Con la tecnología de Blogger.

Mi falda más versátil (OOTD)



Tenemos demasiada ropa. No es un ataque, ni un reproche, sino un hecho objetivo. Cada temporada salen miles y miles de prendas nuevas y siempre acabamos picando en algo, aunque tengamos ropa suficiente en el armario. Lo nuevo nos llama más la atención que aquello que tenemos guardado desde hace unos años.

Esto es particularmente preocupante cuando eres blogger. Una gran parte de tu trabajo consiste en probar cosas nuevas, mostrar looks que inspiren, dar ideas con las nuevas tendencias... Y claro, acabas comprando el doble de ropa para tener algo que mostrar que no sea más lo de mismo. 

Aunque la primera culpable soy yo, me gustaría hacer algo diferente esta vez. La falda que hoy os muestro tiene... Puf, ni sé la de años. La compré cuando estaba en la facultad. Es una típica prenda básica de fondo de armario: negra, corte en A y cintura elástica. Y un plus: barata. Siempre combina con todo y siempre queda estupenda.

La pobre lleva colgada en una percha muchísimo tiempo porque siempre acabo poniéndome mis últimas adquisiciones y he pensado que eso no tiene ningún sentido. ¡Se merece otra oportunidad! Así que decidí utilizarla para crear este outfit tan simple y sencillo que queda ideal para una cita de San Valentín. Y esto no es el azar, ya que, efectivamente, ya la saqué en otro look de San Valentín hace unos añitos.

PD antes de seguir leyendo: por si no ha quedado claro, el mensaje de este post es RECICLA y REUTILIZA tus prendas 💖

QUIÉRETE

Ha comenzado la cuenta atrás para uno de los días más amorosos del calendario, San Valentín, y muchos enamorados a lo largo y ancho del mundo están preparando ya sus regalos para sus amorcitos. Sin embargo, yo este año quiero hacer otra campaña completamente distinta: QUIÉRETE.

Es cierto que querer a otras personas es muy importante, al igual que el hecho de que te quieran a ti. Pero mucho, mucho más importante es quererse a uno mismo. Difícilmente puedes entregar tu amor a otra persona si no compartes un poco de él contigo mismo. Hay que desterrar desde ya que mimarse es egoísta, pues en verdad es un pilar básico de nuestro bienestar personal.

Si bien es cierto que para quererse a uno mismo no hace falta agasajarse con autorregalos, San Valentín es una fecha especial. ¡Te mereces un capricho! Te pasas el día de aquí para allá, agotado mentalmente, esforzándote a cada momento en todo lo que haces, y necesitas un respiro. Ya sabéis lo que dicen: a nadie le amarga un dulce. Así que mi campaña de este año es: este San Valentín, regálate algo a ti mismo.

Precisamente con esa intención os traigo hoy una selección de detallitos en tonos rojos y rosas (porque obviamente) para que os hagáis un regalito porque sí. Sois las personas más importantes en vuestra vida y también tenéis que cuidar esa relación. ¡Quiérete un poquito! 💖





Autoboicot: cómo evitarlo



Existen una serie de comportamientos que a mí, personalmente, me gusta llamar "el círculo de la negatividad". No sé si este término existe realmente o es invención mía, pero yo lo uso y os lo presto. No obstante, creo que estos comportamientos se enmarcan dentro de una actitud con la que todos estamos más familiarizados y que recibe el nombre de autoboicot.

Este "círculo", como yo lo llamo, es un cúmulo de pensamientos pesimistas y autodestructivos que puede compararse a un agujero negro más el ciclo de la lavadora: no hace otra cosa que dar vueltas y vueltas sin parar, sumiéndonos cada vez más profundamente en un pozo si no lo detenemos a tiempo. De hecho, te deja casi los mismos síntomas físicos como si realmente te hubieran metido dentro del tambor.

Desde hace un mes, han tenido lugar en mi vida una serie de circunstancias que me han hecho entrar de lleno en este "círculo de la negatividad" o autoboicot. Dudas de ti mismo, de tus capacidades, de tus objetivos, de tu forma de ver la vida... Afortunadamente, existen una serie de herramientas que te pueden ayudar a salir de ahí. Acudir a un profesional, leer algún libro de psicología positiva, practicar mindfulness, etc.

Hoy, voy a compartir con vosotros algunas actitudes básicas que he ido aprendiendo para evitar hacerme autoboicot.