Con la tecnología de Blogger.

Cómo sacar mejores fotos con iPhone



Vivimos en el tiempo de Instagram, Twitter, Facebook y otras tantas redes sociales. Nos hemos acostumbrado a capturar momentos y compartirlos al instante con quien queremos, y eso es genial. Para eso utilizamos nuestros móviles, que cada vez son más inteligentes que nosotros. Pero la verdad es que muchos no saben sacarle partido a sus dispositivos. Sí, todos sabemos darle al botón y mirar por la pantalla, pero hay un mundo más más allá.

A mí me encanta Instagram y me encanta que mis fotos con mi iPhone (5c) sean las mejores posibles. Por eso he ido aprendiendo, a base de informarme y de ensayo y error, cómo podía ir mejorando con ese aparatito que yo pensaba que tenía dominado hasta que e di cuenta que había muchas opciones que ignoraba por completo.

Hoy os voy a dar unos consejos que he aprendido por mí misma para que vosotros también podáis ser unos auténticos profesionales de la cámara Apple.


Pero antes de nada os voy a dar un aviso. Todos pensamos que si compramos el último modelo de iPhone del mercado sacaremos mejores fotos. Claro, los dispositivos se mejoran día a día y cada modelo ofrece opciones y capacidades mejores que el anterior. Eso es verdad. Que un mejor equipo no te hace un mejor fotógrafo. Si no controláis la cámara de vuestro iPhone, no vais a mejorar con la del modelo superior. Es una cuestión de técnica y de saber apreciar la belleza y lograr capturarla del mejor modo posible.


1- Utiliza la cámara integrada

Ni la de IG ni la de cualquier otra app, por mucho que prometa. El iPhone está diseñado para ser empleado con su cámara y las fotos son mejores con ella. Podéis hacer la prueba. La cámara del iPhone tiene unas opciones avanzadas que no poseen las cámaras de otras apps y mucho menos la de IG.





2- Usa la cuadrícula

¿Habéis oído hablar de la regla de los 3 ejes? Bueno, no me voy a alargar y daros una lección de fotografía, pero resumiré explicando que la composición de las imágenes mejora en ciertos puntos o ejes. La cuadrícula os ayuda a que los objetos que queréis sacar estén en el mejor lugar posible para una composición más bonita. Además, ayuda mucho en el orden y en la rectitud, y evita que nos ladeemos al sacar la foto.

Ajustes > Fotos y cámara > Cámara > Cuadrícula


3- Investiga las opciones

Sé que suena muy a manual, pero es muy necesario. La cámara del iPhone no es una reflex, no tenéis que aprender muchos conceptos y opciones disponibles. Para otros en vez de sonar a manual va a sonar a clase de párbulos, pero no por saber para qué es cada botón significa que le sacas todo el partido. Mirad en las opciones de la cámara, los distintos tipos de formatos y para qué sirven, los filtros, en ajustes... Y tocad sin miedo.


4- Para mejores selfies, usa el temporizador

Hay veces que la mano no nos llega al botón y, haciendo el mayor esfuerzo de nuestra vida, lo más que conseguimos es una foto borrosa y descuadrada. Lo mejor es utilizar el temporizador a 3 segundos. Apretáis el botón, os colocáis y esperáis un pelín. Foto sin descuadres ni borrosa y sin tener que llegar al botón.

También es genial para que no salgan nuestros brazos en el selfie y nuestra postura sea más tranquila y relajada.





5- Controla desde dónde pulsas

No solo podéis sacar fotos pulsando el botón de la cámara en la pantalla, sino también pulsando los botones de volumen. Dependiendo de qué tipo de foto queráis sacar, de cómo queráis tener los brazos colocados, os será más útil pulsar uno u otro.


6- Para aún mejores selfies, los auriculares

Muchos ya sabríais lo de los botones de volumen. Pensaréis que os lo cuento como si fuerais niños de colegio, pero lo cierto es que (vergüenza sobre mí) me enteré de todo esto hace muuuuy poco, más de un año después de tener el iPhone y chulear de utilizar genial su cámara. (sí, ¡Já!). Bien, pues en los auriculares también hay botones de volumen, en los de Apple, claro, los que vienen de serie con el iPhone. Podéis sacar fotos pulsando esos botones sin necesidad de alargar la mano hasta el obturador. Un inventazo, sobre topo para selfies en grupo donde nadie tiene palo.


7- Para niños, deportes y mascotas, dispara en serie

Podéis probar a darle muy rápido y seguido al obturador de la pantalla, no pasa nada, pero si mantenéis el dedo pulsando el botón de volumen el disparador funcionará sin parar (en serio, sin parar). Esto es la mejor idea cuando no hay tiempo de conseguir la foto perfecta.


8- Explora con la luz y el enfoque

El iPhone, por defecto, tiene auto foco, es decir, que enfoca solo cuando vas a sacar una foto, intuyendo aquello que vas a fotografiar. Pero jamás le dejéis hacer eso. Tocad aquello que queráis fotografiar, no solo para que lo enfoque, sino para que adapte la luz. Esta opción es lo más parecido a una cámara reflex, ya que eliges qué cantidad de luz entra y qué quieres enfocar.

Pero dad un paso más allá. Si vais a sacar a vuestra primita lo normal es que pinchéis en su cara y todo bien, pero probad a pinchar en todas partes para percibir cómo varía la luz y qué diferencias hay. A veces una foto especial se encuentra en esos pequeños cambios. Una luz diferente, otro ángulo, otro enfoque... ¡Jugad! Aprenderéis mucho y sacaréis fotos más bonitas.


9- Fija el enfoque

Ya sabéis lo que pinchar en la pantalla, la gran mayoría de vosotros no porque os lo haya dicho yo, pero esta es una opción especial. Una de esas cosillas sutiles que tiene Apple que tienes que descubrir porque no se ven tan fácilmente. Pulsando unos segunditos con el dedo en la pantalla, después de que os halla aparecido el cuadradito del enfoque, os aparecerá un cuadradito amarillo con un solito encima. Bien, pues ahí tenéis el enfoque fijo. Podéis mover el dispositivo todo lo que queráis, que no enfocará otra cosa.

Es muy útil para conseguir fotos macro, con desenfoque a propósito o mejores fotos sin tener que estar tocando la pantalla cada poco porque el señor iPhone ha considerado que buscabas otra cosa.


10- Investiga trucos curiosos

¿Conocéis el truco de la lente de láser? No os voy a revelar nada, solo quiero que lo busquéis en Google. Internet alberga muchos fotógrafos e inventores curiosos que se dedican a probar cosillas que mejoran las capacidades de los dispositivos. La cámara del iPhone es una de ellas y en la red existen muchos trucos curiosos, totalmente DIY y low cost que podéis probar ya mismo.


11- Evita el flash

El flash es bueno o malo según las circunstancias, pero el del iPhone es pésimo. Tiene poco alcance y estropea la poca luz que el móvil pueda conseguir. A no ser que sea la única buena fuente de luz con la que podáis sacar una foto, intentad no usarlo. Buscad otras fuentes de iluminación artificial. Lo que sea por una buena foto.


12- Utiliza luz natural

Las fotografías no son nada más que luz. Parece que un móvil solo es para sacar unas fotos improvisadas de nada pero hoy en día para muchos se ha convertido en la cámara del hogar y hay que tomárselo en serio. Pese a que el iPhone saca buenas fotos, no tiene muy buena calidad porque no recoge mucha luz. Si queréis evitar imágenes con ruido o granulado, hacedme caso en esto.

No hay nada mejor que la luz natural. Todas esas fotos que veis a bloggers famosas están hechas con luz natural, ya sean con reflex o teléfono. Las mejores fotos se hacen de día y, a ser posible, por la mañana. Evitad las fotos hechas en interior y con luz de bombilla. A no ser que tengáis un estudio fotográfico en casa, claro.





13- HDR cuando sea necesario

HDR = High Dynamic Range = Alto Rango Dinámico

Es una manera de procesar las imágenes para que haya un mejor rango dinámico entre las zonas oscuras y las zonas claras. ¿No os ha pasado nunca que veis un cielo precioso y, por ejemplo, un castillo precioso y lo queréis fotografiar todo? ¿Y entonces vais a sacar la foto y enfocáis el castillo y sale iluminado, pero el cielo sale muy oscuro? ¿Y entonces enfocáis el cielo y sale un cielo fabuloso y un castillo oscurísimo? ¿Y entonces intentáis arreglar la imagen en edición y sale algo bien y lo otro muy iluminado? Vale, pues el equilibrio de luminancia que se emplea para conseguir que esa imagen quede bien es el HDR.

Todos lo conocéis porque crea imágenes muy potentes, sobre todo en paisajes, y muy contratadas, con mucho colorido. Sabéis ya de lo que hablo, ¿verdad?

Bien, pues el iPhone puede hacerlo él solito. Utilizadlo solo cuando tengáis estos problemas de luminancia, no a la ligera. Las imágenes con HDR pueden ser muy bonitas o muy, muy cargantes.


14- Limpia la lente cada poco

Cuando noto que mis fotos salen más borrosas de lo habitual, lo cual crea sutiles diferencias en la luz que pueden destrozar la edición posterior, siempre sé por qué es: la lente esta sucia. Acordaos de limpiarla de vez en cuando, pasando un trapito especial para lentes o una gamuza de las gafas si no tenéis.


15- Evita el zoom

Tampoco os voy a dar una clase magistral sobre el funcionamiento de la fotografía digital y de lo que ocurre al hacer zoom con los píxels. En resumen os diré que el zoom estropea mucho la imagen digital, restando calidad. Intentad acercaos todo lo posible a lo que queráis sacar, aunque seáis intrusivos. Si está verdaderamente lejos, usadlo, no hay más remedio. Pero si es por recortar algo del escenario, mejor sacar la foto completa y ya recortaréis luego con la herramienta de edición. El resultado será mejor.


16- Sé un fotógrafo

Este es el consejo más importante, aunque os vaya a parecer que no. Sed fotógrafos. No os hace falta llevar al cuello una reflex para hacer fotos artísticas y espectaculares. La cámara no hace al fotógrafo, sino su capacidad de capturar la belleza a cada instante, tenga lo que tenga. No reservéis el móvil para vuestros primos pequeños ni para los selfies de fiesta. Los desarrolladores investigan muchísimo para darnos cada día más calidad en las cámaras de los móviles y lo menos que podemos es sacarle partido y dar lo mejor de nosotros para tener recuerdos irrepetibles.

Moveos, buscad nuevos ángulos, posiciones, haced muchas fotos, aprended los controles, buscad trucos, jugad con la luz. No os quedéis quietos con el móvil en la mano como setas. La foto perfecta está en alguna parte, pera a veces es un poquito más a la derecha