto es que Pinch no es la única marca que los fabrica, también Sephora, por ejemplo, pero es la más icónica. ¿El inconveniente? No se puede comprar desde España. Quizá haya alguna marca española, pero no he dado con ella.

Estos kits tienen varios colores, prints y tamaños, como el minimergency kit, y los hay para bodas, para hombres, para mamis... Cada uno es diferente y en su interior llevan pequeñas cosas útiles que podríamos necesitar si nos vemos en un apuro.

Una de sus múltiples formas


Como en España no podemos (aún) hacernos con uno de estos, tenemos que tirar del DIY. Vamos a preparar nuestro propio kit de emergencia. Una vez terminado nos puede servir para muchas ocasiones. Un viaje, una temporada de trabajo duro, jornadas de estudio en la biblioteca, pasar días enteros en eventos (Madrid Fashion Week, por ejemplo), etc. Yo lo mas seguro es que me haga uno para mi próximo viaje, que será Lisboa.

Veamos qué meter:


1- Tiritas. Son un must have de los kits. Su función más importante en el bolso de una mujer es salvarnos de las heridas de unos malos zapatos. Este modelo de tiritas es de OCompras, con dibujitos de cupcakes. Si hay que ponerse tiritas, que sean ideales.

2- Toallitas. Cumplen varios usos, que pueden ser limpiarse después de comer algo, quitarse el maquillaje en un momento de necesidad, refrescar, quitar una pequeña mancha... Estas son de Shiseido, libres de alcohol y aceite (un dato clave, porque el alcohol de las toallitas es fatal para la piel en los términos en que vamos a usarlas en este kit).

3- Tampones y compresas. No hace falta explicar su necesidad.

4- Espejito de mano. Esencial para cualquier retoque en cualquier lugar. Este modelo es de J Crew, marca que adoro, y curiosamente no es caro

5- Kit de costura en miniatura. Yo dudaba de esto, me parecía ir demasiado lejos, pero después me paré a pensarlo y... ¡es genial! Si se te rompe el pantalón lo coses en un pis pas, si se te deshilacha el jersey lo retocas, etc. Y no sé a vosotros, pero a mí se me han salido botones por la calle miles de veces, y se me han roto pantalones por abajo... Este es de la marca REI, pero seguro que en España también hay tiendas que lo tengan.

6- Quita esmalte en discos. Una genialidad. Ocupa muy poquito espacio, no como el quita esmaltes en bote, y es instantáneo. Nunca sabéis cuando hay que quitarse el esmalte, os lo digo porque me ha pasado. El de la imagen es de 2020ave, al limón, pero en España se puede adquirir en muchos sitios como aquí.

7- Imperdibles. Otro must que nunca sabes cuándo vas atener que necesitar. Además, no ocupan nada de nada. El rosita de la imagen es de Aaron Basha, pero cuesta... uff. Básicamente ha sido una licencia artística, pero comprad imperdibles normalitos.

8- Vaselina. Los labios hay que cuidarlos y tenerlos bien hidratados siempre. Hay muchos tipos de vaselina, cono olor, que dan color, que solo hidratan, de farmacia... Yo me quedo con la de frambuesa de Agatha Ruiz de la Prada, un clásico.

9- Brillo de uñas. Del mismo modo que nunca sabemos cuándo vamos a necesitar quitarnos el esmalte, nunca sabemos cuándo vamos a necesitarlo. Llevarse uno de color en el bolso es muy arriesgado. Tardan mucho en secar y los resultados pueden ser catastróficos. Sin embargo, con el brillo no hay ese problema, y deja un acabado muy bonito y elegante, sin llamar la atención. Útil para esos días en que has salido poco arreglada y la situación lo requiere. Este es de Nars.

10- Spray para el mal aliento. Comes fuera y no puedes lavarte los dientes, al menos no de forma decente, ¿y qué haces? pues darte el spray. Simple y muy útil, sin tener que pasar media hora mascando un ruidoso chicle, que queda muy vulgar. Este es de Urban Outfitters y es con sabor a mojito.

11- Pastillas. Ya sea Ibuprofeno, Paracetamol, Aspirinas... Son necesarias siempre.

12- Horquillas. Otras que no necesitan explicación. Son esenciales para impedir que cualquier peinado que ha llevado horas se vaya al garete. De Monki.

13- Pinzas de depilar. Siempre hay algún pelillo rebelde que nos estropea el día. Si llevamos pinzas, éste desaparece en cuestión de segundos. Pero no solo eso, y es que las pinzas pueden ser útiles en más situaciones de emergencia. Se nos clava un pinchito en un dedo, nos pica una abeja, se nos queda algo atascado en un sitio difícil... Las mejores son estas de Beter.

14- Gomas del pelo. Lo mismo que las horquillas, algo esencial para cuidar el peinado en cualquier momento. Y es que una coleta en diversas situaciones es algo necesario y llevar coletas para poder algo es algo muy básico. Son de Claire's.

15- Lima. Nuestras uñas las necesitan. ¿Y si se nos rompe una uña? ¿Vamos a soportarlo (dejando a un lado el horror estético) todo el día? Pues no. La de la imagen es de Paul & Joe.

16- Quita manchas instantáneo. Lo hay en formatos más pequeños, y es más recomendable. Y es que un día que no podemos cambiarnos o volver a casa, no podemos permitirnos el lujo de ir con lamparones en la ropa. Con lo sencillo que es hacerse con uno de estos y llevarlo siempre, ¿verdad? Yo soy muy fan del Cebralín, pero este de la imagen me pareció muy curioso porque es para el vino, que es una mancha peleona y muy común, de la tienda Casa.

17- Cepillo de dientes y pasta. Otro que no merece ninguna explicación. El de la imagen me encanta porque es una edición fiesta de pijamas y viene en su fundita, de Sephora, pero está agotado. Sin embargo en cualquier sitio se puede encontrar un cepillito pequeño con su pasta.


Este kit no solo es útil para una misma, sino que puede ser un regalo ideal para alguien si se lo montáis bien, con cosas bonitas y originales.

Top 5 de la semana

He tenido una semana bastante cotidiana y tranquilita. Lo único remarcable es que, como os dije ayer en la última entrada, en el máster hemos dejado atrás el cine para pasar a la televisión. Nuestro primer taller ha sido sketches con Diego San José, que es el coguionista de Ocho Apellidos Vascos junto a Borja Cobeaga, que también estuvo años en Vaya Semanita y después en El Intermedio. A mí me encantan los sketches, pero tengo mucha inseguridad en cuanto a que los que yo vaya a hacer sean realmente graciosos, pero se intentará.

Por otro lado, estoy obsesionada con el hecho de terminar el máster dentro de poco y no saber qué hacer. Quiero decir, tengo claro que me gustaría hacer un máster de protocolo y organización de eventos, cosa que según todos los que me conocen dicen que me pega muchísimo. Pero no me refiero a eso, sino a dudas como "¿conseguiré ser guionista?", "¿debería hacer prácticas en sitios que no me gustan y no tienen nada que ver solo por si acaso?", y así. Y esto, para los que esteis en plena carrera, os diré que ocurre y que es normal y que no pasa nada, y os sucederá a todos.

Os dejo con mi top 5 de esta semana:


1- El videoclip de One Last Time, de Ariana Grande

Cuando empecé los tops 5 no soportaba a Ariana Grande. Empecé metiéndola con Problem, si no recuerdo mal, en plan: bueno, ella no me gusta pero la canción mola. Bien pues ahora no solo me gusta ella, sino que la adoro por encima de muchos otros artistas. Ha cambiado mogollón, ha encontrado su estilo y no se puede negar que tiene un vozarrón que ya quisieran muchos, y eso ni es estudio ni playback.

El video de su nuevo single, One Last Time, que es una de sus canciones que más me gustan del álbum, me encanta. Es diferente, original, y no es como esos vídeos que te terminan aburriendo a la mitad. Es dinámico y a mí se me hizo corto. Además, vale que vaya muy normalita vistiendo, pero a mí me encanta su outfit y cómo le queda.



2- La boda de Selma y Tony el Gordo

No sé de cuando es el capítulo, porque yo sigo Los Simpsons desde Fox, no temporada a temporada. El otro día volví a ver uno de sus capítulos que más me han gustado y con los que más me he reído: la boda de Selma y Tony.

Para los que no lo hayáis visto, Tony secuestra a Selma y la amenaza diciendo que le van a cortar lo que ella elija, y ella elije las cartucheras. Tony acepta y le hacen cirugía estética, por lo que Selma se convierte en un pivón y Tony se casa con ella. Como Marge no acepta el matrimonio, Tony les invita a su casa de la playa para limar asperezas. Es todo muy paródico del universo gángster, con los polis infiltrados, los clichés de los italianos, etc.




Os traigo otro de mis descubrimientos blogueros. Estaba obsesionada con tener una agenda, y quería la de Mr Wonderful, pero está agotadísima everywhere, o la de Lilly Pulitzer, pero es carísima para importarla desde EEUU. Así que empecé a abrir mis horizontes agendiles (muy a mi pesar) y descubrí que la chica de este blog saca una agenda hecha por ella misma cada año. Desde entonces empecé a indagar más en su trabajo y me quedé maravillada. Es todo de diseño gráfico, DIY y cosas así, de gran calidad y baratito. Para los amantes de Mr Wonderful y marcas similares, os va a encantar, ¡y por la mitad (o menos) de precio! Yo ya soy fan.

Uno de sus trabajos que me enamoran: un imprimible gratis (aquí)


4- Cruel World, de Jules Larson + AG

No entiendo por qué esta artista no es nada conocida. La poca popularidad que tiene se debe a series como PLL o Crónicas Vampíricas. Estas series suelen poner el mismo tipo de música y casi siempre de artistas indie poco conocidos. Esta artista me ha encantado desde el minuto uno que escuché una de sus canciones en PLL, y después escuché más cosas suyas en Spoty y puedo decir que Cruel World es la que más me gusta, y que hacía muchísimo que no me gustaba tanto una canción.





5- La papelería de Sfera

Como ya dije antes, esta semana he estado obsesionada con el mundo agendas. Y eso incluye un poco de scrapbooking, porque cuando tenga mi nueva agendita (dentro de poco) la voy a customizar de arriba abajo. Y así descubrí el maravilloso mundo de la papelería de Sfera. Para ser sincera, ya la había visto mil veces en la tienda, pero hasta esta semana no reparé en su verdadero potencial. Tienen washi tapes, marcadores adhesivos de formas, post its originales, pincitas, pegatinas... ¡me he comprado hasta un limpiador de gafas con dibujitos de bananas!

Su nombra es Sfera gifts y tiene cositas como estas:

Imagen del blog LLuvia de Palabras


Y hasta aquí mi estupendástico top 5 de esta semana. No os quejaréis de cosas bonitas. ¿Qué tal vuestra semana?

El preppy en las series

A muchos de vosotros no os sonaba la palabra "preppy" hasta que llegasteis a mi blog. Muchas personas me han preguntado qué era, y no solo les he tenido que explicar de qué va el estilo, sino explicarles el por qué de que no se lleve en España y, muy probablemente, no se lleve nunca.

Pero el estilo preppy no es nada extraño, y no es un concepto nuevo. Se han escrito libros sobre ello y existen millones de blogs en Internet. Pero aquí todavía nos suena muy lejano, ¿verdad?

Esta semana hemos empezado el módulo de tele en el máster de guión y he pensado "¿qué mejor momento para hablar de personajes de ficción televisiva?". Entonces me paré a reflexionar sobre mis personajes de series favoritos y me di cuenta de que que tenían algo en común: el estilo preppy. Y no os estoy hablando de series extrañas o desconocidas, sino todo lo contrario, os hablo de Gossip Girl, Pretty Little Liars, Sexo en Nueva York y Glee. Y es que este estilo os resulta más conocido de lo que pensáis, aunque puede que aún no os hayáis dado cuenta.

Con la ayuda de Pretalist, he recreado los outfits de estos 4 personajes:


1- Rachel Berry (Glee)

Su look es de colegiala. En el inicio de la serie se remarcaba más su faceta "looser", cosa que en las últimas temporadas se ha transformado en un preppy chic, muy sugerente, con looks que resaltan más su belleza.

Utiliza mucho el estampado de cuadros, los jerséis, los lazos, los calcetines altos, los mocasines y las faldas con tablas.

Calcetines largos de American Apparel // Mocasines de Milanda // Polo de Jolie by Edward Spiers // Falda de Al Tewai.Saome // Chaqueta de Marc O'Polo

Más outfits de Rachel:





2- Blair Waldorf (Gossip Girl)

Blair es el mayor icono preppy de la historia de la televisión. Representa todo lo que el estilo es desde su origen, que se halla en los niños bien que asistían a colegios preparatorios (de ahí viene preppy) para familias acomodadas de America. En su caso representa a las familias del Upper East Side (Nueva York) y asiste a uno de estos colegios, el Constance Billard, donde casi todos allí llevan este estilo.

La diferencia con Rachel es que Blair utiliza prendas de diseñador.

Lo más característico de Blair son sus diademas. Por su culpa yo me obsesioné con este complemento de por vida.

Bolso de Iriarte Iriarte // Diadema de Susana Espiauba // Blusa de Mauro Grifoni // Abrigo de Blugirl Folies // Cinturón de Taillissime // Manoletinas de Jonny's Vegan // Vestido de Siyu

Otros outfits de Blair:




3- Charlotte York (Sexo en Nueva York)

Charlotte era la modosita de las cuatro famosas amigas neoyorkinas. Cada una de ellas tenía un estilo totalmente diferente y en el caso de Charlotte era el preppy. Debido a su edad, Charlotte lleva el estilo de un modo más adulto y sofisticado. No se habla mucho del pasado del personaje en la serie, pero por lo que sabemos de ella, su situación de debía diferir mucho de la de Blair, aunque menos acomodada.

Hay que tener en cuenta también el año de la serie, ya que no es una versión muy actual del estilo, como podrían ser las otras tres opciones.


Bolso de Stella Rittwagen // Falda de Pinko Black // Zapatos de Buffalo // Top peplum de Cocoa Cashmere // Pulsera de Swrovski

Más outfits de Charlotte:




4- Spencer Hastings (Pretty Little Liars)

Del mismo modo que sucede en Sexo en Nueva York, las cuatro chicas protagonistas de Pequeñas Mentirosas tienen estilos de ropa dispares. Emily es sporty, Hanna es trendy, Aria es edgy y Spencer es preppy. Esto se debe a que procede de la familia con dinero del pueblo, y que en su hogar se respira formalismo, profesionalidad y una obsesión por los resultados académicos.


Bolso de Golden Goose // Camisa de Vivienne Westwood Anglomania // Chaqueta de Hanita // Botas de M Missoni // Falda de Meltin Pot // Medias de Women's Secret

Otros outfits de Spencer:




¿Os dais cuenta de que tienen más en común en el vestuario de lo que podríamos imaginar en principio? Eso no solo significa que el estilo preppy es algo más cercano de lo que pensamos y que lo reconocemos, sino que tiene muchas variantes, ya sea por edad o clase social. El preppy no son solo cuadros y blazers con escudos, es mucho más que eso y es algo actual.

Por último, una pregunta: ¿Quién es vuestro personaje de series favorito?

2015 Reading Challenge!

Entre estos tiempos de tablets, ebooks, Internet, series, y etc, todavía existimos los amantes de la literatura y, más concretamente, los románticos de los libros en papel. Pero, precisamente por todas esas razones anteriores, le dedicamos menos tiempo a la lectura del que deberíamos. Y es que un momento de libro, té y mantita un frío domingo por la tarde es algo a lo que no queremos ni deberíamos renunciar.

Por eso hoy os planteo uno de los retos de este año que encontré en WeHeartIt: 2015 Reading Challenge! Que se basa en una lista de varios tipos de libros que leer a lo largo de este año. Y funciona así: se imprime la página, se pega en el corcho de la habitación (o lo que sea), se escocge la categoría de libro que se desea, se escoge el libro a leer, se lee, se tacha de la lista y se sigue con la siguiente categoría. Se pueden encontrar categorías tipo "Una obra de teatro", "Un libro que puedas leer en un día", "Un romance clásico"... Aquí os lo dejo:



Traduzco por si acaso: 1. Un libro de más de 500 páginas / 2. Un romance clásico / 3. Un libro que se hizo película / 4. Un libro publicado este año / 5. Un libro con un número en el título / 6. Un libro escrito por alguien de menos de 30 años / 7. Un libro con personajes no humanos / 8. Un libro cómico / 9. Un libro escrito por una mujer / 10. Uno de misterio o un thriller / 11. Un libro con un título de solo una palabra / 12. Un libro de historias cortas / 13. Un libro localizado en otro país / 14. Un libro de no ficción / 15. El primer libro de un autor popular / 16. Un libro de un autor que te guste que no hayas leído todavía / 17. Un libro recomendado por un amigo / 18. Un libro ganador de un Pulitzer / 19. Un libro basado en hechos reales / 20. Un libro del final de tu lista de lectura / 21. Un libro que le encanta a tu madre / 22. Un libro que te asusta / 23. Un libro de más de 100 años / 24. Un libro basado en su portada / 25. Un libro que debiste leer en el colegio pero no lo hiciste / 26. Unas memorias / 27. Un libro que puedes acabar en un día / 28. Un libro con antónimos en el título / 29. Un libro localizado en un lugar al que siempre has querido ir / 30. Un libro publicado el año en que naciste / 31. Un libro con malas críticas / 32. Un trilogía / 33. Un libro de tu infancia / 34. Un libro con un triángulo amoroso / 35. Un libro ambientado en el futuro / 36. Un libro ambientado en el instituto / 37. Un libro con un color en su título / 38. Un libro que te hizo llorar / 39. Un libro con magia / 40. Un novela gráfica / 41. Un libro de un autor que nunca hayas leído / 42. Un libro que tienes y nunca has leído / 43. Un libro que suceda en tu ciudad natal / 44. Un libro originalmente escrito en otro idioma / 45. Un libro que transcurre en Navidad / 46. Un libro escrito por un autor con tus mismas iniciales / 47. Un obra de teatro / 48. Un libro prohibido / 49. Un libro basado en que se convirtió en una serie de tv / 50. Un libro que empezaste y nunca terminaste.


Como veis son 50 libros que habríamos leído en este año, de una forma más fácil, ya que nos retamos a nosotros mismos y a nuestros amigos.

Yo ya empecé, lo que pasa es que cuando decidí hacerlo me acababa de comprar un libro (El Prisionero del Cielo, de Carlos Ruiz Zafón) y tenía que acabarlo primero. Empecé con la categoría "Un libro que tenías y nunca leíste" con Aranmanoth, de Ana María Matute. Es un libro finito pero intenso, que me habían regalado en mi cumpleaños hace varios años y que, por lo visto, dejé olvidado en la estantería. Me parece un libro complicado de entender, porque la historia es muy extraña y a veces no tiene sentido, pero muy literariamente trabajado y estéticamente precioso, muy lírico. Como todo lo que hace Ana María Matute, sirve para reflexionar acerca del ser humano y sus ambiciones y deseos. Eso sí, si buscáis un libro con historia clara y trepidante, este no es vuestro libro.



Os reto a todos los que os guste la lectura o la hayáis dejado a un lado y queráis retomarla, a que hagáis el reto. Yo por mi parte cuando termine este año haré una entrada con los libros que he leído en cada categoría, haya o no terminado el reto con éxito. Mi próxima categoría será "Unas memorias" y para ello he escogido el Diario de Anna Frank.

¿Qué? ¿Os animáis?


Top 5 de la semana

Ya estamos a mitad de mes de febrero, y ya pasaron las dos fiestas del mes: San Valentín y carnavales. Por fin pasó el día de los enamorados. Que vale, me encanta, pero estaba un poco cansada del especial de posts. Creo que el próximo año no haré tantas cosas...

He echado de menos dedicarle entradas a los carnavales, la verdad. Yo adoro disfrazarme. Me disfrazaría cada día. Pero este año no lo he hecho porque ha coincidido con San Valentín y no podíamos celebrar ambas cosas a la vez. No sé si es por eso, pero este año no lo he percibido muy carnavalero, y eso me disgusta.

Y luego está la Fashion Week, a la que medio mundo blogger ha asistido y de la que yo he pasado radicalmente. Quizá para la próxima. Pero, en serio, ¿por qué se tiene que juntar todo? no es justo.

Os dejo con mi top 5 de esta semana:


1- Right Now (Na Na Na), de Akon

La canción no es actual, pero a mí se me pegó esta semana de tal manera que no podía dejar de escucharla. Un día mientras limpiaba estaba escuchando la radio y sonó en Los 40, y... bueno, ya sabéis como van estas cosas. Buscas la canción, la escuchas, se te pega, te obsesionas... y a los tres días ya no te acuerda de qué canción era.




Parece ser que Carlos Areces no pudo quedarse a la fiesta del cine español. Creo que ninguno nos dimos cuenta de ello, pero una vez que lo sabes es como "es verdad, es raro que no hiciera ninguna performance". Y es que por lo visto tuvo ciertos problemas legales con el contrato de los que se suben al escenario de los Goya, y, al no salir, nadie tenía un sitio en el patio de butacas reservado para él y su pareja. ¿Su plan alternativo? irse al cine vestido de gala.




Este es el primer año que la gala de los Goya eclipsa a los Grammy. El día después aún se podían ver noticias sobre los Goya para arriba y para abajo, y casi nada de los Grammy, salvo el espectacular vestido de Rihanna en la alfombra roja.

Ya leí la lista de ganadores y a mí me dejaron muy fría, la verdad. Lo único que me llamó más la atención fue el espectáculo que montó Kanye West defendiendo a Beyoncé, cosa que ya le hizo en 2009 a Taylor Swift, y es que el rapero es un gran fan de Bey y nunca esté de acuerdo con que le den los premios en los que ella está nominada a otros artistas, y no tiene ningún problema en decirlo delante de millones de espectadores.

El Huffington Post reúne todos los looks de la alfombra roja y de las actuaciones de la gala en directo.



4- Thinking Out Loud, de Ed Sheeran

En serio, esta canción me parece preciosa. Ed Sheeran compone genial y hace unas letras muy bonitas que describen perfectamente los sentimientos de estar enamorado sin llegar a ser especialmente ñoño o pasteloso. No sé a vosotros, pero a mí esta canción me emociona siempre que la escucho.



5- Recetas con hojaldre

He descubierto el maravilloso mundo el hojaldre. Y es que con un poco de masa y otros ingredientes deliciosos (Nutella, por ejemplo, se pueden hacer dulces geniales con formas originales y con la mayor facilidad del mundo. A mí no me quedan igual, eso sí, pero me da igual. Hay gente muy pro en la red. PD: de nada.


Hasta aquí mi top 5 de esta semana, ¿qué tal la vuestra, bonitos?

Receta: Tarta red velvet

¡Feliz San Valentín! Desde Breakfast with Cupcakes os deseo un día genial y llenito de amor. Amor del que sea, claro, mientras que seáis felices.

Hoy os traigo una receta prometida: una tarta red velvet o terciopelo rojo. Ya sé que tenemos el tiempo pegado con este día, pero si de todas formas tenéis pensado cocinar para vuestra pareja o la cita es por la noche, os dará tiempo de sobrísima. Así que, ¿qué os parece? ¿la hacemos?




Antes de nada, ya sé que me quedó muy mal por pequeños problemas tecnicos, pero os prometo que está requetebuena.


Ingredientes:

-Para la base:
*250 gramos de harina
*250 gramos de azúcar
*1 cucharadita de cacao
*1 cucharadita de sal
*1 sobre de levadura
*2 huevos L
*200 gramos de aceite de girasol
*1 yogurt natural
*1 cucharadita de colorante rojo en pasta
*1 cucharadita de vinagre
*1 cucharadita de esencia de vainilla
*3 cucharaditas de leche

-Para el glaseado:
*600 gramos de queso en crema (tipo Philadelphia)
*300 gramos de azúcar glass
*200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
*1 cucharadita de esencia de vainilla
*Una pizca de sal

-Para decoración:
*Rosas de azúcar


Preparación de la base:

PRIMER PASO: Tamizamos todos los ingredientes secos, es decir, la harina, el azúcar, el cacao, la sal y la levadura. Después reservamos.




SEGUNDO PASO: En la batidora de varillas echamos los huevos y dejamos batiendo un minutito  a baja potencia. Mientras baten, les añadimos el aceite de girasol, la esencia de vainilla, el yogurt natural, el vinagre y el colorante rojo. Debería quedar algo así.




TERCER PASO: Incorporamos la mezcla de ingredientes secos que teníamos reservada, muy poco a poco. ¡Cuidado, que levanta polvito!

CUARTO PASO: Veréis que la masa queda muy espesa, por lo que le añadimos la leche. El resultado es el de la imagen (parece que vamos a ser los de efectos especiales de Crónicas Vampíricas, ¿verdad?).



QUINTO PASO: Untamos el molde con mantequilla, para que no se pegue el bizcocho, y después espolvoreamos harina. Así será más fácil desmoldar después.

SEXTO PASO: Precalentamos el horno a 180 grados durante 10 minutos. Este paso se puede haber hecho previamente.

SÉPTIMO PASO: Horneamos durante 40 minutos a 180 grados. A partir de la media horita podemos ir comprobando si al pinchar el bizcocho el palito sale limpio. Cuando sea así significará que está listo y lo podemos sacar.

OCTAVO PASO: Lo sacamos y lo dejamos enfriar.

Como veis, a mí me quedo un poquito quemado, pero es por mi horno, que falla mucho. Si os pasa esto solo tenéis que quitar las partes quemadas suavemente con un cuchillito.


Preparación del glaseado:

PRIMER PASO: Echamos todo el queso en el bol de la batidora, junto con la mantequilla. Lo batimos hasta que quede bien integrado, a baja potencia.

SEGUNDO PASO: Mientras sigue batiendo, añadimos la esencia de vainilla, la sal y el azúcar glass.

TERCER PASO: Batimos durante 5 minutos a máxima velocidad. Y ya está, debería quedar una masa espesa y tiesa.



Preparación y decoración:

PRIMER PASO: Desmoldamos la tarta y la movemos hacia otro plato. En ese plato vamos a partir el bizcocho en dos (o tres, como veáis que os haya quedado de grande) con un cuchillo largo y liso o con un cortador de tartas.

SEGUNDO PASO: Volvemos a coger el molde, pero esta vez colocamos en él la parte de arriba de la tarta cortada AL REVÉS, es decir, haciendo que la superficie (en mi caso la parte quemada de la imagen anterior) se convierta en la base.

No se ajusta porque corté los bordes quemados, pero se tiene que ajustar, ¿vale?


TERCER PASO: Cubrimos con una capa de glaseado la superficie del bizcocho que hemos metido en el molde.



CUARTO PASO: Hacemos lo mismo con la otra mitad del bizcocho (o la parte del medio si lo habéis cortado en tres), colocándola encima de la capa de glaseado. Después le ponemos otra capa a esa parte. Tened muchísimo cuidado, porque enseguida se quedan trocitos de bizcocho rojo flotando en el glaseado y no se quitan (doy fe).

QUINTO PASO: Desmoldamos para cubrir de glaseado los laterales. Repito: mucho cuidado, que a mí me quedó fatal.

SEXTO PASO: Decoramos con la manga pastelera. Podéis hacer las formas que queráis, pero yo os aconsejo que hagáis conchas, como yo en la imagen. En la parte de arriba improvisé un corazón de conchitas porque me sobraba masa y la iba a tirar.



SÉPTIMO PASO: Colocamos las rosas de azúcar como queramos.




¡Y está! Ya veis a mí no me salió especialmente bien, pero lo importante es el sabor, y seguro que a vosotros os sale mucho más bonita y deliciosa.










¿Os animáis a probarla?

DIY: Tarjeta de San Valentín y cajita de bombones

Ya se va acercando el día y yo, finalmente, puedo decir que he hecho todo lo que pretendía para San Valentín. Una de las cosas más divertidas de este día es hacer una manualidad para regalársela a alguien especial. Tengo que admitir que a mí me salen muy mal, pero, al menos, nos echamos unas risas.

Eso es lo que, precisamente, os traigo hoy. Pero no solo una, sino DOS: una clásica tarjeta y una pequeña cajita para regalar bombones en su interior. El año pasado hice una paleta de corazón bastante cuca. Todo lo que hago para el blog es siempre muy facilito y rápido de hacer, así que no os preocupéis. ¿Queréis aprender?






Vamos a empezar por la cajita para bombones que, como veis, es muy cuca porque tiene un cierre en forma de corazón:




Lo que vamos a necesitar:
-Cartulina fucsia
-Lápiz
-Regla
-Pegamento
-Tijeras

Paso a paso:

PRIMER PASO: Trazamos las líneas de las zonas por las que vamos a doblar la cartulina y las pestañas donde va el pegamento. Lo hacemos con un lápiz sobre la cartulina, con ayuda de la regla para que las líneas queden rectas y de iguales proporciones. Yo hice los cuadrados de 6x6 y las solapas con un par o tres cm menos, según. Id fijandoos en el diseño y lo iréis calculando en base a eso.






SEGUNDO PASO: Lo recortamos.




TERCER PASO: Doblamos por las líneas con ayuda de una regla.




CUARTO PASO: Ponemos pegamento en las solapas grandes de abajo y en la lateral, y montamos la caja.




Aseguraos de haber hecho un corte en la parte inferior de uno de los medios corazones y otro en la parte superior de la otra mitad, para que encajen en el cierre. En este momento rellenaríamos la cajita con bombones.


QUINTO PASO: Cerramos la cajita acoplando las dos mitades del corazón.




¡Et voilá!





Ahora vamos con la segunda manualidad, una tarjetita con corazón en relieve, también muy cuca y facilita.




Lo que vamos a necesitar:
-Cartulina roja
-Cartulina rosa
-Pegamento
-Tijeras
-Lápiz
-Regla


Paso a paso:

PRIMER PASO: Cogemos la cartulina rosa y la cortamos en un rectángulo de 14x20. Dicho rectángulo lo doblamos por la mitad, como una tarjeta.



SEGUNDO PASO: Con la cartulina roja hacemos un corazón que de dimensiones tales que queda dentro de la tarjeta.



TERCER PASO: Con la cartulina sobrante rosa, vamos a hacer un soporte para el corazón. Tal y como explico en la imagen.




CUARTO PASO: Lo recortamos y hacemos otro idéntico.




QUINTO PASO: Lo pegamos como aparece en la imagen.




SEXTO PASO: Esas partes pegadas las pegamos a su vez en el corazón, haciendo que el centro coincida con la mitad doblada.




SÉPTIMO PASO: Echamos pegamento en las dos solapas centrales de 1 cm y las pegamos en la tarjeta rosa.



OCTAVO PASO: Lo mismo con las pestañas exteriores.






NOVENO PASO: Hacemos otro soporte más pequeñito, de la misma manera.




DÉCIMO PASO: Lo pegamos como aparece en la imagen.




¡Y ya está!







Espero que os hayan gustado las manualidades y que os animéis a hacerlas, ya que son muy, muy facilitas.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...