Con la tecnología de Blogger.

Receta: mousse de chocolate




Hace unos días, cuando comencé mis vacaciones, pregunté a través de Instagram qué proyectos os apetecía más ver en el blog. La mayoría (en torno al 65%) elegisteis un DIY, concretamente unas pulseras con lazo. No os preocupéis, they’re on the way. Pero realmente me apetecía hacer alguna receta. 

En ese caso, os decantasteis por una mousse de chocolate en lugar de unos cupcakes veraniegos (los cuales pensaba hacer de sangría). Así que eso es lo que hice. Aprovechando mis días libres, cogí los ingredientes necesarios, me puse a ello y eso es lo que os traigo hoy.

Cabe mencionar que estoy pasando unos días de vacaciones en el pueblito, por lo que A) no hice la entrada el martes y B) las fotos no son lo mejor del mundo.

Centrándonos en el postre, la mousse de chocolate es un básico. Es deliciosa y fácil de preparar a partes iguales y gusta a todo el mundo. Saber una buena receta de este riquísimo postre es un must. Vamos, que es lo típico que no te cuesta nada hacer y gracias a lo cual triunfas en cualquier comida o cena.

Así que, como yo siempre digo, coged papel y boli y apuntad bien.




Esta es una adaptación de una receta de Nigella. Esta mujer hace maravillas. La conocí hará unos añitos mediante Alma Obregón y me la apunté al instante.


INGREDIENTES

*150 gramos de mini marshmallows/nubes/como sea que lo llaméis. En caso de no encontrar en tamaño mini, cogedlos normales y luego los partís a la mitad. Es lo que me toca hacer a mí siempre.
*50 gramos de mantequilla
*250 gramos de chocolate para fundir (repostería)
*60 mililitros de agua
*280 mililitros de nata para montar
*una cucharadita de esencia de vainilla
*OPCIONAL: lacasitos para decorar




PREPARACIÓN

PRIMER PASO: troceamos el chocolate y partimos las nubes/marshmallows en caso de no encontrarlos en formato mini.

SEGUNDO PASO: echamos el agua en un cazo y la ponemos a hervir. Una vez que esté hervida, añadimos el chocolate troceado, las nubes y la mantequilla y lo ponemos a fuego medio. Removemos hasta que todo se deshaga. Al principio parece que las nubes no se van a deshacer, pero lo hacen, os lo prometo. Una vez tenemos la mezcla homogénea, retiramos el cazo del fuego.

TERCER PASO: montamos la nata con la batidora de varillas. ¡Cuidado! La nata al montarse salpica. Yo suelo tapar el bol con un pañito mientras la bato. Los que tengáis una batidora de bol de las que vienen con tapa tenéis el problema resuelto.

CUARTO PASO: añadimos la cucharadita de vainilla a la nata ya montada, y esa mezcla la añadimos a su vez al cazo donde tenemos el chocolate. Removemos hasta que todo se integre. De nuevo, parece que no se va a mezclar nunca pero lo hace. Paciencia.

QUINTO PASO: ¡Ya está hecho! Ahora solo nos queda repartir la mouse entre los recipientes donde vayamos a comerla y los metemos unas horitas en el frigorífico. 

OPCIONAL: yo los he decorado con lacasitos para que quede más colorido, pero no es necesario. Podéis dejarlo así sin más o podéis echarle nata montada por encima, M&M’s, crocanti… Lo que os apetezca.

Et voilá! Ya tenemos nuestra deliciosa mouse de chocolate. ¿Verdad que es súper fácil? Y os aseguro que está que te mueres.