Con la tecnología de Blogger.

Lo mejor y lo más visto de 2018




Yo no hago balances. No me gustan. Eso es así. Es más, cada vez que veo a alguno de mis contactos de Facebook escribiendo un estado larguísimo y contando sus highlights del año, hago el scrolling más rápido de mi vida. ¿Que por qué? Pues, francamente, no lo sé. Desconozco la razón, pero siempre he sentido cierto rechazo a todo lo relativo al cambio de año.

Sin embargo, es curioso que ME ENCANTA hacerlo aquí. Me divierte muchísimo mirar hacia atrás y comprobar cuáles han sido los posts más leídos. De hecho, este post me genera muchísima expectación y solo estoy deseando que llegue fin de año para poder hacerlo. A lo largo de todo el año, me voy preguntando si los posts que voy escribiendo tendrán su huequecito en este ranking o no.

Además, siempre me gusta subrayar cinco aspectos que han marcado mi año y anotarlos en esta entrada. Que pensaréis: "a ver, Paula, corazón, eso es un poquito hacer balance". Bueno, no sé, llamadlo equis. Lo único que tengo claro es que me hace mucha ilusión hacer esta pequeña recopilación y espero que a vosotros también os genere un poquitito de curiosidad.




First things first. ¿Qué ha sido lo más visto en BWC en 2018? A mí, como cada año, me habéis sorprendido. Y eso me encanta. Este ranking me hace conoceros un poquito mejor y poder sacar conclusiones que me hagan enfocarme en aquello que más os gusta.

En cuanto a los posts de lifestyle (los que no son OOTD, para que me entendáis), los que más han triunfado han sido aquellos en los que os he abierto el corazón de par en par. Esos en los que os hablo de mí, mis intereses y mis pensamientos más profundos. Y eso me parece precioso. En otros blogs, yo también suelo decantarme por las entradas que dicen algo más, que cuentan una historia, y me encanta ver que yo también puedo generar eso en vosotros.

A mayores, os habéis interesado por los consejos de moda y de maquillaje. Bueno, más de maquillaje que de moda. Y eso me va a suponer un reto, no os voy a engañar. Siempre me he sentido muy negada para el mundo beauty, pero por vosotros prometo que lo intentaré.


Ranking de posts de lifstyle:

1º. SIENTE
2º. Mi rutina diaria de maquillaje
3º. Un giro profesional
4º. Influencer
5º. Esenciales preppy para el otoño


Pasamos a la moda. La moda es un tema que siempre triunfa gracias a su utilidad. Nos vestimos todos los días y con ello expresamos un poquito de nosotros mismos. Asimismo, nos gusta buscar inspiración para incorporar a nuestro propio estilo. No se trata de comprar cosas nuevas, sino de aprender otras maneras de combinar y sorprender.

Y, hablando de sorpresas, me sorprende muchísimo que el post más visitado haya sido uno en el que llevo el estilo más sencillo jamás creado en este blog. Un claro retrato de que menos es más y de que, a veces, no vamos buscando un gran look sino una idea pragmática y exitosa para el día a día. 


Ranking de posts de moda

1º. Descubriendo Granadilla



2º. Plaid blazer



3º. Classy and classic



4º. Gal meets lavender fields



5º. La falda del otoño está en Sfera





¿Cómo definir 2018? Llevo haciéndome esta pregunta mucho más tiempo del que admitiré.

Y es que 2018 ha sido un año de lo más normal. Algunos pensarán que es algo bueno y otros creerán que es algo malo. Ni lo uno, ni lo otro. Ha tenido cosas maravillosas y cosas que es mejor olvidar. "Pues como todos", pensaréis. Bueno, otros años he tenido la certeza de que había sido mayoritariamente bueno o malo. Este, no tanto.

En general, me quedo con lo positivo. Creo que la balanza se decanta más hacia ese lado. En parte porque lo peor que he vivido este año ha sido hace muy poco y eso distorsiona mi perspectiva. Soy consciente de ello e intento que eso no me nuble el criterio a la hora de medir. Además, desde mi punto de vista, es exactamente así como debe ser un año: con sus más y sus menos. Aprendiendo de sus menos y sumando lo demás.

Así que, sí, decido quedarme con eso.

Eso sí, tengo bien claro qué ha sido lo mejor que me ha pasado este año, y os lo relato ahora mismo:

1- Viajes

Recordaré este 2018 como el año de los viajes. Creo que jamás había visitado tantos lugares diferentes en un solo año. Manu y yo hemos visitado los Pirineos para vivir juntos nuestra primera experiencia de esquí en pareja, hemos descubierto el pueblo de Granadilla, nos hemos recorrido el país para conocer Barcelona, hemos paseado por los campos de lavanda de Brihuega, nos hemos perdido entre las blancas casitas de los pueblos de Cádiz, hemos hecho senderismo por las Médulas, nos hemos escapado a la Sierra de Francia, y le hemos puesto el broche de oro al año con un puente en Asturias. Y a eso hay que sumarle los demás destinos que he visitado con mis padres.

Viajar me hace feliz. Ojalá pudiera hacerlo más y deseo que mi 2019 esté lleno de más nuevos destinos.


2- Nuevo máster

Como ya os conté en uno de los posts más leídos de este año, decidí hace unos meses darle un giro a mi carrera. Os avisó: no sé si será el giro definitivo, en virtud de los últimos acontecimientos.

Así he acabado volviendo a clase y conociendo a nuevos amigos. He descubierto que me encanta el mundo de la docencia (con matices) y me lo paso genial en las clases. Creo que ha sido, a fin de cuentas, una buena decisión. Veremos si en un futuro continúo por este camino o la vida tiene otra cosa preparada para mí...


3- Living la vida beauty

Me atrevo a copiarle el título a Ratolina, ya que ella ha sido la protagonista de esta nueva etapa. Como ya os he dicho, nunca he sido buena en el tema belleza. Pero este año me propuse ser mejor en ello y acabé enganchada a YouTube. He aprendido muchísimo de técnicas de belleza, me he reído (que es lo importante), he ampliado considerablemente mi colección de maquillaje y he adquirido una nueva afición.

¡Yo! Que no sabía ni qué hacer con una paleta de sombras de ojos. Que no sabía ni para qué necesitaba un primer. Que me hacía el contouring que aquello parecía un cuadro de Picasso. Ahora tengo mil brochas (¡y sé usarlas!), diferentes paletas, me sé hacer un cut crease perfecto, utilizo pestañas postizas y he descubierto la manera de tener un rostro más luminoso

Así que, nenas: si yo he podido, vosotras también.


4- Operación Triunfo

Vale, sí, lo sé, que poner OT como uno de los hitos anuales es un poco cuestionable, pero tengo mis razones, lo juro. Conste que yo era escéptica y siempre les decía a mis amigos que no entendía el boom de OT 2017, hasta que caí. Y sí, este año ha sido el año de OT.

Yo no veía la tele. Odiaba los realities. Hacía siglos que no abría mi cuenta de Twitter. Hasta OT.

Cuando empecé a verlo, comencé a sentarme en el sofá con mi madre la noche de los lunes, a comentar cosas con mis amigos en un nuevo grupo de chat, a escuchar nuevas canciones y revivir clásicos olvidados, a abrir mi mente a lo que yo no consideraba de calidad, a volver a Twitter... Y eso, más allá del programa en sí mismo, me acercó muchísimo a mis amigos, nos hizo reír y cantar juntos a gritos, y me hizo volver a conectarme a las redes sociales y conocer a un montón de personas que han cambiado mi mundo.

Y he vuelto a ver la tele. He vuelto a sentarme con mi familia y comentar programas. He descubierto que hay que dejar a un lado los estereotipos y dejarte a ti mismo disfrutar del momento. Y lo más importante: he descubierto que todo esto me encanta y que una tontería de programa puede conseguir alegrarte un horrible día de trabajo.


5- Amor 


Tengo que hacer una mención especial a mi gallego favorito. Nosotros comenzamos a salir el año pasado, de forma lenta. Dimos nuestros primeros pasos como pareja y decidimos que ambos nos merecíamos el uno al otro. Pero este año ha sido el primero que hemos pasado juntos de principio a fin. Y ha sido maravilloso.

No os voy a engañar, hemos tenido nuestros momentos malos. Pero, afortunadamente, los buenos momentos (geniales, más bien) han superado con creces a los malos. Manu se ha convertido en mi compañero de vida. Alguien que siempre está ahí y que me hace crecer cada día y mejorar como persona. Él ha sido la principal razón por la que este año ha sido un buen año y espero que eso siga siendo así por muchos más.


Ahora solo me queda desearos a todos un feliz Año Nuevo y daros las gracias por seguir pasándoos por este pequeño rincón perdido en Internet para leerme y hacerme compañía. Gracias, de corazón. ¡Y felices fiestas a todos!