Con la tecnología de Blogger.

Combatir la astenia primaveral

Hay muchos que dicen que lo de la astenia primaveral es un falso mito, es decir, que no existe tal "enfermedad" y que es una especie de excusa. Puede que lo sea, yo no soy ninguna experta, pero lo cierto es que hay algo que nos consume en estas fechas. Yo ahora mismo he de decir que la estoy padeciendo y que este año estoy odiando la primavera. Y el caso es que siempre la he adorado, con sus flores, sus prados verdes, su cielo despejado... ¡Pero este año no!

Llevo unos días con el ánimo muy decaído, sintiéndome más cansada de lo habitual y sin ganas de hacer nada. A eso se le suma el dormir mal y el tener el apetito escaso. Esto se puede considerar un cuadro habitual de la astenia. No es que crea que es una enfermedad como tal, pero sí está probado que los primeros días de sol y el cambio de hora al horario de verano nos afectan negativamente a gran parte de la población. 

Pero no hay que preocuparse ni dejarse caer en el sofá, hay que combatirla con uñas y dientes. Para ello os doy algunos remedios para combatir la astenia primaveral que a mí me funcionan y que espero que os funcionen a vosotros también.






1- Jalea real: Sé que puede sonar a eso que se toman nuestros padres y que vemos en cajas apiladas en la farmacia, pero que ni nos va ni nos viene. Bueno, pues es la súper solución. Unas ampollas de jalea real, que se toman cada mañana durante 3 o 4 semanas, te ayudan a aumentar la energía y la vitalidad. También podéis probar con gingsen o pastillas multivitamínicas. En un herbolario os pueden asesorar perfectamente sobre qué es mejor para vosotros.

2- Ejercicio: Sí, es muy básico, pero es real. Cuanta más actividad tenemos, más energía. Sirve cualquier cosa, running, un partido de fútbol, tennis, bicicleta... Y a ser posible al aire libre, que es mejor dejar los gyms para el invierno. Sé que estas cosas cuestan pero a veces solo es cuestión de no pensarlo y calzarse las deportivas.

3- Hidratación: Es otro clásico, pero el que menos falla. Nuestro cuerpo necesita el agua en mayor cantidad (relativamente) para seguir funcionando. Es uno de esos métodos en los que no creemos mucho, pero os aseguro que funciona. Mi consejo es que os compréis una botella vacía de las que vienen especiales con pajita para beber agua y la llevéis siempre con vosotros.

4- Alimentación sana de temporada: Siempre es buena la alimentación sana, pero más en esta época y, sobre todo, si se trata de frutas y verduras de temporada. Pensad que la naturaleza es sabia y siempre nos da lo que necesitamos. Además, ahora llegan todas esas frutas fresquitas y deliciosas que no tenemos los meses de invierno. Lo que también debemos evitar son las comidas copiosas, ya que nos restan energía.

5- Infusiones: Quizá no son lo más apetecible, ya que están muy calientes, pero hay algunas infusiones cuya función es aumentar la energía. Yo confío mucho en los remedios naturales y soy una enamorada de las infusiones, así que os animo a que lo probéis.