Con la tecnología de Blogger.

Receta: Tarta red velvet

¡Feliz San Valentín! Desde Breakfast with Cupcakes os deseo un día genial y llenito de amor. Amor del que sea, claro, mientras que seáis felices.

Hoy os traigo una receta prometida: una tarta red velvet o terciopelo rojo. Ya sé que tenemos el tiempo pegado con este día, pero si de todas formas tenéis pensado cocinar para vuestra pareja o la cita es por la noche, os dará tiempo de sobrísima. Así que, ¿qué os parece? ¿la hacemos?




Antes de nada, ya sé que me quedó muy mal por pequeños problemas tecnicos, pero os prometo que está requetebuena.


Ingredientes:

-Para la base:
*250 gramos de harina
*250 gramos de azúcar
*1 cucharadita de cacao
*1 cucharadita de sal
*1 sobre de levadura
*2 huevos L
*200 gramos de aceite de girasol
*1 yogurt natural
*1 cucharadita de colorante rojo en pasta
*1 cucharadita de vinagre
*1 cucharadita de esencia de vainilla
*3 cucharaditas de leche

-Para el glaseado:
*600 gramos de queso en crema (tipo Philadelphia)
*300 gramos de azúcar glass
*200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
*1 cucharadita de esencia de vainilla
*Una pizca de sal

-Para decoración:
*Rosas de azúcar


Preparación de la base:

PRIMER PASO: Tamizamos todos los ingredientes secos, es decir, la harina, el azúcar, el cacao, la sal y la levadura. Después reservamos.




SEGUNDO PASO: En la batidora de varillas echamos los huevos y dejamos batiendo un minutito  a baja potencia. Mientras baten, les añadimos el aceite de girasol, la esencia de vainilla, el yogurt natural, el vinagre y el colorante rojo. Debería quedar algo así.




TERCER PASO: Incorporamos la mezcla de ingredientes secos que teníamos reservada, muy poco a poco. ¡Cuidado, que levanta polvito!

CUARTO PASO: Veréis que la masa queda muy espesa, por lo que le añadimos la leche. El resultado es el de la imagen (parece que vamos a ser los de efectos especiales de Crónicas Vampíricas, ¿verdad?).



QUINTO PASO: Untamos el molde con mantequilla, para que no se pegue el bizcocho, y después espolvoreamos harina. Así será más fácil desmoldar después.

SEXTO PASO: Precalentamos el horno a 180 grados durante 10 minutos. Este paso se puede haber hecho previamente.

SÉPTIMO PASO: Horneamos durante 40 minutos a 180 grados. A partir de la media horita podemos ir comprobando si al pinchar el bizcocho el palito sale limpio. Cuando sea así significará que está listo y lo podemos sacar.

OCTAVO PASO: Lo sacamos y lo dejamos enfriar.

Como veis, a mí me quedo un poquito quemado, pero es por mi horno, que falla mucho. Si os pasa esto solo tenéis que quitar las partes quemadas suavemente con un cuchillito.


Preparación del glaseado:

PRIMER PASO: Echamos todo el queso en el bol de la batidora, junto con la mantequilla. Lo batimos hasta que quede bien integrado, a baja potencia.

SEGUNDO PASO: Mientras sigue batiendo, añadimos la esencia de vainilla, la sal y el azúcar glass.

TERCER PASO: Batimos durante 5 minutos a máxima velocidad. Y ya está, debería quedar una masa espesa y tiesa.



Preparación y decoración:

PRIMER PASO: Desmoldamos la tarta y la movemos hacia otro plato. En ese plato vamos a partir el bizcocho en dos (o tres, como veáis que os haya quedado de grande) con un cuchillo largo y liso o con un cortador de tartas.

SEGUNDO PASO: Volvemos a coger el molde, pero esta vez colocamos en él la parte de arriba de la tarta cortada AL REVÉS, es decir, haciendo que la superficie (en mi caso la parte quemada de la imagen anterior) se convierta en la base.

No se ajusta porque corté los bordes quemados, pero se tiene que ajustar, ¿vale?


TERCER PASO: Cubrimos con una capa de glaseado la superficie del bizcocho que hemos metido en el molde.



CUARTO PASO: Hacemos lo mismo con la otra mitad del bizcocho (o la parte del medio si lo habéis cortado en tres), colocándola encima de la capa de glaseado. Después le ponemos otra capa a esa parte. Tened muchísimo cuidado, porque enseguida se quedan trocitos de bizcocho rojo flotando en el glaseado y no se quitan (doy fe).

QUINTO PASO: Desmoldamos para cubrir de glaseado los laterales. Repito: mucho cuidado, que a mí me quedó fatal.

SEXTO PASO: Decoramos con la manga pastelera. Podéis hacer las formas que queráis, pero yo os aconsejo que hagáis conchas, como yo en la imagen. En la parte de arriba improvisé un corazón de conchitas porque me sobraba masa y la iba a tirar.



SÉPTIMO PASO: Colocamos las rosas de azúcar como queramos.




¡Y está! Ya veis a mí no me salió especialmente bien, pero lo importante es el sabor, y seguro que a vosotros os sale mucho más bonita y deliciosa.










¿Os animáis a probarla?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...