Con la tecnología de Blogger.

Lo mejor y lo más visto de 2017


2017 llega a su fin y es la hora de ver innumerables posts en distintas redes sociales con el balance pormenorizado de todos nuestros amigos, conocidos y familiares. Para ser honesta, no me suele gustar hacerlo y rara vez me detengo a leer todos los que me voy encontrando. Sin embargo, hacer un pequeño balance del blog me resulta muy divertido, así como leer los de otros blogueros. No sé, manías, supongo.

Me resulta muy curioso ver cuáles son los post que más han gustado e intentar identificar qué es lo que les diferencia de los demás. No solo para ver cómo son las personas sino para poder seguir haciendo lo que más gusta. También me gusta echar la vista atrás unos minutos y ver qué ha sido lo mejor de este año, qué me ha traído más alegrías, qué me ha cambiado la vida y, sobre todo, qué no debería volver a suceder. 


Empezaré por los los post sin outfit que más os han gustado. Los collages es lo que ha ganado por goleada, indudablemente, así que prometo que habrá más de ellos el próximo año con muchas ideas de moda y complementos. Os recuerdo que yo no gano nada aunque compréis las cositas del collage, así que os puedo asegurar que no es publicidad.

Lo que más me ha sorprendido es que el post de mis primeras Bean Boots es que más visitas ha tenido este año. Os aseguro que no me lo esperaba. No es un calzado que se suela vender en España, por lo que no pensé que hubiera tanta gente interesada. Pero es bien cierto que sus números de visitas duplican a los demás. ¡Qué cosas!


Pasando a los posts con outfit, algunos resultados me sorprenden y otros no. Poco se puede decir salvo que todos ellos se han convertido en muy buenos recuerdos de este año. Todas esas entradas tienen interesantes historias detrás que no puedo evitar revivir con una sonrisa. La verdad es que, en este sentido, puedo decir que ha sido un gran año.

1- Vichy


Historia curiosa detrás de las fotos: Montse y yo decidimos hacerlas en unas callejuelas de un barrio un poco "complicado" de Salamanca. Dejé el coche mal aparcado y durante todas las fotos estuve preocupada de que me lo hubiera llevado la grúa o algo. Cuando volví a por el coche, empecé a buscar las llaves y no las encontraba. Rebusqué y rebusqué en el bolso, y nada. Yo toda preocupada hasta que caí: me había dejado el coche abierto con las llaves dentro. Sí, podía haberme quedado sin coche ese día. ¡Suerte que nadie se dio cuenta!

2- 25



Historia curiosa detrás de las fotos: ese día nos lo pasamos muy bien con las bengalas y todo. Pero hubo varias cosas reseñables. La primera, no podía casi sonreír porque acababa de salir del dentista. La segunda, no me acuerdo qué había en la ciudad pero al otro lado del río había una banda de música tocando que nos puso BSO. Y la tercera, y menos "simpática", es que, justo cuando acabamos, me llamó el abogado de un juicio por asesinato al que había ido la semana anterior diciendo que esa misma tarde salía el veredicto del jurado popular. Yo ni siquiera trabajaba esa tarde, pero salimos corriendo hacia los juzgados porque estaba muy interesada en ver cómo acababa.



Historia curiosa detrás de las fotos: ese día hacia muchísimo frío en Salamanca. Tantísimo frío que las fuentes estaban completamente congeladas. Y ahí estaba yo, haciéndome fotos en blusita y chaquetita. ¡Qué frío pasé! Menos mal que luego tomamos un café calentito...



No es que tengan una historia memorable detrás, pero nos lo pasamos genial viendo a los caballos y me acuerdo mucho de ese día.



Historia curiosa detrás de la foto: ahí donde veis todo ese picnic, apenas pudimos comer nada porque Manuel se tenía que ir corriendo. Pero lo más gracioso fue que la cestita (de las narices) me rompió las medias en la rodilla. Salgo en un montón de fotos, que tuve que quitar, con un boquete en la rodilla. Al final me las acabé quitando.


Me encanta contarle esas historias a la gente, porque a veces se piensan que mis días son perfectos e ideales y todo es felicidad porque salgo sonriendo en las fotos. Creedme que hay días realmente malos en los que hay que sacar fotos sonriendo sí o sí. Esas anécdotas son divertidas o simpáticas, pero no siempre es así. Además, las fotos siempre están preparadas. No creo que nadie realmente salga así a hacer determinadas cosas.

Volviendo a mi año, creedme que lo recuerdo como un buen año. No es que me hayan pasado muchas cosas buenas, pero realmente he sido feliz con lo que he tenido. Como siempre, me han pasado cosas maravillosas y otras que mejor ni pensarlas. La vida es así.

Estas son las mejores cosas que ha tenido mi año:

- Nuevo fotógrafo. Manu es mucho más que solo el fotógrafo del blog y estoy muy agradecida de tenerle en mi vida. Pero dejando mi vida personal a un lado (de la cual no siempre me siento cómoda hablando), ha sido lo mejor que le ha pasado a BWC. Juntos hacemos un gran equipo y lo pasamos realmente bien. La parte fotográfica del blog, que ha ido cogiendo más y más relevancia desde que lo abrí, ha sufrido una mejora bastante notable. 

Además, ya he conseguido que salga conmigo en el post de Navidad y espero que podamos seguir posando juntos de vez en cuando.

- Más deporte. Este año he aprendido un nuevo deporte: el pádel, y es algo que nunca me había planteado. Yo quería aprender tenis, pero mi amiga Esther sugirió que nos apuntáramos a clases de pádel y también me pareció una gran idea. 

Por otro lado, me apunté al gimnasio con otras dos amigas. Yo era muy reacia al gimnasio porque era algo que no funcionaba para mí. Prefería hacer series en casa, salir a correr y salir con la bici. Pero este año me animé y tengo que admitir que me gusta mucho, sobre todo en esos días de grados bajo cero en los que no sé cómo encontraba motivación para salir antes.

- Yoga. Este ha sido el año de mi iniciación al yoga. También era muy insegura con respecto a esto porque pensaba que no sería capaz de hacerlo, que sería el hazmerreír de la clase, que los demás tendrían más nivel que yo... Al final me dejé convencer por mi amiga Gloria y empecé a ir a su estudio de yoga. No puedo describir lo mucho que me gustó y lo bien que me hace sentir. Además, el ambiente es muy relajado y motivacional, y no tiene nada que ver con todo lo que yo tenía en la cabeza.

- Viajes. No he viajado muy lejos, pero he viajado y lo he disfrutado muchísimo. He conocido lugares nuevos, he disfrutado de la compañía de mis amigos, he descubierto cosas alucinantes... Y a partir de aquí solo espero seguir haciendo estos viajes cada vez que pueda. Me encanta estar rodeada de personas que desean acompañarme, eso es lo mejor.

- Nuevo master. Estudiar y trabajar a la vez (y llevar un blog, ejem) es algo terriblemente agotador y que me tiene constantemente estirándome como un chicle para intentar llegar a todo y llegar bien, pero es muy gratificante. Estoy estudiando otro master de comunicación corporativa y organización de eventos por la UOC y de momento todo va estupendamente. 

Tengo que añadir que pasé unos meses (o un año, incluso) bastante malos porque no sabía qué hacer con mi vida. Llegados a un punto te planteas ¿me gusta mi trabajo? ¿Debería dedicarme a otra cosa? ¿Sigo estudiando? Decidí optar por cursar un master oficial que me gustara y plantearme hacer un doctorado en el futuro. Solo espero no haberme equivocado.

*Nueva apariencia del blog. Normalmente solo pongo 5 puntos, pero quiero hacer una mención a esto. Estoy muy contenta con la nueva apariencia de BWC. Es algo que me ha costado mucho hacer y el resultado merece la pena. Creo que el blog ha dado un salto de calidad importante.


Solo espero que 2018 esté a la altura y que me dé tantos buenos momentos como este año. También espero que todos vosotros hayáis tenido un 2017 maravilloso lleno de recuerdos inolvidables y que tengáis un feliz año nuevo.