Con la tecnología de Blogger.

Holly jolly cozy Christmas (snapshots)

Libro de mis vacaciones: Sexo en Nueva York

¡Me encantan las navidades! Soy el espíritu navideño en persona, como ya habréis podido notar en múltiples ocasiones. En parte, las navidades me encantan porque van sobre tradiciones, cosas que nos encanta hacer y que queremos repetir año tras año. Como cada año, mi madre y yo decoramos el árbol (Nuevo árbol) unos días antes, además de colocar coronas por toda la casa, guirnaldas hechas a mano, renos y un pelucho gordo de Papá Noel. Para las fechas más especiales, viajé hasta Portugalete para pasar las fiestas con mi familia materna. La gran ausencia de mi abuelo se notaba, pero hicimos lo mejor que pudimos para evitar sentirnos tristes.

Hoy quiero compartir los mejores momentos insta y no tan insta de estos días memorables. que se han caracterizado por ser todo lo cozy que podían ser.


Decorando el árbol de mi casa



Mi madre y yo viajamos hasta allí en coche el día de Nochebuena. Tuvimos que andar parando por el camino para coger a tiempo los ingredientes que nos faltaban para la cena y los regalos de los pequeños. Llegamos justo a tiempo para la cena y para, desgraciadamente, los especiales de navidad de la tele que mi abuela nos hace ver. Como dije en Twitter, no tuve suficiente Lambrusco para aguantarlo (literalmente). Nochebuena es la única noche del año en que mi abuela nos deja usar la vajilla buena. Ese tema es algo que yo no entiendo. Si no es para que la usemos, ¿para qué la queremos? Yo creo que las cosas son para disfrutarlas mientras uno pueda y quiera.



¡Mis calcetines!




La mesa a medio poner y justo llegan los invitados



Pero el mejor día siempre es Navidad, dice mi madre. Yo, personalmente, soy más de Nochebuena, me parece más entrañable con las luces, la noche y la cena, pero en Navidad nos juntamos más para la comida. Venían los peques, la alegría de la casa. Aprovechamos para pasar con ellos todo el día, llevarles a montar en las atracciones de Navidad, comer chocolate caliente con churros, pasear por la ría de Portugalete y ver Brave todos juntos después de cenar.



Diadema y jersey de renos, un must





















El resto de días fueron algo más íntimos. Ya no se reúne toda la familia pero mi madre y yo quedamos con sus amigas de la infancia y nos echamos unas risas recordando viejas anécdotas de su juventud. A mí que alguien me venga a decir que nosotros somos peores. ¡Já! Mi madre se escapaba de casa, mentía, se iban de fiesta con el coche de mi abuelo... Vamos, lo que yo nunca he hecho. También aprovechamos para ir a la playa de Gorliz con mi padrino y luego a El peñón, un bar chic junto al mar, de estos estilo anuncio de Estrella Damm.


Cozy en mi pijama navideño

Abetos naturales


Boina y cuadros, otro must de las navidades


Jersey de renos para navidad




Playa de Gorliz






Gran parte del viaje la pasamos de shopping. Mi madre es dueña de su propia empresa y apenas tiene tiempo en Salamanca, así que en vacaciones arrasamos en Bilbao. Sobre todo porque hay un Fashion Outlet impresionante con ropa increíble rebajadísima. Yo piqué algunas cositas de El Ganso y Purificación García. ¡Con esos precios nadie puede resistirse! Con eso, otro abrigo de Springfield y una bufanda de cuadros escoceses me llevo a casa los mejores regalos de Navidad. A los que se suma mi nueva bici (¡¡¡ROSA!!!) y unos botines. pero, tranquilos, que no os voy a torturar con una entrada de "Mis regalos de Navidad 2015" (#NOBODYCARES).


Árbol del Fashion Outlet

El Ganso, una de mis tiendas favoritas





Me vuelvo a Salamanca muy contenta y satisfecha de mis navidades. Ojalá pudiera quedarme más, pero tenía que volver al periódico, las clases de inglés y más compromisos ineludibles. Pero, verdaderamente, las fiestas en el norte son más fiestas. Su decoración es más bonita y las calles están siempre rebosantes de gente en las terrazas. Allí hacer una ronda por los bares del barrio es la mayor de las tradiciones antes de la cena de Nochebuena. Me volví habiendo disfrutado de la decoración, el ambiente, la familia y nuestras tradiciones, como la de parar en la chocolatería Trapa de camino a casa.


Árbol de Trapa


Mi arbolito


Espero que todos vosotros hayáis disfrutado de unas navidades deliciosas y que paséis aún mejor tiempo en lo que queda de fiestas.


Adornos de mi casa

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...