Con la tecnología de Blogger.

Receta: Galletas de jengibre (Gingerbread man coockies)



En lo más tradicional de lo tradicional de la Navidad se encuentras las galletas de jengibre, más aún cuando vienen en forma de hombre de jengibre. Para mí, unas navidades no están completas si no las hago. Este año las he hecho tarde. No era mi idea, pero las empresas de transportes están a tope en Navidad y no hay quien compre utensilios ni los pida y que le lleguen a uno a tiempo.

Recorren internet muchísimas recetas de las galletas de jengibre, pero esta que os traigo hoy es la verdaderamente tradicional, con sus especias y sus melaza, que es lo que le da ese color oscurito tan típico. Yo sigo mucho a Alma Obregón, que es la más conocida, y tengo su libro de Galletas Perfectas, y en él viene una receta para hacer hombres de jengibre. Vale, pese a que la adoro, no os recomiendo esa receta por muchas razones. Primero, porque no es la tradicional, segundo, porque la glasa no os va a quedar bien, y, tercero, porque ella las cubre de fondant color carne y las galletas de jengibre no deberían ir cubiertas salvo que queden mal.

En cuanto a la elaboración. Estas galletas son muy complicadas de elaborar. No me entendáis mal, es echar los ingredientes en el bol como todas, pero es una masa muy, muy, pegajosa, lleva muchas horas de trabajo y es muy lianta (como diría mi abuelita). Vamos, que acaba la cocina para echarte a llorar. Hay mucha gente que la recomienda para hacer con niños, pero yo ni en un millón de años, supongo que se referirán a decorarlas o mirar, porque...


Bueno, no me enrollo más y vamos a lo que vamos.







Ingredientes

Para la galleta:
*170 gramos de mantequilla
*160 gramos de azúcar moreno
*255 gramos de melaza (miel de caña)
*420 gramos de harina de repostería + luego la que se necesite a mayores para amasar. Calculadle quizá unos 500 gramos a la hora de la verdad.
* 1 cucharadita de sal fina
*2 cucharaditas de canela
*2 cucharaditas de jengibre en polvo
*1/4 de cucharadita de clavos de olor
*1/4 de cucharadita de nuez moscada en polvo
*1 huevo L
*1 cucharadita de levadura
*Media cucharadita de bicarbonato

Para la glasa real:
*400 gramos de icing sugar
*2 claras de huevo pasteurizadas
*Fondant blanca




Preparación

Masa:

Primer paso: Derretimos la mantequilla. Lo normal es hacerlo al fuego en un cacito, pero yo encuentro más útil y cómodo hacerlo en un minutillo en el microondas.

Segundo paso: En el bol de la batidora echamos el azúcar, la melaza, la mantequilla, la canela, el jengibre, la nuez moscada y los clavos. Para echar los clavos de olor tenéis que hacerlos polvo en el mortero primero. Batimos hasta que se integre.

Tercer paso: Si la mezcla anterior sigue caliente por la mantequilla, la dejamos enfriar un poco. Después echamos el huevo y seguimos batiendo.

Cuarto paso: En un bol aparte, tamizamos la harina, la levadura y el bicarbonato. Después lo agregamos a la masa y seguimos batiendo hasta que vemos que esté lista.

Quinto paso: Esto es más bien un consejo, pero no es necesario. Separamos la masa en dos partes y las envolvemos en film por separado. Esto es porque es mucha masa para depende qué capacidad del horno o cuantas queramos. Yo hice solo 6 hombrecitos grandes porque era lo que cabía en mi bandeja de horno no me gusta hornear dos bandejas al mismo tiempo. Para esa medida una parte de la masa va de sobra. La otra la podemos reservar o usar, pero siempre tenemos esa opción. Después de envolver la masa, la metemos en la nevera por espacio de 3 horas. Mínimo 2 horas si no tenéis mucho tiempo, pero cuanto más esté, mejor.

Sexto paso: Llega la hora de amasar. Mucho cuidado aqui porque es una masa muy pegajosa por la melaza. Espolvoreamos harina en la mesa de trabajo y en nuestra manos y dejamos el resto de la harina muy a mano. Si está muy pegajosa la masa, vamos incorporan harina poco a poco hasta que deje de estarlo y quede una masa homogénea y manejable. Entonces la extendemos en la mesa de trabajo poniendo papel de horno por encima y sobre el papel le damos con el rodillo hasta que quede extendida como de 3 mm de grosor.

Séptimo paso: Una vez extendida y preparada, cortamos las galletas con el molde del hombre de jengibre. Las galletas que cortemos las trasladamos a la bandeja de horno cubierta de papel de horno.

Octavo paso: Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo durante 10 minutos. Después introducimos la bandeja a media altura y dejamos hornear unos 15 minutos. A la mitad de ese tiempo, yo recomiendo darle la vuelta a la bandeja para que se doren todas por igual. Cuando veamos con los bordes están dorados es momento de sacarlas. 

Noveno paso: Las dejamos enfriar 5 minutos en la bandeja o se romperán. Estas galletas salen blandas del honro y se endurecen con el frío. Después ya las dejamos enfriar completamente en la rejilla.


Decoración:

Primer paso: Echamos las claras de huevo pasteurizadas en un bol alto (para que no salpique) y las batimos con el accesorio de varillas, como si fuéramos a hacerlas a punto de nieve, pero solo hasta que estén blancas y blandas.

Segundo paso: Después vamos añadiendo el icing cucharada a cucharada sin parar de batir hasta que nos quede una masa consistente que no cae de las varillas. Como pasta de dientes.

Tercer paso: Si queréis usar más colores, reservamos glasa para colorear. Echamos glasa blanca en la manga pastelera con una boquilla del número 2 y delineamos lo que consideremos. Yo he hecho las clásicas partes de los hombrecitos, pantalones, faldita... A gusto de cada uno y según vuestra creatividad. Coloreamos de rojo y verde otras partes de la glasa y hacemos las partes que queramos, como antes. 

Cuarto paso: Con el fondant hacemos los ojos, la boca y sus accesorios con los cortadores. Yo, después, utilicé un rotulador comestible verde para hacerle motivos a la corbata de fondant.

Et voilá! Ya tenemos nuestras galletitas.






A mí me parece que esta receta tiene su dificultad, así que si queréis hacerlas y no sabéis cómo, por favor, no dudéis en pedirme ayuda o pedirme que lo haga en vídeo.