Con la tecnología de Blogger.

SIENTE

Lo he mencionado muchas veces en el blog porque, sinceramente, no me da ningún reparo. Y es que tengo ansiedad. Dicho así suena como algo muy grave e importante que define mi vida, pero no es así. Simplemente convivo con ello y hay días mejores y días peores. La cuestión es que he probado diferentes terapias y actividades que ayudan a llevarlo mejor, y una de las más famosas y útiles es el llamado mindfulness.

¿Qué es el mindfulness? Para que me entendáis mejor y no dar muchos rodeos, es una técnica que te ayuda a centrarte en el aquí y ahora, es decir, en el momento presente. ¿Y por qué es importante? Porque nuestra mente nos lleva a lugares muy lejanos e inhóspitos que nos hacen distanciarnos del presente.

Por ejemplo, cuando sientes mucha angustia por la incertidumbre de tu futuro laboral y no dejas de darle vueltas a cosas que, en realidad, todavía no han pasado (y puede que no pasen).

Para luchar contra esto, que es el pan nuestro de cada día para los que tenemos ansiedad, recurrimos a la meditación. Pero, claro, hablar de meditación, así a la ligera, pues... Es complicado. Siempre es mejor ir de la mano con un profesional que te guíe. Precisamente para esto nace SIENTE, la nueva app de mindfulness que ha creado la Fundación Facilísimo dentro de su proyecto Crear Salud. Hoy, os hablo un poco de ella y de mi experiencia durante una semana.




Seguro que habéis escuchado o leído que 10 minutos de meditación diaria son algo imprescindible para mantener nuestro bienestar. Probablemente hayáis pensado algo como "¡venga ya!", o lo relacionéis con alguna clase de monje budista que hace retiros espirituales, o puede que os lo hayáis planteado pero tengáis muuuchas dudas. No os preocupéis, todos hemos pasado por ahí. Al principio, yo también era escéptica.

Pero meditar no tiene por qué ser cruzarse de piernas en un cojín y cantar unos "ommm". Más bien, no. Meditar tiene más que ver con encontrar un hueco dentro del remolino de actividad diaria para sentarse y buscar un momento de relax en el que no pensar en nada. Muchos simplemente se sientan mirando al frente durante diez minutos, pero es mucho más sencillo si utilizamos una app como SIENTE.

Durante periodos de aproximadamente 12 minutos, la app nos va guiando en un proceso de relajación en el que aprendemos a ser conscientes de nuestro propio cuerpo, a pensar en el presente y a respirar. Son pequeños audios a través de los cuales una voz serena nos va dando instrucciones de qué debemos hacer y cómo debemos hacerlo.

¿Y esto para qué? Pues para mejorar nuestro bienestar físico, mental y emocional. Puede que creáis que es una tontería, pero los resultados del mindfulness están comprobados y el método realmente funciona. Solo con un ratito que le dediquéis al día, notaréis la mejoría.

Yo tenía mis dudas cuando empecé, y eso que ya estaba al tanto del concepto y lo había practicado. Pero desde el primer día me encantó la experiencia y me sentí tremendamente relajada. No cuesta nada mantener la atención y el funcionamiento de la app es facilísimo. Inmediatamente después de practicarlo ya te entran ganas de que sea el día siguiente para repetirlo. 

Lo que hago es sentarme en el sofá con mis auriculares grandes al final de la tarde, cuando todavía entra luz por las ventanas pero no la suficiente para iluminar la estancia. Me parece la mejor manera de ponerle punto y final al día, sobre todo si ha sido particularmente estresante.

La app ofrece unas sesiones gratuitas de prueba, por lo que no perdéis nada por intentarlo. De hecho, estoy convencida de que os va a encantar. Además, antes de comenzar os realiza un test gracias al cual puede daros una experiencia personalizada que se adapta a vuestra situación. También os da una serie de ejercicios de psicología positiva que son muy fáciles de poner en práctica (y os lo digo yo, que soy muy inconstante).

Por si tenéis dudas, aquí podéis encontrar su cuenta de Instagram, de Facebook y de Twitter. También podéis leer las experiencias de otros usuarios en los hashtags #SIENTE y #SIENTEmindfulness.