Con la tecnología de Blogger.

Mis propósitos de 2019



El año pasado, no quise hacer una lista de propósitos porque solo tenía uno: ser mejor persona, con todo lo que ello implica. No estoy segura de si lo conseguí o no, pero el hecho de no tener una lista a la que aferrarme me liberó de una gran presión psicológica. Quería empezar el 2018 sin expectativas de ninguna clase.

Sin embargo, este año sí que me apetece. Lo cierto es que tengo muchas cosas en la cabeza y me gustaría ponerlas sobre el papel (o sobre el post) para ordenarlas y enfocarme en ello. Algunos de mis propósitos para 2019 son bastante simples, otros bastante comunes y otros son unos deseos en los que verdaderamente tengo que trabajar y hacer hincapié para que se hagan realidad. Creo que esta lista me servirá para subrayar esa necesidad y esforzarme un poco más.

¿Queréis saber cuáles son mis propósitos para 2019?



1- Viajar más

Sé que en el post anterior dije que 2018 había sido el año de los viajes, pero quiero seguir superándome. En un mundo ideal, mi trabajo me permitiría viajar cuando quisiera donde quisiera. No sé si eso podrá ser así o no (nunca se sabe), pero sé que puedo proponérmelo. A Manu y a mí nos han quedado aún muuuchas cosas que ver y nuestra lista viajera de deseos está a rebosar de destinos y con las ganas cargadas a tope.

Existen muchísimos lugares que me encantaría conocer. Quebec, Nantucket, Hallstatt... Pero, si os cuento un secreto, mi sueño siempre ha sido conocer la Polinesia. Si por mí fuera, me estudiaría toda la información que comparten desde Destino Polinesia y cogería un billete ya mismo. En fin, una chica puede soñar...

Aunque eso no pueda hacerse realidad (pinta que no...), hay muchos otros sitios que nos quedan por conocer y tengo la maleta preparada para vivir más aventuras este año.


2- Ser más constante

En todo. Sí, sé que suena amplio, pero os lo digo de corazón: necesito ser más constante en todos los ámbitos de mi vida. Desde la limpieza de mi casa hasta la rutina de belleza diaria. ¡Soy demasiado dejada! O, al menos, no todo lo constante que a mí me gustaría. Sé que tengo que trabajar en ello y me propongo hacerlo. 


3- Cambio radical

Está decidido: BWC va a cambiar este 2019 de forma radical. Tengo mucho en lo que pensar y muchísimos pequeños cambios que llevar a cabo, pero quiero que la imagen del blog sea algo diferente de aquí a unos meses. El primer gran cambio ya está en marcha y, una vez que esté terminado, continuaré con lo demás. Siento no poder dar más detalles, pero, si soy totalmente honesta, no tengo todo planificado al 100% y no quiero adelantar cosas que no se vayan a convertir en una realidad.


4- Leer más

Para algunos es apuntarse al gym, para otros hacer dieta y, para otros, dejar de fumar. Pues, en mi caso, ESTE es mi propósito recurrente. No hay año que no me proponga leer más. Y no me entendáis mal, me encanta leer. Lo que pasa es que no consigo leer tanto como me gustaría. Entre el trabajo, los estudios, las series, el blog, YouTube... Siempre acabo haciendo otra cosa en lugar de ponerme a leer.

Me gustaría poder volver a tener una rutina de lectura más intensa y volver a devorar libros como si fueran patatas fritas. Ni os cuento la de títulos sin leer que tengo amontonados en mi habitación...


5- Escribir más

Este propósito va de la mano con el anterior. A mí me encanta escribir y, últimamente, no soy capaz de ponerme a ello tanto como lo hacía antes. Debo mentalizarme a mí misma de que debo ponerme a escribir más de vez en cuando en lugar de dedicarme a otras actividades.


6- Llevar un diario de polaroids

¡Me han regalado la cámara Instax Mini 9! ¡Y en rosa! Estoy tan emocionada como llena de ganas de empezar a llevar a cabo un diario de polaroids. Mi idea es retratar pequeños momentos de mi vida y hacer un álbum casero con las fotos y algunas anotaciones. Algo simple, pero bonito. ¿Seré capaz?


7- Librarme de las personas (y opiniones) tóxicas

¿Quién no quiere esto? Desear librarse de las personas tóxicas, así como de las opiniones tóxicas, es muy común. Sin embargo, no es fácil. Hasta ahora, ni siquiera lo había intentado. He sido consciente de su existencia, pero me he limitado a vivir con ello con resignación. Pero eso se acabó. Mi salud mental ha dicho basta. Por mi propio bienestar, voy a hacer un esfuerzo por intentar alejarme lo máximo posible (a veces, sencillamente, no se puede) de las personas que me resultan tóxicas. No quiero ni necesito esa negatividad en mi vida.


8- Creer en mí misma

Debo ser más consciente de mis logros y creer en mis propias capacidades. Constantemente, siento que no soy lo suficientemente buena en algo o que yo no podría con equis situación, y no quiero seguir dudando así de mí misma. Este año, me propongo tener fe en mí y empezar a creer lo que nos decía Winnie the Pooh: "eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces y más inteligente de lo que piensas".


9- Aprender marketing

Estoy estudiando comunicación corporativa, pero me he dado cuenta de que eso no sirve de nada si no tienes conocimientos de marketing. Por ello, este año quiero formarme en esta materia y, además, emplear sus técnicas en hacer crecer este blog. 


10- Practicar mi esquí

El año pasado, volví a esquiar. Mi intención es profundizar en la práctica de este deporte y convertirme en una mejor esquiadora. Tengo la suerte de vivir en una provincia con su propia estación de esquí y debería empezar a hacer uso de ella. Como tenga que esperar a volver a los Pirineos para mejorar mi técnica... no voy a mejorar en la vida.