Con la tecnología de Blogger.

Cómo comprar (con éxito) en tiendas online

El mayor obstáculo que encuentran las tiendas a la hora de vender sus productos online es el miedo de los consumidores. Miedo a la estafa, a dar tus datos bancarios, a que no sea la talla adecuada, a que el producto sea diferente en persona, a que no te quede como esperabas... Y todo eso nos frena a la hora de dar al botón "comprar".

Por estas y otras razones yo era una de esas personas, pero lo superé y ahora soy la mayor compradora online porque me resulta más ventajoso en ciertas ocasiones. Sin ir más lejos, solo puedo comprar ropa de la talla petite a través de internet. Además, debido a mi trabajo como bloguera ("trabajo"...), todas las marcas con las que colaboro son tiendas online, así que me he tenido que hacer a la fuerza a base de ensayo y error.

Es por eso que hoy comparto con vosotros mis trucos para comprar a través de internet y que mi compra sea un éxito rotundo. Como en todo, la perfección no existe y siempre vamos a tener que devolver algún producto porque sus características no nos hacen del todo felices, pero eso es algo con lo que tendremos que lidiar siempre. Con este post, pretendo ayudaros a dar ese salto que para muchos puede ser complicado debido a la desconfianza.





1- Conoce tu figura. Es vital saber qué tipo de cuerpo tienes y qué prendas te sientan mejor. Esto es la base de una buena compra online. Tras conocer este dato, compra siempre lo que sepas de antemano que te va a quedar bien.

Por ejemplo, yo tengo las caderas anchas, por lo que los vestidos ajustados suelen ser un problema. Ya lo son en tienda física, pero ahí me los puedo probar y ver si me quedan bien o no y eso suele depender del vestido en concreto y sus hechuras. Por lo tanto, en tienda online no me puedo confiar en ningún caso y siempre voy a lo seguro: vestidos de corte skater, tipo A o con vuelo.

2- Hazte una tabla con tus medidas. Todas las tiendas online ponen las medidas de sus productos en centímetros o pulgadas para que no te la juegues. Yo lo que he hecho ha sido tomar mis medidas y anotarlas en un papel en ambas mediciones. Este papel con la tabla de medidas de pecho, cintura, cadera, etc, lo consulto cada vez que voy a comprar un artículo y comparo con la tabla de la página web. Así nunca fallo.

3- Hay productos vetados. Esto es personal, por supuesto. Yo me veto cierta clase de productos que sé que no me puedo permitir como pantalones. Para mí, solo pueden ser talla petite, así que la sección de pantalones de una tienda que no tiene esta talla está prohibida para mí. ¡No me puedo enamorar de algo que no puedo tener! (Vale, podría tenerlo, pero prefiero no tener que arreglar la ropa si puedo impedirlo).

4- Mira bien la descripción de cualidades. Curiosamente, no es tan obvio. A veces nos gusta tanto el artículo que no nos paramos a leer con detenimiento sus características. En la descripción deberían venir las medidas, material, peso, qué contiene, tipo de envío...

5- Consulta la talla de la/el modelo. Cada vez más páginas añaden la información de la modelo que aparece en las imágenes. Sus medidas, qué talla está utilizando... Así podemos comparar con nuestras medidas y ver si nos podría quedar bien in real life. Sé que los modelos son modelos, pero francamente ayuda mucho.

6- Utiliza los filtros de búsqueda. Si hay una ventaja que tienen las compras online es que puedes filtrar el catálogo de productos para ver solo los que son de tu talla o de tu presupuesto. Así no nos enamoramos de cosas que no podemos tener.

7- Las opiniones de otros compradores son tu biblia. Esto es así. Con artículos que no puedes ver previamente, las reseñas de compradores anteriores son tu único acercamiento con la realidad. Los puedes ver a través de fotos, saber cómo vienen de grandes, si el material es de calidad...

*7.1-Comprueba la talla que aconsejan. Hay veces que todos los clientes que se han comprado un producto coinciden en que éste talla más bajo o más alto de lo que creían. En esos casos, fíate. Si te dicen que es un producto que viene más ancho, compra una S en vez de una M. Las tiendas importantes suelen indicarlo y lo recomiendan.

8- Conoce los materiales. Este consejo ese similar al de la talla y, en verdad, vale también para otra clase de características como tono de piel. Al no poder ver y tocar el producto, es esencial conocer los materiales. Saber, por ejemplo, qué significa que sea de punto grueso o 100% lana. El material con el que está fabricado siempre aparece en sus características y conocerlo de antemano te ayudará a saber cómo es físicamente.

9- No dudes en ponerte en contacto con el vendedor en caso de tener una duda y poder hacerlo. No siempre es una opción, pero, en el caso de serlo, el vendedor te resolverá todas tus inquietudes sobre el producto.

10- Consulta la política de gastos de envío y las condiciones de devolución. Es muy importante saber cuándo te va a llegar, cómo, cuánto te va a costar, en qué casos te sale gratuito, si es posible cambiarlo o devolverlo... No estaría de más consultar cuestiones legales y otra clase de políticas. 

11- Utiliza Paypal si así te quedas más tranquilo. Es una manera de no proporcionar tus datos bancarios o tu tarjeta de crédito.

12- No temas a la devolución. Si no estás convencido con la talla, no pasa nada. Si la tienda online te permite devolver el producto de forma gratuita, luego podrás cambiar la talla si no te queda bien. También puedes comprar dos tallas o dos modelos o dos colores y luego devolver el que no te vaya bien. Es un proceso más largo que en una tienda física, sí, pero es bastante sencillo y te proporcionan todo lo necesario.

BONUS: Consulta mis consejos para comprar más barato. ¡Seguro que te interesa!